Las razones que llevaron a EPM a cerrar su sucursal en Costa Rica

La falta de negocios tangibles en el corto plazo provocó una reorientación de sus planes. Busca consolidarse en Panamá, El Salvador y Guatemala.

El Grupo EPM dispone de recursos billonarios para el próximo año.

Archivo Portafolio.co

Empresas
POR:
Portafolio
junio 30 de 2016 - 11:54 p.m.
2016-06-30

A pesar de haber anunciado el cierre de su sucursal en Costa Rica, la cual abrió hace apenas dos años, la administración de Empresas Públicas de Medellín (EPM) descarta comenzar un proceso de salida de la región. Por el contrario, el objetivo central de la compañía es lograr consolidar su posición en los mercados a los que ya entró en Centroamérica (Lea también: El 'reversazo' de EPM: renunció a conquistar Costa Rica).

Pese a que la junta de EPM autorizó el cierre de la sucursal en Costa Rica el mercado de ese país sigue siendo un objetivo claro y definido para la administración. La decisión obedece, según Álvaro Castaño, gerente de Crecimiento de Energía Eléctrica de la entidad, a que no se visualizan en el corto plazo opciones concretas de negocios, por lo cual el desmonte de la sucursal en ese mercado era lo más conveniente.

Sin embargo, aclara que aunque de momento no hay posibilidades de negocio en ese país, lo seguirán monitoreando para que cuando se presente la opción de tener nuevos acercamientos con las empresas de ese país se haga de manera rápida para poder aprovechar la oportunidad.

“El cierre en Costa Rica obedece a que en el corto plazo no se identifican opciones claras de negocio por lo cual lo más conveniente para nosotros es cerrar la sucursal, y si en el futuro se presenta una nueva oportunidad es muy fácil reabrirla”, precisó Castaño.

Añadió además que durante el tiempo en que EPM mantuvo la oficina en dicho país hubo algunos acercamientos con diferentes empresas con las que se trató de concretar una opción de inversión, pero finalmente no hubo un punto de acuerdo por lo cual se desistió de la idea de mantener presencia allí. “Tuvimos algunos acercamientos y tratamos de consolidar algunas alternativas de negocio en Costa Rica, pero como puede pasar en todas las negociaciones, las expectativas de ambas partes no llegaron a un punto en común, por lo cual preferimos cerrar”.

Aclaró el ejecutivo de la empresa que con la decisión de terminar con la entidad de Costa Rica no se genera traumatismo alguno para la compañía, debido a que en ella no había vinculado ningún tipo de personal o instalación, sino que esta era únicamente un vehículo constituido para explorar las opciones de inversión y tener un mayor contacto con las posibilidades que ofrecía el mercado costarricense.

Sobre otro tipo de factores que hubieran podido tener incidencia en la decisión de cerrar, como lo son el tributario y el regulatorio, sostuvo que no eran temas que le preocuparan a la gerencia de EPM debido a que tenían claras las reglas que rigen el mercado de energía en el país.

“Los temas de la regulación y tributarios eran muy claros para nosotros en Costa Rica, esos no fueron los factores que nos llevaron a tomar la medida. Por el contrario, el mercado y sus condiciones macroeconómicas son interesantes para nosotros y en ese sentido el objetivo de ingresar a competir en ese mercado sigue siendo uno de los focos de la empresa, a pesar de que de momento no se vislumbran alternativas claras para hacerlo”, puntualizó el Gerente de Crecimiento de Energía Eléctrica.

Tras no encontrar en el país una alternativa viable para realizar sus inversiones, la compañía optará por consolidar su posición en los otros mercados centroamericanos en los que participa.

“Lo que estamos buscando en este momento es que las operaciones que tenemos en Panamá, Guatemala y El Salvador se consoliden bien”.

Castaño resaltó también que “en el corto plazo no estamos buscando cómo realizar nuevas inversiones en esos mercados, sino que estamos tratando de que lo que ya se ha hecho en esas geografías se fortalezca con lo que ya hay. En Panamá tenemos una planta de generación, mientras que en los otros dos países nuestro negocio está enfocado a la distribución de energía”.

Sobre el curso de los negocios, Castaño dice que desde su entrada en esos mercados el desempeño ha sido muy favorable para sus inversiones, y a pesar de que los países de la región se enfrentan a un ciclo de desaceleración generalizado están confiados en que dicho comportamiento que se ha presentado en esas zonas continuará.

Sobre las repercusiones que podría tener el hecho de que Panamá finalmente no haya firmado el acuerdo de intercambio de información tributaria con Colombia la empresa prefiere no hablar. Lo cierto es que cuando se intentó declarar al país como paraíso fiscal por la ausencia de acuerdos, las represalias del Gobierno vecino fueron contra las empresas colombianas con inversiones en dicho país, por lo cual el gobierno del presidente Juan Manuel Santos se vio obligado a derogar el decreto mediante el cual se hacía la declaratoria. “De ese tema no comentaré nada, lo único es que son varias las empresas y los grupos empresariales colombianos con inversiones en ese país y de momento nosotros no hemos tenido ningún problema tributario allá”.

GUATAPÉ YA OPERA AL 100%


En los últimos días entraron en operación las dos últimas unidades generadoras de la central hidroeléctrica de Guatapé, con las cuales esta planta vuelve a funcionar en un 100% tras el incidente ocurrido el pasado 15 de febrero, cuando un incendio en la casa de máquinas dañó varios cables de transmisión de energía (Lea además: Hidroeléctrica de Guatapé ya opera al ciento por ciento).

El cronograma de trabajo establecido por EPM para solucionar el inconveniente incluyó un plan de mantenimiento y la entrega.

En lo que tiene que ver con la reclamación ante la aseguradora por el incidente el gerente general, Jorge Londoño, precisó que “hoy contamos con la confirmación de que el siniestro tiene cobertura en la póliza todo riesgo daños materiales, lo cual quiere decir que no hay una causa eximente del pago. Así mismo, tenemos un reconocimiento de la pérdida parcial indemnizable por US$75 millones y un compromiso de que la pérdida definitiva será superior a los US$100 millones” (Vea: Incidente de Guatapé no logró desestabilizar las finanzas de EPM: ingresos crecieron 17%).

UTILIDADES NETAS POR $278.000 MILLONES 

Este resultado corresponde a los primero cinco meses del año, en donde se resalta además que EPM obtuvo ingresos operacionales por $2,9 billones, con un crecimiento del 17 % frente al año anterior y el Ebitda alcanzó los $396 mil millones con un margen del 13%. Los activos alcanzaron los $36,7 billones con un crecimiento del 3%, donde se destacan las mayores inversiones de infraestructura.