Lavadoras hechas en Colombia piden pista en Europa

La meta es llegar a ese destino a finales de este año o principios del 2018.

La planta de lavadoras de Copacabana fue inaugurada en agosto del 2015.

La planta de lavadoras de Copacabana fue inaugurada en agosto del 2015.

Foto: Guillermo Ossa/archiv

POR:
Portafolio
junio 26 de 2017 - 05:07 p.m.
2017-06-26

Las lavadoras marca Whirlpool que se hacen en la planta de Antioquia han alcanzado a llegar no solo a las distintas ciudades colombianas, sino a 17 mercados extranjeros en menos de dos años y, ahora, se aprestan a buscar nuevos horizontes en Europa.

(Lea: Lanzan línea de lavadoras fabricadas en planta colombiana

“Estamos todavía en tratativas, pero la expectativa es poder cruzar el océano”, anunció Alejandro Toscano, gerente de Asuntos de Gobierno y Comunicación de Whirlpool Latinoamérica, quien habló de materializar ese plan entre finales de este año y principios del 2018, aprovechando las facilidades que otorga el TLC con la Unión Europea.

(Lea: Neveras y lavadoras se controlarán a través del celular

Hasta ahora, la planta que construyó la firma de origen estadounidense en compañía con Industrias Haceb en Copacabana (norte del valle de Aburrá), donde trabajan 250 personas, ha producido más de 400.000 unidades, de las cuales 60.000 han ido a otros países.

Y aunque la capacidad máxima de la fábrica daría para producir el doble, serían las condiciones del mercado las que vayan dictando en qué medida se aumenta la producción. Más si se tiene en cuenta que en Colombia hoy día muchos hogares no cuentan con una lavadora y en otros es importante el reemplazo de las viejas máquinas, pues se calcula que los últimos modelos alcanzan a ahorrar hasta el 70% del agua y el 50% de la energía con respecto al consumo de las de cinco años atrás.

No obstante, no todas las noticias son buenas a nivel local. De acuerdo con Toscano, el 2016 fue difícil por el paro del transporte, que no permitió que muchos productos estuvieran en sus puntos de distribución cuando los consumidores los buscaban, y el 2017 no ha sido de los mejores, en buena parte por la coyuntura económica, con un dólar que sigue siendo volátil y la incertidumbre de los consumidores, algo que se espera mejore en el segundo semestre.

Pero el factor que más le preocupa a Whirlpool es el exceso de promociones. Y aunque días de ofertas, como el Black Friday, también se dan en otras latitudes, se trata de ofertas ocasionales que en Colombia se convirtieron en permanentes, afectando las ganancias.

“Atravesamos una combinación que podríamos calificar de no sustentable, con una acumulación de stock y ventas con una baja rentabilidad, lo cual es una ecuación poco saludable, no para Whirlpool, sino para todo el sector, porque esto no nos pasa solo a nosotros”, apuntó.

La afectación se ha sido para buena parte de la decena de categorías que ofrece Whirlpool. Aún así, Toscano no tiene un dato porcentual, pues varía de acuerdo con cada una.

CASO PARTICULAR

“Tenemos países en el área donde estamos creciendo y con una rentabilidad en aumento, pero Colombia es un caso particular”, anotó. Recordó que en más de un siglo de historia de su empresa –fue la primera en producir lavadoras– ha habido años buenos, regulares y malos, y los ha sorteado, pero “ninguna compañía se sostiene sin rentabilidad. Sí puede afrontar un periodo de tiempo, pero si es total, no”.

Todo esto hace que para el cierre de este periodo se avizore un crecimiento muchísimo menor para Colombia al del resto de América Latina, donde el incremento en ventas pronosticado es superior al 25%.

“Después de Norteamérica, esta es la región con más posibilidades de resultados y la más pujante a nivel global. Algunas dificultades que se están viviendo en Europa, con el Brexit, hacen que tengamos más importancia”, según Toscano.

Siga bajando para encontrar más contenido