Lufthansa no entiende causa de accidente en Alpes franceses

La aerolínea -matriz de Germanwings- todavía desconoce las causas del accidente de ayer en los Alpes franceses, mientras circulan especulaciones de una posible despresurización de la cabina que obligó a los pilotos a descender.

Angela Merkel, Francois Hollande y Mariano Rajoy visitaron el área de la tragedia. tragedia

AFP

Angela Merkel, Francois Hollande y Mariano Rajoy visitaron el área de la tragedia. tragedia

Empresas
POR:
marzo 25 de 2015 - 06:34 p.m.
2015-03-25

El presidente de la aerolínea alemana Lufthansa, Carsten Spohr, dijo este miércoles en Fráncfort que el accidente del avión A320 de Germanwings, en el sur de Francia, "es inexplicable" y que el aparato estaba técnicamente en un estado "impecable". El grupo Lufthansa, matriz de la aerolínea de bajo coste Germanwings, ha reiterado que los dos pilotos tenían suficiente experiencia.

El presidente de la aerolínea Germanwings, Thomas Winkelmann, informó que de los 150 pasajeros a bordo del A320 siniestrado ayer en el sur de Francia, 72 eran de nacionalidad alemana y 35 españoles, aunque el Gobierno español asegura que eran 51 españoles.

De momento existe confusión sobre la nacionalidad de los pasajeros a bordo del vuelo 4U9525, que en algunos casos podrían tener doble nacionalidad. Tanto Germanwings como el Gobierno español han dicho que se trata de cifras que pueden variar.

El ministerio de Asuntos Exteriores alemán indicó que la mitad de los 150 pasajeros a bordo del avión siniestrado en el sur de Francia eran alemanes. Winkelmann dijo en una rueda de prensa en el aeropuerto de Colonia/Bonn que Germanwings va a fletar dos aviones especiales, uno desde Düsseldorf y otro desde Barcelona, para que los familiares de las víctimas puedan ir al sur de Francia acompañados de psicólogos.

Entre los pasajeros había también un británico, un holandés, dos colombianos, un mexicano, un japonés, un danés, un belga y un israelí. Además, a bordo del avión siniestrado se encontraban también dos pasajeros argentinos, dos iraníes, dos venezolanos, dos estadounidenses y dos australianos, según Winkelmann.

La filial de Lufthansa también va a ofrecer asistencia psicológica a los familiares de las víctimas en los aeropuertos de Düsseldorf, Barcelona y Múnich. Germanwings, que canceló este miércoles sólo un vuelo, el 4U354 desde Colonia a Londres, ha hecho hincapié en que la prioridad en este momento es prestar ayuda psicológica a los familiares de las víctimas.

El resto de los vuelos de todo el grupo Lufthansa operó hoy con normalidad, de acuerdo con la aerolínea. Germanwings trabaja conjuntamente con el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán para contactar con todos los familiares de los pasajeros que se encontraban a bordo del A320 y ya se ha puesto en contacto con 123 familias pero todavía no lo ha podido hacerlo con las 27 restantes.

Lufthansa todavía desconoce las causas del accidente de ayer en los Alpes franceses, mientras circulan especulaciones de una posible despresurización de la cabina que obligó a los pilotos a descender. El ministro de Transporte alemán, Alexander Dobrindt, pidió que cesen las especulaciones sobre las causas, al igual que el ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, que precisó que no hay indicios de que el accidente del avión de Germanwings en los Alpes franceses haya sido provocado por la actuación deliberada de terceros.

El director ejecutivo de la Federación Internacional de Asociaciones de Pilotos de Aerolíneas (IFALPA por sus siglas en inglés), Christoph Schewe, dijo a EFE que "no podemos comentar lo ocurrido antes de que exista un informe de investigación concluyente".

"No queremos comentar sólo una pieza del puzzle y que de ahí se puedan dar claves falsas", añadió Schewe. A las 10.45 horas del martes el Airbus A320 alcanzó la altura de vuelo regular de 38.000 pies y un minuto después comenzó a caer durante ocho minutos.

Según el servicio online Flightradar24, el avión cayó con una velocidad de entre 3.000 y 4.000 pies, a unos 900 y 1.200 metros por minuto, comparable a un vuelo de aproximación. A las 10.53 hora local (9.53 GMT) el avión perdió el contacto con la Torre de control francesa, cuando se encontraba a una altura de 6.000 pies, unos 1.800 metros, y se estrelló a cien kilómetros al noroeste de Niza. Algunos expertos en aviación consideran que estas cifras apuntan que el descenso fue controlado. La aerolínea de bajo coste Germanwings operó hoy unos 40 vuelos con once aviones de otras compañías, principalmente de Lufthansa, Air Berlin y TuiFly.

EFE