El ‘lobito’ de Wall Street resultó ser una oveja

Estudiante admite que nunca ganó millones en bolsa. El joven, que preside el Club de Inversores en donde estudia, en el que solo se hacen transacciones simuladas, lamentó el daño causado con esta historia, especialmente a su familia.

Islam

Tomada de la red social LinkedIn

Islam

Empresas
POR:
diciembre 16 de 2014 - 04:47 p.m.
2014-12-16

El estudiante neoyorquino de 17 años que aseguró el lunes en una entrevista haber ganado en la bolsa unos 72 millones de dólares admitió este martes que fue todo un invento y que las inversiones que hacía eran simuladas. Así lo publicó el periódico New York Observer.

“Todo lo que puedo decir es que eran transacciones simuladas, y tuve mucho éxito. Los rendimientos fueron increíbles, mejores que los del S&P”, admitió el joven Mohammed Islam en una entrevista con ese diario después del revuelo mediático que generó su increíble y popularizada historia.

El primer medio en publicarla fue la revista New York Magazine, en la que el estudiante aseguraba incluso que quería crear su propio fondo de alto riesgo al cumplir la mayoría de edad en junio y que confiaba en poder ganar hasta 1.000 millones durante el primer año.

“No es verdad", respondió a New York Observer sobre sus supuestas inversiones en los mercados del oro y el petróleo y si había dicho en algún momento que sus ganancias eran de “ocho dígitos’, y fue más allá y admitió que todo era una ficción.

Islam, hijo de unos inmigrantes de la región de Bengala que viven en el barrio de Queens y estudia en el prestigioso instituto público Stuyvesant de Manhattan, ha generado tal revuelo que desde entonces sus padres no le hablan.

“Honestamente, mi padre reniega de mí y mi madre dice que nunca volverá a dirigirme la palabra (...). Sabían que todo era falso y básicamente querían matarme, y desde entonces no he hablado con ellos”, añadió el adolescente.

El joven, que preside el Club de Inversores del prestigioso centro educativo en el que solo se hacen transacciones simuladas, lamentó todo el daño que haya podido causar con esta historia, especialmente a su familia.

“Muchos jóvenes empiezan empresas emergentes (‘startups’) pero son una burbuja. La bolsa y las inversiones siempre estarán ahí. El dinero siempre rota”, aseguraba Islam a New York Magazine, revista que le definía como un chico “tímido y modesto”.

Incluido recientemente en la lista de los veinte jóvenes menores de veinte años más influyentes de Wall Street por Business Insider, el estudiante explicó que el padre de su amigo trabajó para New York Magazine y le puso en contacto con la periodista Jessica Presler.

Y en medio de todo el revuelo generado por la historia y las críticas a la reportera por no verificar las cosas, Pressler salió a defenderse en su cuenta de Twitter asegurando que el chico les presentó extractos bancarios que confirmaban los ocho dígitos.

Islam, que insistió en que la cifra de 72 millones de dólares era un rumor que circulaba en su instituto, tenía previsto acudir el mismo lunes a una entrevista con el canal financiero CNBC pero finalmente canceló su aparición en televisión. Ahí comenzó a desmoronarse la noticia.

Ahora, el joven pidió perdón a su familia. Por su atrevida travesura, Islam fue echado de su casa y tuvo que dormir en la casa de un amigo. El cuento es como para el ‘Día de los Inocentes’.
Con EFE