‘Colombia se está volviendo el centro de conexión aérea de Latinoamérica’: Lufhtansa

El directivo de la aerolínea alemana habla sobre la relevancia del mercado colombiano y los planes que tienen para este año. 

Antonio Cuoco, director de Lufhtansa para Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Antonio Cuoco, director de Lufhtansa para Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 06 de 2017 - 08:59 p.m.
2017-03-06

Desde su regreso a Colombia, en el 2010, la aerolínea alemana Lufhtansa le está apostando a Colombia como uno de los mercados principales de América Latina.
Eso se debe, por un lado, a que los colombianos están viajando más a Europa y, por el otro, a que los extranjeros tienen los ojos puestos en el país por cuenta de la paz.

Eso dijo Antonio Cuoco, director general de Lufhtansa para Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, quien agregó que la aerolínea le sigue apostando a invertir en más tecnología para las flotas y le apunta a todos los perfiles de pasajeros. El directivo habló con Portafolio sobre los retos que tiene este año la aerolínea en el país –en el 2017 cumple 50 años desde su llegada a Colombia– y las expectativas que tienen.

¿Qué se viene para Lufhtansa este año?

La compañía está desde hace varios años invirtiendo millones y millones en tecnología, que están al servicio del cliente, porque le permite viajar más cómodo. Tenemos desde el registro automatizado con máquinas para hacer check-in, hasta la posibilidad de tener un tiquete digital puesto directamente en la maleta. Además, incluimos en nuestros vuelos la opción de que todos nuestros pasajeros tengan conexión a internet vía satélite y gratis. Este año estamos introduciendo también esa misma posibilidad a los vuelos europeos domésticos. Y desde finales del año pasado incluimos un laboratorio en vuelos

Además de la tecnología, ¿también están invirtiendo en aviones?

Hemos invertido más de 36 billones de euros en 250 aviones –en Boeing y en Airbus– que serán entregados de aquí a 2020. Con eso, estamos recibiendo un avión cada semana y hay de todo, desde los más grandes y sofisticados hasta los más pequeños.

¿Todos son comprados con recursos propios?

La mayoría de aviones de la compañía son de nuestra propiedad porque eso nos da más independencia financiera. Todas las empresas aéreas pueden tomar aviones en leasing, pero nosotros decidimos invertir.

¿Cómo garantizar la seguridad en el aire en un panorama en el que los aviones cada vez presentan más fallas técnicas?


Lufhtansa es una de las pocas aerolíneas con licencia para hacerles mantenimiento a los motores de los aviones cuando están nuevos. Y tenemos tan buena calidad de mantenimiento que menos del 1% de los vuelos de la aerolínea son cancelados por razones técnicas.

En América Latina hay un ‘boom’ de las aerolíneas de bajo costo, ¿Está en los planes de Lufhtansa entrar a ese mercado?

Cuando se habla del grupo Lufhtansa hay de todo. Tenemos AirWings que es de bajo costo, y por el otro lado tenemos las aerolíneas tradicionales que operan en Suiza, París, etcétera, y en la cima tenemos a Lufhtansa Private Jet, una línea exclusiva para aquellos clientes que no quieran viajar en un vuelo comercial y aterrizar en un lugar más privado que el aeropuerto convencional. Entonces, tenemos tiquetes que van desde los US$25 hasta los US$50.000.

Después de la eliminación de la visa Schengen, ¿cómo ha evolucionado la demanda de viajes de los colombianos hacia Europa?

En general, hay un incremento de la demanda y hay un cambio de la tendencia. El cliente colombiano antes estaba obligado a solicitar su cita para conseguir la visa, y eso lo limitaba en la compra del pasaje. Hoy día, si quiere, puede comprar un tiquete el mismo día, no necesita planificar.

Y por otro lado, hay clientes que reservan su vuelo con uno o dos meses de antelación. Antes era dos o tres semanas, y siempre atados a la aprobación de ese documento.

¿Cómo ve el desarrollo del turismo en el país?

En los últimos diez años Colombia se ha desarrollado muy bien en todos los sectores. Es de las economías más importante de Suramérica. Y la imagen del país en el exterior ha mejorado mucho en esa década. Por eso es que no solo los colombianos están viajando más, sino que los extranjeros están llegando más al país, porque es la ventana de entrada a la región andina. Y en ese sentido, se está desarrollando para Lufthansa el aeropuerto El Dorado como el ‘hub’ o el centro de conexiones para toda la región.

Paralelo a ese crecimiento que ha tenido el país, ¿planean aumentar sus rutas o frecuencias?

Por ahora queremos mantener el vuelo diario a Fráncfort con todas las conexiones que ese territorio ofrece, pero no quiero excluir que en un futuro se pueda aumentar el número de vuelos. Nuestro equipo de mercadeo y análisis de la casa matriz observa atentamente el desarrollo de Colombia, y en general de la región, para ver qué posibilidades tiene.

¿Cómo ha visto la evolución de Colombia desde que la aerolínea llegó al país?

Cuando llegué al país por primera vez, en 1991, como turista, había tres vuelos semanales a Bogotá desde Alemania, y dos a Guayaquil o a Quito. Hoy, todos los días hay un vuelo, y gracias al código compartido que tenemos con Avianca el cliente de Lufthansa puede llegar a cada una de las ciudades en el país a las que esa aerolínea tiene acceso. Y Colombia se merece un vuelo directo. Actualmente, tenemos vuelos directos a Buenos Aires, Río de Janeiro y Sao Paulo y tenemos códigos compartidos en Lima y Guayaquil.

María Camila González
marola@eltiempo.com