Licoreras departamentales prevén buen trimestre en ventas

El lanzamiento de nuevos productos, el clima, el buen momento del consumo y reorganizaciones internas, el sector de bebidas alcohólicas está mostrando un buen ritmo de crecimiento.

POR:
octubre 02 de 2012 - 04:59 a.m.
2012-10-02

El gerente administrativo de la Industria Licorera de Caldas (ILC), Hugo Rafael Stella, dijo que a principio  de año calcularon la venta de 20 millones de unidades, pero la nueva administración replanteó hace 100 días la meta y la subió a  23 millones, lo que representaría un crecimiento de 35,2 por ciento respecto al 2011, cuando colocaron 17 millones.

El directivo dice que destrabaron procesos de contratación en la ILC y este año calculan utilidades por 14.000  millones de pesos, con un aumento de 7,7 por ciento respecto al 2011, cuando totalizaron 13.000 millones y bajaron 47 por ciento respecto al 2010. Inclusive harán una provisión pendiente de 4.000  millones de pesos, por lo que la ganancia bruta finalmente será de unos 18.000 millones.

En cuanto a transferencia de impuestos por consumo e IVA, la licorera calcula, 51.000 millones de pesos, de los cual el 64,7 por ciento irá a las arcas de la Gobernación de Caldas y el 35,3 por ciento a la Dian.

No obstante, Stella dice que la categoría de rones decreció 10 por ciento el año anterior en mercado nacional, donde la participación de la ILC es de 55 por ciento (13 millones de unidades en 2011).

Sin embargo, fue la compañía que menos participación perdió y por eso la meta es llegar a fin de año a 70 por ciento.

En la categoría de aguardientes, según Stella, no hay retroceso y la ILC prevé cerrar con una participación de mercado de 10 por ciento.

Entre tanto, para inversión en mejoramiento y líneas de producción a fin de año los desembolsos de la licorera se tasan en unos 12.000 millones de pesos.

VALLE TAMBIÉN CRECERÍA

Por el contrario, en la Industria de Licores del Valle del Cauca (ILV) las cosas no andan del todo bien y por eso Fitch Ratings Colombia situó en BBB y en observación, con tendencia negativa, la calificación de la deuda a largo plazo de la empresa.

Lo anterior  debido a la incertidumbre sobre la capacidad para generar flujo de caja operativo a corto plazo, derivado de la renuncia, a principio de mes, de la Unión Temporal Comercializadora Integral SAS como único distribuidor de los productos elaborados por ILV.

La compañía  se encuentra realizando un proceso de convocatoria para contratar un nuevo comercializador, pero ha registrado una severa contracción en las ventas.

A pesar de la contracción del flujo de caja operativo de la ILV durante lo corrido del 2012, la calificadora considera que el margen de maniobra que todavía tiene la empresa es positivo, dado su bajo nivel de apalancamiento, que a junio pasado era de 5.015 millones de pesos.

Y aunque se espera que el nivel de ventas del año cierre por debajo del presupuesto, Fitch prevé que si la ILV logra reactivar la logística de distribución a partir de octubre y las ventas del último trimestre se comportan de forma similar a las registradas en los últimos dos años (con ventas superiores a 6,5 millones de unidades), puede generar un flujo de caja operativo suficiente para cumplir con los compromisos financieros a corto plazo.

Fitch continua considerando como limitante de la calidad crediticia de ILV la alta concentración de sus ventas, tanto en términos geográficos como de productos, así como también la dependencia de un solo comercializador en la logística de distribución, lo cual hace vulnerable  a la gestión de un tercero que no necesariamente comparte el mismo nivel de riesgo de la empresa.

Redacción de Economía y Negocios.

Siga bajando para encontrar más contenido