La mala hora de La Riviera: cierra sus 'duty free' y sus proveedores le dan la espalda

Clientes como Falabella, Fedco, Caracol TV y L'Oréal cancelaron sus negocios. La compañía anunció el cierre de sus tiendas 'libres de impuestos'. 

Tienda La Riviera en Barranquilla

Archivo

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 27 de 2016 - 07:28 a.m.
2016-05-27

Los coletazos de la inclusión en la Lista Clinton del poderoso Grupo Wisa, acusado de blanqueo de capitales del narcotráfico y de grupos terroristas, acaban de sentirse en el país.

Este jueves, la Riviera inició un plan de desmonte de sus ‘duty free’ en Colombia. Así lo informó la firma que también señaló haberse presentado ante la Superintendencia de Sociedades para someter a su control La Riviera S.A.S., Santafé Duty Free S.A.S. y La Riviera Duty Free S.A.S. “en aras de garantizar la transparencia en las operaciones en el país y de brindar protección a los empleados y acreedores de las mismas, en cumplimiento de lo establecido por las leyes y normas nacionales”, explicó la empresa en un comunicado (Lea también: La Riviera cerrará sus 'duty free' en el país).

Sumado a esta situación, EL TIEMPO estableció que una veintena de sus proveedores y clientes cortaron todo tipo de nexo comercial e incluso sus locales empezaron a ser expulsados de centros comerciales y grandes superficies.

Los bancos fueron los primeros en reaccionar. Davivienda, Bancolombia, CorpBanca y Banco de Occidente ya les notificaron el congelamiento de sus cuentas y algunos les dieron un plazo prudencial para retirar los saldos.

LOS GRANDES CLIENTES 

La firma Valbuena Abogados Buriticá & Buriticá, así como Bernal y Asociados renunciaron a ser sus asesores legales. Y también se retiró de la revisoría fiscal Price Waterhouse Coopers.

Pero el golpe más fuerte al negocio, que genera en el país 1.271 empleos directos e indirectos, vino por el lado de sus proveedores y clientes.

Falabella fue una de las primeras en dar por terminados sus contratos de concesión de espacios en sus 19 tiendas Tous, relojería, venta de fragancias y maquillaje.

Y Fedco anunció que no realizará los pagos de la cartera pendiente.
Citizen y el Grupo Fossil
también cancelaron los contratos con el Grupo Wisa.

Caracol Televisión también suspendió las pautas contratadas y el Grupo Puig tampoco seguirá realizando los despachos de La Riviera S.A.S. Colombia.

A CONTROL DE LA SÚPER
 

A ese listado se sumaron marcas como Yanguas Joyeros, Mango y L’Oreal Colombia. Incluso, G4S Cash Solution Colombia S.A. y G4S Technologyanunciaron que ya no les transportarán sus valores (dinero en efectivo) ni monitorearán las alarmas de sus tiendas.

La situación llevó a la Superintendencia de Sociedades a evaluar la situación de la empresa y a ordenar someterla de inmediato a control.

La medida fue tomada por Andrés Alfonso Parias Garzón, delegado para inspección, vigilancia y control.

Según la resolución, conocida por este diario, la medida se tomó después de que dos funcionarios de la entidad practicaron una diligencia de visita entre el 11 y el 24 de mayo, poco después de la medida impuesta a su casa matriz por el Gobierno de EE. UU.

En la inspección verificaron las consecuencias económicas de la compañía, fundada en Colombia en 1996 y cuya única accionista es Moegi Internacional S.A., sociedad domiciliada en Panamá y vinculada a Waked.

Si bien la sociedad en Colombia registra activos por cerca de 391.000 millones de pesos y sus pasivos apenas alcanzan los 136.000 millones, el bloqueo comercial podría llevarla incluso a su inmediata liquidación.

Por ahora, la Superintendencia de Sociedades le prohibió al representante legal, Giovanny Andrés Hernández Olaya, que constituya garantías sobre los bienes de la sociedad.

Así mismo, se prohíbe toda enajenación de bienes y de operaciones que no correspondan al giro ordinario del negocio. De hecho, para realizar cualquier transacción deberán contar con el visto bueno de la entidad.

Si bien la compañía puede apelar la medida, es poco probable que esto suceda por la situación que presenta la matriz y todas sus filiales.

Por ahora, la defensa de Abdul Mohamed Waked Fares sigue insistiendo en que su inclusión en la Lista Clinton es un error y que están mezclando los negocios de su sobrino Nidal Waked Hatun, capturado hace 20 días y también vinculado a la Lista Clinton acusado de blanqueo de capitales.

Ambos son ciudadanos colombopanameños e iniciaron sus negocios en San Andrés para luego radicarse en la zona libre de Colón, en donde sus negocios crecieron exponencialmente.

Se espera un pronunciamiento de los abogados de La Riviera Colombia en los próximos días y de las medidas de choque que se implementen para que los empleados de la cadena de perfumería y maquillaje no se vean afectados.

En Panamá y en otros países de América Latina, varios de los negocios de la familia Waked, incluidas sus acciones en bancos y en grandes centros comerciales, también fueron congeladas.

Unidad Investigativa
u.investigativa@eltiempo.com