Toda Latinoamérica está en el horizonte de Bodytech

Terminará el 2014 con inversiones por US$ 50 millones y prevé otro tanto para su expansión durante el 2015. La consultora internacional E&Y les otorgó el jueves pasado el premio ‘Emprendedor del año en Colombia’ a sus fundadores, Gigliola Aycardi y Nicolás Loaiza.

Nicolás Loaiza y Gigliola Aycardi abrieron el primer gimnasio Bodytech en la calle 63 con 7a, de Bogotá.

Archivo/ETCE

Nicolás Loaiza y Gigliola Aycardi abrieron el primer gimnasio Bodytech en la calle 63 con 7a, de Bogotá.

Empresas
POR:
octubre 28 de 2014 - 01:57 a.m.
2014-10-28

Para el próximo año, Inverdesa SA, dueña de los centros de acondicionamiento físico Bodytech, invertirá 50 millones de dólares en su plan de expansión que comprende la apertura de nuevos locales en Colombia, la ampliación de su red en Perú y la llegada a Ecuador y Centroamérica. Esto aparte de que la cadena terminará el 2014 con otro monto igual invertido.

Ese poder de expansión y penetración hizo merecedores a sus fundadores, Nicolás Loaiza y Gigliola Aycardi al premio ‘Emprendedor del año en Colombia’ que entregó la consultora estadounidense E&Y el jueves pasado.

Bodytech hoy día posee 129 sedes, atiende a 250.000 personas en tres países (Colombia, Perú y Chile), factura al año 130 millones de dólares y deja 30 millones de dólares de ganancias brutas.

Lo curioso es que este emporio nació en un aula de clases de la universidad de los Andes.

Loaiza, hoy presidente de la empresa, cuenta que él y Gigliola, entonces novios y deportistas consumados, eran compañeros en un MBA que se dictaba en los Andes y formularon un proyecto para crear centros médico-deportivos en los que combinaran los conceptos de salud y deporte. El otro plus era que a los usuarios les quedaran cerca de casa.

Ninguno de los dos era neófito en el tema, pues Giogliola practicaba atletismo y era asidua visitante de los gimnasios, y él competía en levantamiento de pesas, fútbol y taekwondo.

“Vendimos todo lo que teníamos: yo estaba pagando un apartamento por la circunvalar y lo hipotequé en segundo grado, la mamá de ella hipotecó también su apartamento y los dos vendimos los carros”, añade Loaiza.

CRECIMIENTO ACELERADO

Pero fue necesario también convencer a los bancos de que les prestaran 170 millones de pesos para abrir el primer local en Chapinero, en Bogotá el 9 de febrero de 1998. Esta es una fecha que Loaiza recuerda como un hito en la historia de su negocio y de su propia vida.

“Encontrar financiación fue muy difícil porque estábamos en plena crisis financiera, a las empresas les estaba yendo muy mal y nadie quería apostar por emprendimientos”, anota el presidente de Bodytech.

La perspectiva era lograr 1.000 afiliaciones en seis meses y al primer mes ya iban en 1.800, por lo que se ampliaron y trajeron maquinaria desde el exterior. Sin embargo, ya gozaban de credibilidad y surgieron nuevos empréstitos e inversionistas.

Así, al año llegó la segunda sede, en el sector de Cedritos (también Bogotá) y desde entonces la cadena no ha parado de crecer.

Al 2008 ya tenían 36 locales en varias ciudades del país y vieron la oportunidad de avanzar hacia Perú. En el 2010 arribaron a Chile, haciéndose al 70 por ciento de una cadena que poseía 13 sedes propias y 27 en franquicia, para comenzar a funcionar bajo la marca Sport Life, que se expandió de nuevo mediante alianzas en el 2012. A estas alturas, Bodytech ya se había convertido en la principal cadena de gimnasios de Suramérica.

Dentro de su crecimiento orgánico, este año abrieron 10 gimnasios en Colombia, 6 en Peru –donde Gigiola Aycardi dirige la operación– y está en vísperas de inaugurar 4 en Chile.

Loaiza y Aycardi conservan el 71,4 por ciento de las acciones pero hay una junta independiente y siempre han estado abiertos a la participación de fondos privados de inversión, que cuentan con el 19,7 por ciento.

“La apertura a socios estratégicos es parte del éxito de la compañía ya que ellos brindan un camino seguro al crecimiento con una mirada objetiva en el negocio”, apunta Loaiza.

Al interrogar a Loaiza por cuál es la clave del éxito de un emprendedor, dice con sencillez pero sin titubeos: “un 10 por ciento de inspiración y un 90 por ciento de transpiración”, una expresión bastante adecuada para la naturaleza de su negocio.

A juzgar por la historia de Bodytech, la otra clave sería el ampliar el horizonte cada vez más, pues la mira en 1998 estuvo puesta en el primer gimnasio, luego en el segundo y ahora, el objetivo está en cuadruplicar el número de sus afiliados, alcanzando el millón de personas.

Al volverle a preguntarle a Nicolás Loaiza si tiene otros planes, contesta: “Todavía no estamos confirmados, pero si me llama en noviembre o diciembre le puedo dar información preliminar de algo.

EL PLAN DE CRECIMIENTO

La cadena gestiona un préstamo sindicado por 200.000 millones de pesos para recoger su deuda a corto plazo, y seguir creciendo. Una clave será comprar los gimnasios franquiciados en Chile y abrir nuevos gimnasios en Perú y Colombia, pues consideran que el potencial de crecimiento es alto.

“En Colombia solo el 1 % de la gente va al gimnasio, mientras que en los países desarrollados es el 15 %”, anota Loaiza. Su objetivo es duplicar la operación en Colombia en 2 o 3 años y llegar a Panamá, Costa Rica y Ecuador. Los siguientes objetivos serían Brasil y México.