La morosidad y el fraude generan un ‘corto circuito’ a Electricaribe

La falta de liquidez limita los proyectos de inversión para ofrecer una operación de calidad.

El sector energético, por la dinámica que tiene, necesita cada vez más de profesionales en diferentes áreas.

Electricaribe

Empresas
POR:
Portafolio
agosto 09 de 2016 - 01:05 a.m.
2016-08-09

En la última semana se han intensificado las críticas contra Electricaribe por el deficiente servicio de energía que ofrece en la costa norte, más cuando el exministro de Minas Amylkar Acosta afirmó que existe el riesgo de un apagón en la región.

Portafolio conoció un documento interno de Electricaribe que señala que la causa está en los altos niveles de impago y robo de energía en la región Caribe que inciden, entre otros, en la situación actual del sistema eléctrico.

“Pese a que Electricaribe ha invertido los recursos disponibles, sostenido la prestación del servicio y cumplido con las obligaciones adquiridas, la falta de liquidez limita las inversiones necesarias para brindar un servicio de mejor calidad y para actuar de manera más rápida y eficiente”, señala el documento.

A renglón seguido, indica que el sistema eléctrico de la costa Caribe es viable si, además de pagar las deudas de hoy, se aseguran los recursos para la inversión. “Estas soluciones estructurales deben ser concertadas para lograr así mejorar la calidad y hacer sostenible el sistema eléctrico de la región”, complementa el cita texto.

Además de los altos niveles de impago y robo de energía, el documento hace notar que ha sido poco efectiva o insuficiente la actuación policial o judicial.

Al respecto, el informe revela que desde ningún frente institucional o estatal se han implementado planes para evitar el fraude, que genera una sensación de impunidad. “De las más de 12.000 denuncias presentadas por defraudación de fluidos (robo de energía) en la región, solo 139 han sido objeto de sentencia y 84 de condena”, indica.

En otro de los apartes, el documento resalta que solo en el 2015 se detectaron fraudes por $ 783 millones al día; es decir, que más de un 70% de los clientes a los que se les suspendió el suministro por falta de pago se autoconectaron de forma fraudulenta.

Así mismo, llama la atención que solo en el 2015 se identificaron más de 300.000 casos de manipulación de medidores o conexiones ilícitas a la red que impiden facturar la energía consumida. “El 38 por ciento de los clientes que se detectan en esta condición son reincidentes”, expone el documento.

En el contenido del texto también se resalta que las facturas vendidas de la población en condiciones de pobreza y extrema pobreza que hace parte de los denominados barrios subnormales y zonas especiales acumulaban a finales de 2015 una deuda superior a los 2 billones de pesos.

Además, la imposibilidad de muchos ciudadanos de la costa Caribe de pagar por el servicio, o incluso de acceder a éste, sumado a la existencia de una porción de clientes que aun teniendo capacidad de pago no cumplen con esta obligación, coincide con la existencia de una industria ilegal dedicada a ofrecer manipulaciones de la red y de los medidores.

“Es preciso destacar que, de acuerdo con la legislación colombiana, y con las sentencias de diversos jueces, en Colombia muchos sujetos y establecimientos están protegidos frente a la suspensión del suministro por impago, por el carácter de servicio público esencial que tiene la electricidad”, puntualiza el documento.

El texto subraya también que a pesar de que el Gobierno ha establecido subvenciones y programas de ayuda a los clientes (Foes, Prone, Faer, adicionales a los subsidios de ley), ha sido insuficiente y poco efectivo para normalizar las redes en zonas financieramente inviables y para cubrir el costo de las facturas impagadas.

Además señala que la situación de los llamados barrios subnormales es compleja, porque sumado a que son comunidades de muy bajos recursos con un nivel de impago al 80 por ciento, este porcentaje calculado sobre el valor que se pone al cobro, luego de haber descontado todas las ayudas, termina por afectar más el tema de los recaudos por facturación.

Como consecuencia, se han resentido las inversiones que no han crecido al nivel deseable, por más que en ese periodo se invirtieron $ 867.043 millones.

El documento indica también que pese a los altos índices de fraude e impago, Electricaribe ha cumplido sus compromisos con los generadores y demás proveedores, contratistas, fisco, banca, colaboradores y pensionados.

“Electricaribe ha estado planteando los problemas expuestos, con detalle e insistencia, a los Ministros de Minas y Energía de turno. Se les han facilitado datos, auditorías, e informes de terceros (Boston Consulting Group)”, puntualiza el texto.

Con respecto al fenómeno de ‘El Niño’ y las implicaciones que le representó a Electricaribe en el suministro de energía, el documento resalta que el costo de ésta que la empresa compra en la bolsa de energía se incrementó de manera dramática al punto de que el promedio (incluidas compras en bolsa y contratos bilaterales) aumentó en un 34 por ciento.

“Ello provocó un aumento de la morosidad y el fraude, al subir el costo de la electricidad y por ende la tarifa a pagar por los consumidores. Tampoco se han reconocido en la regulación las condiciones particulares que afectan la prestación del servicio en la costa Caribe”, añade el documento.

Finalmente, el texto resalta que si a Electricaribe ingresaran los $ 850.000 millones de pesos anuales debido al fraude y el impago se podrían incrementarían las inversiones, lo que permitiría mejorar la calidad del servicio.

SOLICITUD DE GAS NATURA FENOSA

A través de un comunicado Gas Natural Fenosa solicita a Colombia el inicio de la etapa de seis meses de diálogo para encontrar soluciones integrales que garanticen la sostenibilidad de la prestación del servicio de energía eléctrica en la costa Caribe.

Así mismo, Gas Natural Fenosa ha acudido a etapa de diálogo directo bajo el Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones celebrado entre la República de Colombia y el Reino de España.

Señala además que Gas Natural Fenosa ha reiterado su intención de continuar dialogando de buena fe con el Estado colombiano para llegar a una solución integral que reconozca los intereses de todos los afectados.