Makro alista modelo de tiendas más pequeñas, con aliados

Nelson Dávila, presidente de la cadena en Colombia, dice que el plan de expansión que ejecutará desde el 2015 la marca apunta a estar más cerca de los clientes. Hace un buen balance del 2014.

Nelson Dávila, presidente de Makro Colombia.

Archivo particular

Nelson Dávila, presidente de Makro Colombia.

Empresas
POR:
septiembre 24 de 2014 - 02:59 a.m.
2014-09-24

Así como las grandes cadenas adaptan sus tamaños para ofrecer conveniencia a sus clientes, la mayorista Makro también quiere estar más cerca de tenderos, restaurantes, casino y hoteles.

En el nuevo concepto, considerado una innovación colombiana, las tiendas tendrían una planta de 3.000 a 4.000 metros cuadrados de área de ventas para Makro, con un segundo nivel para que opere un aliado estratégico que complemente la oferta de la marca mayorista.

El aliado puede ser una droguería, una cadena de productos electrónicos o de artículos de oficina, dependiendo de las necesidades de la comunidad.

“Vamos a hablar de formatos pequeños que siguen manteniendo el interés por el cliente objetivo, nosotros seguiremos siendo mayoristas, pero con un accionista que complemente lo que estamos haciendo para penetrar las comunidades”, señaló.

El modelo también alivia las dificultades de encontrar grandes terrenos para las tiendas que tradicionalmente maneja Makro de entre 10.000 y 15.000 metros cuadrados de área de ventas.

“Por ejemplo, tenemos capacidad en Bogotá de abrir 5 a 6 tiendas, en la medida que consigamos. El área de ese nuevo formato dependerá de la normativa de ocupación que tenga el lote”, precisa Dávila.

Respecto al aliado, el ejecutivo comenta que se analiza entre un abanico de opciones que está en manos de tres compañías distintas que Makro contrató para la identificación de las oportunidades. “Hay varios interesados”, revela.

La compañía tiene claro que su principal negocio es vender alimentos perecederos y secos, así como soluciones en no alimentos. Por eso el socio que le complemente en otras áreas podría ser atractivo para quienes visiten la tienda.

“Se le ofrecen a la comunidad opciones adicionales, se dan nuevos servicios, se reduciría la inversión para ambos -Makro y el aliado- y el retorno de esa inversión sería en menor tiempo del que tenemos ahora porque los lotes están sumamente costosos”, comenta Nelson Dávila.

Mientras que la tienda tradicional requiere unos 20 millones de dólares, en el formato pequeño que se planea se necesitan 15 millones de dólares, con dos inversionistas.

El plan de crecimiento de este nuevo formato encaja en la meta de la compañía de completar de 40 a 45 tiendas en los próximos años.

El plan de expansión está diseñado para que a finales del 2015 la compañía se concentre en la apertura de mínimo tres tiendas, incluida una del nuevo modelo de negocio.

Todo está sustentado en el potencial del mercado colombiano para la multinacional holandesa, explica el directivo, quien asegura que la operación en el país es seguida de cerca por el crecimiento del mercado.

“Cuando anunciamos el plan de expansión veníamos analizando las diferentes localidades y oportunidades de lotes para desarrollar los negocios y estamos encontrando diferentes modalidades para expandirnos y para desarrollar en los próximos años”, aseguró el presidente de Makro Colombia.

A su juicio, la marca tiene el compromiso de crecer en el país y en la medida en que se presenten las oportunidades, tramitará la propuesta de apertura de las tiendas para que sean aprobadas.

“Las condiciones en el país están dadas para invertir”, asegura el directivo.

Los planes de crecimiento se inician en el 2015, dado que en el 2014 la mayorista Makro se concentró en consolidar la operación de sus 16 tiendas y sus 1.600 colaboradores, con el fin de maximizar el negocio de venta mayorista a sus clientes.

CRECIMIENTO ACTUAL Y BUEN COMPORTAMIENTO DEL MERCADO 

Al referirse al comportamiento de las tiendas que opera, Nelson Dávila estima que la cadena terminará el año con 

crecimiento de 11,5 por ciento en las ventas.

Dentro de ese aumento, sobresale la respuesta de sus llamados clientes objetivos (hoteles, tiendas. restaurantes y casinos), con un 14 por ciento de crecimiento.

Por su parte, las ventas a tenderos y pequeños supermercados se calculan en un 18 por ciento más que un año atrás.

“Hemos tomado diferentes estrategias para poder servir mejor a nuestra clientela y eso nos ha provocado que nuestro trading profit (utilidades) crezca en el 2013 vs. el 2012 42,1 por ciento, y en este año aumente 46 por ciento.

Ese crecimiento, dice el directivo, se explica en las acciones que está tomando en cuanto a productividad y el acercamiento con los clientes y con los proveedores, de los cuales el 95 por ciento son locales.

Cree que el diálogo permanente con los clientes en materia de expectativas sobre precios y oferta se ha convertido en una ventaja competitiva para la marca.

Constanza Gómez G.
Economía y negocios