Riesgos motivan suspensión de vuelos de Avianca a Caracas

Hasta hoy, nueve aerolíneas han cancelado sus operaciones hacia el país vecino.

Avianca

La ruta de Bogotá-Caracas tiene el 59% de ese mercado en Colombia. 

Cortesía Avianca

Empresas
POR:
Portafolio
julio 26 de 2017 - 10:20 p.m.
2017-07-26

Saqueos, combustible irregular, falta de entrenamiento en el personal de los aeropuertos y hasta frecuentes cortes de luz, fueron algunos de los motivos por los cuales Avianca anunció el miércoles la suspensión de sus vuelos a Venezuela.

(Lea: Las razones por las que Avianca suspende sus vuelos a Venezuela

Según Eduardo Mendoza, vicepresidente de Seguridad y Cumplimiento de la aerolínea, dichos riesgos de seguridad, sobre todo el extravío de maletas y la falta de cumplimiento de las normas con la gasolina, los llevaron a tomar esa decisión.

(Lea: A una semana de Constituyente crece tensión y nerviosismo en Venezuela

“La pérdida de equipaje en Caracas es muy superior al promedio de lo que nosotros, como aerolínea, tenemos previsto. Sumamos alrededor de 10 saqueos por mes, para un total de 64 en lo corrido del año”, le dijo a Portafolio el directivo, quien agregó que es una situación que se les sale de las manos, pues depende de las autoridades aeroportuarias del vecino país.

Otro de los aspectos, que reveló Mendoza es que el combustible de PDVSA que abastecía a las empresas aéreas en la terminal de Caracas, no cumplía con todos los requerimientos técnicos. “Esas condiciones nos obligaban a tanquear más gasolina desde Bogotá, lo que suponía también un incremento de costos”, explicó el directivo.

En la misma línea, los constantes cortes de luz en el aeropuerto de esa capital también representaban un problema para sus operaciones allí. “En repetidas ocasiones vimos que la luz en la terminal se iba y eso nos llevaba a buscar metodologías alternativas para el plan de vuelo”, destacó el Vicepresidente de Seguridad y Cumplimiento de Avianca.

Por esos motivos, desde el próximo 16 de agosto, Avianca dejará de volar sus rutas Bogotá - Caracas –con el 59% de ese mercado– y Lima- Caracas –con el 77%– hasta que las condiciones técnicas y de seguridad mejoren en las terminales aéreas de ese territorio.

No solo los vuelos comerciales se verán afectados. Según informó en un documento la firma, el transporte de carga también fue suspendido.

A su turno, Hernán Rincón, CEO de Avianca aseguró que esta ha sido una difícil decisión para la empresa. “Nuestra obligación es garantizar la seguridad de la operación. Como compañía tenemos toda la disposición y voluntad para retomar los vuelos, una vez se cuente con las condiciones requeridas para hacerlo”, dijo.

Este diario pudo establecer que antes de que tomaran esa determinación, la aerolínea ya había solicitado de manera reiterada a las autoridades venezolanas el control de equipajes, consistencia en la calidad de los suministros y mejoras en la infraestructura; sin encontrar una interlocución fluida en busca de soluciones que permitieran la adecuación de los procesos a los estándares internacionales.

Mientras tanto, la compañía aérea se comprometió a reembolsar el dinero por el 100% de los tiquetes que ya estaban vendidos para después del 16 de agosto.

Mendoza anunció así mismo que en los días que les quedan de operación, la organización decidirá no despachar el avión si hay cortes de luz, y solicitarles a las autoridades de ese país que eviten el saqueo y la pérdida de equipaje de sus aviones.

“La organización ha adoptado todas las medidas a su alcance para mantener los estándares requeridos por la operación. Esto incluye el abastecimiento de los vuelos en Bogotá y Lima y la intensificación de la conciencia situacional de los empleados encargados de la ejecución y el servicio en cada uno de los vuelos”, afirmó la compañía en un comunicado.

PÉRDIDA DE CONECTIVIDAD 

Avianca no ha sido la única organización en tomar esa disposición, otras ocho líneas aéreas también lo hicieron. “La primera fue Air Canada en el 2014. Luego se sumaron Alitalia, Lufthansa, Latam, Aeroméxico, Gol, Tiara Air y United Airlines. Es preocupante la desconexión de ese país frente al mundo y urge que se tomen las medidas necesarias para asegurar las operaciones”, le expresó a este diario Gilberto Salcedo, presidente de la Asociación de Transporte Aéreo de Colombia (Atac).

Según el dirigente gremial, la dificultad de las líneas aéreas radica en que no ha habido respuesta por parte de las autoridades de Venezuela, lo que dificulta la operación de las aerolíneas que siguen activas en ese país. “Se deben mejorar los aspectos mencionados para contar con estándares internacionales”, comentó. Igualmente, declaró que la conectividad con Colombia está muy afectada, pues solo quedan dos aerolíneas venezolanas cubriendo las rutas que suspendió Avianca.

Una muestra de ello es que entre enero y mayo se movilizaron 107.813 pasajeros entre los dos países, lo que representó una caída del 12,7% con respecto al mismo periodo del 2016, según datos de la Aeronáutica Civil colombiana.

María Camila González
marola@eltiempo.com