De la mano del Grupo Alfa, Pacific operará en México

Ronald Pantin habla del plan de expansión en el país azteca y de su operación en Colombia.

Empresas
POR:
agosto 15 de 2014 - 01:03 a.m.
2014-08-15

La petrolera canadiense Pacific Rubiales, responsable de la tercera parte de la producción de crudo en Colombia, aprovechará la reciente reforma energética en México, que levanta el veto sobre las concesiones sobre hidrocarburos y permite que empresas locales y extranjeras puedan realizar actividades de exploración y operación, privilegio que era exclusivo de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Con esto, según las autoridades mexicanas, la producción de crudo en ese país pasará de los actuales 2,5 millones a 3,5 millones de barriles de petróleo en 11 años.

En entrevista con Portafolio, el director ejecutivo de Pacific, Ronald Pantin, habla sobre los planes de expansión y los crecimientos históricos que obtuvo la compañía en varios de los indicadores financieros durante el segundo trimestre del año.

¿Esperaban cifras tan altas para este periodo?

Los resultados son fabulosos, la empresa tuvo cifras récord en todo: utilidad, ingresos, Ebitda, flujo de caja, ganancias, producción. A pesar de lo que ha pasado, como lo del Oleoducto Bicentenario, donde hacemos parte, entre abril y junio crecimos 17 por ciento con respecto al año pasado. Pese a los costos adicionales que tuvimos que asumir, hemos tenido de nuevo un récord y podido consolidar la empresa como una de las principales petroleras independientes de Latinoamérica.

Con la participación de 14% del Grupo Alfa, dueña de la azteca Alpek, en Pacific se dice que participarán en las licitaciones de bloques en México. ¿Cómo sería?

La participación de Alfa en Pacific ya llega al 14 por ciento, pero hay otros fondos que tienen más, como Lazard (18,6 %) y Capital Group (10 %). Hay una apertura en México que ha sido muy exitosa, todo el mundo está sorprendido de la velocidad con la que se logró hacer la reforma. Esta semana anunciaron la aprobación de las leyes secundarias y, ayer, los bloques que se van a dar a licitación: el 83 por ciento serán de Pemex.

Ellos están haciendo un movimiento estratégico con Pacific para entrar en las oportunidades que se ven. Nosotros estamos estudiando los yacimientos desde hace dos años y ya hemos llegado a un nivel de detalle. Son oportunidades impresionantes, tanto que ya constituimos hace poco la oficina Pacific México. Ahora viene el proceso de licitación de los diferentes contratos. No es que hasta ahora estamos viendo que México se está abriendo, no. Nosotros ya hemos hecho la tarea y estamos preparados.

¿En qué tipo de proyectos participarían?

Proyectos onshore de crudos pesados muy parecidos a Rubiales y Quifa, y crudos livianos y pesados en aguas someras offshore que están en el sur y centro de México.

¿Esos planes se pueden leer como las primeras señales de que Pacific dejará Colombia?

No, es un tajante no. Pacific se queda en Colombia. Estamos aquí para quedarnos. Venimos creciendo en crudos pesados y livianos, como también hemos venido creciendo en Perú; tenemos un descubrimiento en Brasil; en Guyana y Guatemala estamos explorando y tenemos confianza de encontrar petróleo allí. Ahora, se nos da México que es muy significativa.

En Colombia tenemos campos que nos gustan mucho cerca de Rubiales, como CPE-6 y Río Ariari, en los que hay reservas muy importantes. Nosotros seguiremos aquí por muchísimo tiempo.

¿Dejarían Campo Rubiales?

El contrato vence en junio del 2016; le hemos hecho a Ecopetrol una propuesta de gana-gana. Rubiales es un campo maduro que si no se hace recuperación mejorada, declinará y eso no le conviene a ninguna de las partes.

¿Qué les preocupa?

En el futuro, lo que sí hay que hablar es de reservas. En Colombia son de 2.300 millones de barriles y si se produce un millón son 2.300 días, eso es menos de siete años. Hay dos caminos; la exploración que cada vez es más difícil. No es que sea imposible, pero es menos probable. No va a ser como en Cusiana y Caño Limón, incluso en Rubiales. Está también lo que ha sido menos explorado: costa afuera y aguas profundas, que lógicamente son inversiones muy costosas.

Lo que sí está ahí es un petróleo descubierto. Se tiene pero hay que sacarlo con recuperación secundaria o mejorada. Tenemos la tecnología Star extremadamente exitosa, en la que se duplican las reservas. Tenemos certificado el 29 por ciento versus lo normal en Quifa que sería 14 por ciento. Eso le da viabilidad a largo plazo al sector petrolero en el país.

Lógicamente, eso no descarta que la exploración hay seguir haciéndola, pero el petróleo más fácil de producir y menos costoso es el que ya se descubrió. Con Ecopetrol nos gustaría aplicarla en Quifa o Rubiales, nosotros lo aplicaremos en Río Ariari.

UTILIDAD NETA CRECIÓ 208% EN SEGUNDO TRIMESTRE

La petrolera canadiense Pacific Rubiales informó ayer que su utilidad neta en el segundo trimestre creció un 208 por ciento frente al mismo periodo del año pasado, a 229 millones de dólares, sustentada en un crecimiento récord de su producción.

Pacific Rubiales precisó que si se compara con el primer trimestre, la ganancia neta alcanzó un alza de 92 por ciento entre abril y junio. La utilidad operacional de la compañía en el segundo trimestre subió un 24 por ciento a 338 millones de dólares.

Por su parte, la producción neta se incrementó un 17 por ciento a un récord de 149.000 barriles de petróleo equivalente por día (Mbpe/d), al tiempo que el volumen de ventas creció un 22 por ciento a 155 Mbpe/d. Entre abril y junio, la petrolera perforó 9 pozos en Colombia, que resultaron en un nuevo descubrimiento en el bloque Cubiro en Casanare y en la confirmación de los descubrimientos en Canaguey, CPE-6 y Rio Ariari.

El objetivo clave del 2014 es desarrollar CPE-6 y Rio Ariari, así como la franja de crudos pesados al sur y al oeste de Rubiales y Quifa.

Christian Pardo Quinn

chrpar@eltiempo.com