Netflix planea convertirse en el líder del entretenimiento mundial

El servicio de transmisión de vídeo en línea pasa la cifra de 100 millones de suscriptores.

Netflix

11.000 millones de dólares se calcula que valían los activos de contenido neto de Netflix a finales del 2016.

123rf

Empresas
POR:
Portafolio
julio 28 de 2017 - 06:28 p.m.
2017-07-28

2007 fue un año exitoso para la tecnología. Si bien ha habido mucha cobertura del 10º aniversario del iPhone, 2007 fue el mismo año en que Netflix —conocida por rentar películas en DVD por correo— lanzó otro producto novedoso: la transmisión en línea. En ese momento, algunos inversionistas de Netflix se preocuparon por el costo previsto de US$40 millones del lanzamiento de su servicio en su primer año.

(Lea: Este es el contenido que tiene preparado Netflix para Agosto

Una década más tarde, el rendimiento del precio de las acciones de Netflix ha superado el 700% de aumento de las de Apple desde 2007, pues se han disparado más de un 6.000% en el mismo período. Esta semana añadió otro 15% después de mostrar que su total de suscriptores llegó a 104 millones. Netflix describió el hito simbólico como “un buen comienzo”.

(Lea: Netflix llega a 104 millones de suscriptores en todo el mundo

“Conectamos las personas con historias”, dice su rediseñada misión. “Algún día, esperamos entretener a todos”.

(Lea: Así le ha ido a Netflix en lo corrido del 2017

A pesar del cumpleaños de sus productos, su última declaración de valores establece una línea clara entre las culturas que forjaron a esta empresa y Apple. “La leyenda de Steve Jobs fue que su microgestión hizo del iPhone un gran producto”, aseguran. “No emulamos estos modelos descendentes porque creemos que somos más eficaces e innovadores cuando los empleados toman sus propias decisiones”.

Ambos enfoques han demostrado tener éxito, pero la comparación es oportuna ahora que Apple sigue a Netflix, Amazon y YouTube hacia la creación de contenido original en línea.

Apple contrató a los dos principales ejecutivos de Sony Pictures Television responsables de series como Breaking Bad y The Crown. Snap y Facebook están siguiendo un camino similar.

La cuestión que enfrenta el pionero es si su principal competencia por los próximos 100 millones de suscriptores vendrá de los operadores tradicionales o de Apple, Google y Amazon, que también producen muchos de los dispositivos que utilizan los clientes de Netflix para ver más de 1.000 millones de horas a la semana de series.

Cuando un analista le preguntó cómo Netflix planea mantener su liderazgo, el jefe Ejecutivo Reed Hastings simplemente contestó: “Más televisión, menos sueño”.

Cambiar ese equilibrio requiere cada vez más contenido. Si los inversionistas estaban preocupados por US$40 millones hace unos pocos años, los elevados precios de las acciones de Netflix ahora sugieren que están más relajados sobre su inversión de US$6.000 millones este año en contenido.

Morgan Stanley calcula que los US$11.000 millones en activos de contenido neto de Netflix a finales del 2016, valen más que el valor neto conjunto de Viacom, Discovery, AMC Networks y Scripps.

Pero ese éxito sólo durará mientras Netflix siga realizando series populares. “Netflix ha tenido un muy buen historial de éxitos en los últimos cuatro o cinco años”, afirma Mike Vorhaus de Magid Advisors. “Nadie que yo haya visto ha sido capaz de mantener esa trayectoria siempre. Van a terminar teniendo una cadena de fracasos y va a costarles dinero”.

Mantener esa ventaja se le va a dificultar a Netflix, ya que depende de los mercados internacionales para crecer. En 2016, Amazon amplió su servicio Prime Video a un total de más de 200 países. Y muchos rivales también están agregando TV en vivo como PlayStation, Sling TV de Dish, Hulu y YouTube.

Netflix ha resistido la adición de tales servicios, a pesar de la preocupación de que está alcanzando su punto de saturación en EE. UU. con su oferta existente.

Netflix argumentó que, si bien la competencia es “intensa”, el mercado es “vasto y diverso”. Dan Cryan, analista de IHS Markit, está de acuerdo en que la batalla entre Netflix, Amazon y otras compañías por el tiempo de ocio no debe ser un juego de suma cero, porque suelen tener diferentes bibliotecas de contenido.

Sin embargo, agrega Cryan, Netflix está en competencia con rivales muy ricos como Amazon para establecerse en todo el mundo.

Diez años después, todavía algunos analistas prevén una gran oportunidad para seguir creciendo en la transmisión de películas y TV. RBC Capital Markets compara un estimado de 1.000 millones de suscriptores de televisión de paga en todo el mundo con alrededor de 150 millones que pagan por TV por internet, “estas cifras se podrían converger”.

La nueva fiebre de Silicon Valley se produce conforme los analistas consideran que la larga batalla entre el contenido de vídeo en línea y la televisión tradicional entra en una nueva fase.

“Durante la mayor parte de los 15 años, los expertos han pronosticado que ‘cortar el cable’ era el futuro”, escribieron los analistas de Moffett Nathanson “Bien, el futuro ha llegado”.

El cambio es aún más espectacular en Europa, donde Netflix reportó un crecimiento particularmente fuerte en el último trimestre. Como dijeron los analistas de Barclays: “En lugar de que las tasas de penetración de la TV de paga alcancen los niveles de EE. UU., Europa está pasando de la difusión directamente al contenido en línea.

Los espectadores más jóvenes son especialmente propensos a recurrir a dispositivos conectados a internet en busca de entretenimiento: las personas de 18 a 34 años dedican un 27% menos de tiempo a la televisión tradicional que los de 35 años o mayores, según Nielsen. La explosión de opciones de programación le ha restado atractivo a las suscripciones de cable o satélite.

Los ejecutivos de la televisión de paga desde hace mucho tiempo han desestimado la idea de que ‘cortar el cable’ podría afectar considerablemente a sus negocios. Pero este año el fenómeno se está acelerando: los proveedores estadounidenses de cable y satélite perdieron 732.000 clientes en el primer trimestre, lo que representa una disminución del 2,4%, la mayor caída anualizada de la historia.

“Netflix contribuye a ‘cortar el cable’ porque está impulsando el consumo de vídeo fuera de la televisión de paga”, comentó Corey Barrett, analista de medios de M Science.
Sin embargo, un informe reciente de M Science sugiere que Netflix puede no ser el mayor impulsor detrás del hecho de que más personas estén cancelando sus suscripciones.

Los suscriptores de Netflix pagan cerca de US$1 al mes menos por las de cable que el cliente promedio, reveló M Science. En contraste, los de Hulu —el sitio estadounidense de streaming de vídeo de Walt Disney, 21st Century Fox, Comcast y Time Warner— pagan un promedio de US$10 a US$15 menos que el promedio de cable.

Barret atribuyó la diferencia al hecho de que Hulu transmite muchas series sólo un día después de que se muestran en televisión, mientras que Netflix no suele tener nuevas temporadas de series de televisión hasta un año después. “El contenido de Hulu es mucho más en tiempo real”, dijo Barrett.

M Science también encontró que mientras que más del 80% de los suscriptores de Hulu también se suscriben a Netflix, en promedio, los suscriptores de Netflix son menos propensos a suscribirse a Hulu. “Netflix sigue siendo el punto de entrada a otros servicios”, afirma Barrett.