Yara invierte US$85 millones en dos complejos industriales

Uno de los frentes es la planta que construye en la vía al puerto de Buenaventura y el otro es la modernización de su fábrica de Cartagena.

La planta de Yotoco tiene 9 hectáreas construidas y está en un sitio estratégico de la vía a Buenaventura.

La planta de Yotoco tiene 9 hectáreas construidas y está en un sitio estratégico de la vía a Buenaventura.

Cortesía de Yara

POR:
Portafolio
octubre 11 de 2017 - 09:45 p.m.
2017-10-11

Cartagena y Yotoco (Valle del Cauca) son las sedes de dos proyectos en los cuales la firma noruega de fertilizantes Yara está invirtiendo 85,5 millones de dólares.

(Lea: Precios de los fertilizantes han bajado en más del 25 %’: Yara

En el municipio vallecaucano, en un lote de 9 hectáreas ubicado estratégicamente a unos 100 kilómetros del puerto de Buenaventura y 30 de Cali, la multinacional construye desde el año pasado una terminal de última generación para el almacenamiento, mezclado, empaque y despacho de fertilizantes.

“Es la planta propia más grande de su tipo en Latinoamérica, con capacidad de 66.000 toneladas de granel y 15.000 toneladas de productos en bolsas, además de un sistema de mezclas con capacidad de 200 toneladas por hora”, explicó Federico de Vries, director de Supply Chain (Cadena de Suministro) de Yara para América Latina.

(Lea: Yara invertirá 21 millones de dólares en el país

Dicha infraestructura le permitirá a la compañía centralizar la operación de mezclas y distribución, con acceso a las principales rutas hacia el norte, sur e interior del país. Actualmente, la obra está en un 50% de avance y culminará en julio de 2018.

Cuando esté en uso, si un camión llega, basta con levantar la parte trasera para que el producto caiga a una tolva que lo lleva a una banda transportadora automática, que lo dejará en una bodega donde lo taparán y conservarán en condiciones óptimas.

LAS OBRAS EN MAMONAL

Igualmente, en Cartagena, la firma acomete la modernización y ampliación de su fábrica. La inyección de capital va en dos sentidos: uno de los frentes es la planta norte, asentada en el kilómetro 11 de la vía Mamonal, con un costo de US$27 millones, y consiste en el reemplazo de la banda que transporta materias primas del puerto Buenavista a la planta de producción, además de la demolición y reconstrucción de bodegas de materias primas, para duplicar su capacidad.

Lo novedoso es que esta recorre los 500 metros que hay desde las bodegas hasta el muelle, cruzando por debajo de la vía Mamonal. El proyecto inició en el 2015 y finalizará antes de que termine el 2017.

Con esto, la firma duplicará la capacidad de descarga por día, pasando de 3.000 a 6.000 toneladas.

Además, las nuevas bodegas están diseñadas con altos estándares para conservar los fertilizantes en perfecto estado, y mecanizadas para recibir el producto de la banda transportadora, pasando de 35.000 a 70.000 toneladas de capacidad.

El segundo proyecto del litoral es la construcción de la planta sur de Mamonal, con un costo adicional de US$22 millones. Allí están haciendo un terminal nuevo de última generación para el almacenamiento y mezclado de fertilizantes premium. Su sistema de mezclas físicas y empaques tendrá una capacidad de 500 toneladas por día, y el de almacenamiento, de 25.000 toneladas en granel y 8.000 en bolsas. Los trabajos del terminal de la planta van en un 85% y culminarán también este año.

CLAVE PARA MANTENER EL LIDERAZGO

El mercado de fertilizantes en el país mueve 1,6 millones de toneladas y Yara tiene el 46%, es decir que surte más o menos 750.000 toneladas. Su plan con la nueva infraestructura es seguir creciendo en participación, en especial en productos diferenciados o premium, que les aportan más rentabilidad al agricultor y a la compañía.
“Si tú le pones un buen fertilizante al cultivo, este crece mejor, y si es así, se vende mejor”, añadió De Vries. El foco en el país son los productos para hacer rendir más los cultivos de café, pasto, papa y palma.

El Director regional de Cadena de Suministro –responsabilidad que excluye a Brasil– apuntó que esta infraestructura les facilitará cumplir sus planes de penetración, de manera que la logística no sea un cuello de botella. Enfatizó que, para su casa matriz Colombia es estratégica entre los 16 mercados que atiende en América Latina, una zona la que entró en el 2012 con la compra de la firma de abonos Abocol. Un motivo es que acá queda el hub regional, pero también la ubicación estratégica.

Después de un 2016 difícil por el paro camionero y el mal clima, el 2017 pinta mejor. La expectativa es que el sector crezca a nivel local entre 1% y 1,5%, en tanto que la firma incremente la distribución de productos diferenciados en más de 2%.

Siga bajando para encontrar más contenido