Qué les preocupa a los
grandes líderes globales

El aumento de la temperatura y sus consecuencias es lo que
más atormenta a los grandes ejecutivos empresariales y sociales.

El mal manejo de todos estos factores pondría a la economía contra la pared.

El mal manejo de todos estos factores pondría a la economía contra la pared.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
febrero 26 de 2016 - 07:12 p.m.
2016-02-26

Los empresarios y líderes económicos del mundo perciben el cambio climático como una amenaza peor incluso que las armas de destrucción masiva para la próxima década.
Así quedó evidenciado por las respuestas que dieron en la ‘Encuesta de percepción de riesgos globales’, que hizo la firma internacional Marsh en el contexto del Foro Económico Mundial, el mes pasado, y que a su vez quedaron plasmadas en el Informe de Riesgos Globales que en el 2016 llegó a su versión número once.

En el estudio, les preguntaron a casi 750 expertos y encargados de la toma de decisiones, que llegaron a la cita de Davos, por 29 riesgos globales que pueden afectar la economía (clasificados como sociales, tecnológicos, económicos, ambientales o geopolíticos), tanto por la inminencia de ocurrencia como por las consecuencias. Entre los interrogados hubo empresarios, académicos y representantes de la sociedad civil y del sector público, todos procedentes de diferentes geografías del orbe.

Si bien el calentamiento global venía de ser ubicado en los últimos tres años entre los cinco riesgos de mayor impacto, esta vez subió a la cúspide de la clasificación, tal vez por la alta probabilidad de que la temperatura suba 1 grado centígrado desde la era preindustrial, con sus nefastas consecuencias, quitándole el puesto a las armas de destrucción masiva.

A estos primeros dos factores les siguieron la crisis del agua, las migraciones involuntarias a gran escala y los conflictos entre estados.

También se destacan otros riesgos por la posibilidad que tengan en varias esferas: las crisis fiscales en economías clave y un alto desempleo estructural o desempleo. Igualmente, la posibilidad de que ocurran ciberataques y una profunda inestabilidad social.

A la hora de preguntarles a los participantes qué riesgos se relacionaban entre sí, dando lugar a un efecto dominó, mencionaron tres: la posibilidad de que el cambio climático aumente la crisis del agua, profundizando conflictos existentes, que a su vez producirían un aumento en el éxodo de personas.

Otro tiene que ver con la posibilidad de que esa misma inestabilidad climática afecte la producción agrícola y por tanto la seguridad alimentaria en diversas zonas del planeta. Se podría pensar que los afectados sean solo países del tercer mundo, pero en los últimos años se ha visto la exposición a esa amenaza por parte de integrantes del G20, como India, Rusia y Estados Unidos.

US$ 445
mil millones
Le cuestan a la economía mundial los delitos
cibernéticos; superan los ingresos de un país como Chile.


Las globalización de enfermedades, y la cada vez más difícil respuesta ante ellas por la inmunidad que adquieren sus vectores causantes, es un riesgo adicional indiscutible dentro de un contexto de globalización, donde millones de personas pasan a diario entre países, según el Informe de Riesgos Globales 2016. Un buen ejemplo ha sido el ébola y más reciente el zika, cuyas consecuencias en la salud y la economía aún están por verse.

LOS RIESGOS MÁS CRÍTICOS A LA HORA DE HACER NEGOCIOS

De la misma forma, a los representantes del sector privado provenientes de 140 economías presentes en el Foro de Davos los interrogaron sobre los factores que más los preocupan para hacer negocios en los próximos diez años. A nivel global marcan la pauta el desempleo, el subempleo y los choques en el precio de la energía. Junto a ellos, continúan la falta de gobernabilidad nacional, las crisis fiscales, las burbujas de precios de activos y los ataques cibernéticos.

Sin embargo, cada región tiene sus matices. Por ejemplo, la falta de gobernabilidad nacional resultó la principal preocupación para los líderes económicos de América Latina y el Caribe. Para los estadounidenses pesan más los atentados por internet, lo que no ocurre para los europeos. A los asiáticos y los rusos les inquietan más las crisis fiscales, el desempleo, una inflación incontrolable y los conflictos de países, mientras que a los de Asia oriental y el Pacífico los trasnochan los riesgos ambientales, los precios de la energía y las burbujas de activos.

A COLOMBIANOS LES PESA EL RIESGO FINANCIERO

Si en este momento se hiciera una encuesta de percepción de riesgo entre empresarios colombianos, probablemente el tema energético saldría punteando.

A Juan Carlos Llano, líder nacional de Riesgos de DeLima Marsh, no le queda ninguna duda de ello, tras la sequía de varios meses que llevamos y el funcionamiento a medias de la hidroeléctrica Guatapé, con las consecuencias que eso pueda traer en los precios de la electricidad.

Pero Llano dice que tampoco le asiste ninguna razón para dudar de que las respuestas que dieron en el 2014 en 171 empresas colombianas grandes de 10 sectores económicos, dentro de un estudio similar al Informe de Riesgos Globales, y que se procesaron en el 2015, acerca de los factores que más les hacen sentir incertidumbre para el futuro, continuarían iguales.

“Lo que más les preocupa acá son los riesgos financieros y el tema fiscal, así como el precio del dólar, este último especialmente entre los importadores”, anota el especialista.
De ahí en adelante, sigue el temor a que la reforma tributaria que se planea incluya nuevos impuestos.

También les causa escozor la posibilidad de que en los medios de comunicación o las redes sociales salga cualquier información que afecte la parte reputacional de la empresa y de paso su negocio, independiente de que resulte cierta o no. Muy relacionado con el punto anterior está la seguridad en el manejo de la información que resulte relevante en el cumplimiento de la labor productiva, pues se ven vulnerables ante el ‘hackeo’.

60
 millones
de personas, más que la población de España, han
sido desplazadas en los últimos años en el mundo.


Una inquietud adicional es frente a un posible cambio en las reglas de juego que rigen el sector productivo, si bien Colombia se ha caracterizado por la estabilidad jurídica.

Otro tema, de acuerdo con Llano, es cómo retener el talento humano, algo que a primera vista parece contradictorio dadas las cifras de desempleo y subempleo que maneja el país. Según Llano, el cambio climático no aparece entre los riesgos a nivel local, como sí lo hace globalmente, tal vez porque “aún falta conciencia”.

El hecho de que la seguridad física tampoco figure en el ‘top’ se muestra como síntoma de que es un aspecto que ha mejorado mucho en los últimos años. “Si esto se hubiera preguntado hace diez años, sería el primer factor, pero ha habido una evolución que se puede apreciar bien entre los empresarios. En el campo de los hidrocarburos sigue siendo importante, pero en otros no tanto”, añade el especialista de DeLima Marsh.