Mango y Mercadeo y Moda
reprogramaron su conciliación

Hoy era el 'cara a cara’ entre las firmas, pero se busca una nueva fecha. Mango ha tenido líos con otros distribuidores en España y Francia.

Mango

Con este mensaje, permanecen cerradas las 12 tiendas de Mango que administraba la distribuidora colombiana Mercadeo y Moda.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 09 de 2016 - 02:23 p.m.
2016-03-09

Los representantes de la casa matriz de la firma española Mango y sus pares de la empresa colombiana Mercadeo y Moda, reprogramaron la conciliación que tenían prevista para hoy en la Cámara de Comercio de Bogotá.

Hace un par de semanas Mercadeo y Moda, que manejaba la franquicia de mango en el país, anunció que demandaría a la casa matriz de la marca por “competencia desleal”, al enterarse de que buscaba romper sus relaciones comerciales y entregarle las próximas aperturas al grupo panameño Wisa, administrador de marcas como La Riviera en Colombia.

Sin embargo, antes de llegar a esa instancia, la ley colombiana estipula que el paso obligado es la conciliación. Este jueves 9 de marzo se debía dar dicha negociación, pero la firma española no se presentó. Las partes estarían definiendo una nueva fecha.

Mercadeo y Moda, distribuidora propiedad del Grupo Uribe, le exige a la caza matriz una indemnización por 44 mil millones de pesos por los daños causados.

Portafolio.co conoció que la compañía colombiana no ha sido la única en irse a los estrados judiciales por considerar “injusto” el trato de la española.

La empresa catalana está enfrentando a la justicia en España y en Francia. Con más de mil franquicias en el mundo –más de la mitad de sus tiendas están bajo esta modalidad-, en los medios se registran al menos tres casos en donde el comportamiento de la marca parece haber sido similar al que tuvo en Colombia: los afectados coinciden en que, a la hora de ofrecerles la franquicia, "les presentan cifras de ventas irreales, les ocultan información y les imponen estrategias que terminan afectándolos".

Así lo registra el medio español El Confidencial, desde donde aseguran que, a pesar de solo haber registro de estos casos, a ellos “les consta” que hay muchos más. Sin embargo, también denuncian que muchos no se atreven a hablar contra un ‘grande’ como esta marca –es la segunda empresa textil exportadora de España por detrás de Inditex (casa matriz de Zara)-.

'El Confidencial' reseña una historia parecida al caso de M&M. Un andaluz abrió dos puntos de venta Mango entre 2009 y 2010 en dos provincias vecinas del sur de España y se vio obligado a cerrarlas en 2013. Dentro de sus denuncias, el español demanda que la casa matriz abrió otra tienda a solo 3,5 km del lugar en donde él tenía uno de sus dos negocios. Según el franquiciado, la marca trasladó su clientela a la nueva tienda e, incluso, sus empleados recibieron ofertas para trabajar en aquel punto de venta.

Coincide con uno de los señalamientos que M&M le hace Wisa, relacionado con que se llevó varios empleados clave para administrar sus nuevas tiendas Mango en Colombia.

EL CASO

M&M cerró el pasado 3 de marzo todos sus puntos de venta Mango. La firma colombiana asegura que la casa matriz no le brindó las garantías necesarias para mantenerse a flote y, a pesar que desde hace seis meses le ha comunicado sus inconformidades, "éstas no han sido escuchadas". Asegura que, tras enterarse de que Mango quería romper sus lazos comerciales, le notificó a la española sus intenciones de liquidar el contrato.

Según la distribuidora, la negociación que se inició para finalizar su relación no llegó a buenos términos por conflicto de intereses: la casa matriz quería comprarle los locales a M&M mientras la distribuidora colombiana buscaba que les repararan los prejuicios causados con una suma cercana a los 50 mil millones de pesos.

M&M también señala que Mango ha sido "desleal” al haber estado planeando desde hace un tiempo sacar del mercado a M&M y continuar su expansión de la mano del Grupo Wisa – socio de la española en Panamá y administrador en Colombia de la cadena La Riviera -.

Sin embargo, Mango asegura que dichos señalamientos son injustos. Según la compañía española, desde abril de 2014 estuvo negociando su expansión con M&M y desde junio del mismo año estuvo apoyándolo económicamente para “facilitar su ejecución”.

Mango afirma que sus intenciones eran que M&M operara en los centros comerciales más relevantes – donde ya está presente – mientras que La Riviera abriera los nuevos. “El objetivo, explicado en los correos que les enviamos notificándoles a ambos de las asignaciones, era que los dos franquiciados tuvieran un peso equivalente”, asegura la española.