Marcas hoteleras internacionales crecen con Colombia

Entre 2010 y el primer semestre de 2015 el país recibió 175 nuevos hoteles con más de 20.000 habitaciones, en un sector que le reportó a la nación US$7.666 millones por concepto de ingresos de inversión extranjera, según registros del Banco de la República.

Aspectos genrerales del Hotel Four Points, Sheraton, en Barranquilla.

Archivo particular

Aspectos genrerales del Hotel Four Points, Sheraton, en Barranquilla.

Empresas
POR:
octubre 02 de 2015 - 12:44 a.m.
2015-10-02

La actividad turística se convirtió en un pilar fundamental para el desarrollo de la economía del país, la cual en el gobierno del presidente Juan Manuel Santos se fortaleció con el crecimiento y progreso de las ciudades, el apoyo del sector privado, estrategias de promoción a nivel internacional, nuevas frecuencias aéreas y la llegada de marcas hoteleras de la mano de inversión extranjera.

Esta última constituye en sí un ingrediente que revela las condiciones del país como un escenario rentable y seguro para hacer negocios y atractivo para el turismo de descanso y corporativo. Entre 2010 y el primer semestre de 2015 el país recibió 175 nuevos hoteles con más de 20.000 habitaciones, en un sector que le reportó a la nación US$7.666 millones por concepto de ingresos de inversión extranjera, según registros del Banco de la República.

Cadenas hoteleras provenientes de España, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, México, Portugal, Chile y Portugal, entre otros mercados, han traído sus marcas a  Colombia, invirtiendo directamente o a través de franquicias y a través del trabajo asociado con fondos de capital locales y extranjeros, constructores y desarrolladores de proyectos urbanos y arquitectónicos para que el país cuente hoy con hoteles que cumplen con estándares internacionales, generando empleos, posicionamiento del destino, atracción de turistas, y retorno de inversión.

Los empresarios colombianos propietarios de marcas del sector no son ajenos de esta práctica y en sus planes de expansión en el exterior figuras como adquisiciones totales, parciales o franquicias llevan su know how al exterior e internacionalizan las cadenas en mercados de Centro y Suramérica.

Desde ProColombia hemos sido testigos de eso. Nuestro trabajo de promoción internacional incidió en que 35 proyectos con capital extranjero llegaran al país, a ciudades como Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, Pereira, Cúcuta, Bucaramanga, Cali, Pereira, Bogotá y San Andrés, lo que refleja que nuestro territorio y sus ciudades viven una transformación social y económica que las hace atractivas para el turismo de vacaciones y de negocios y para que cadenas internacionales decidan tener presencia en estos mercados.

Nuestra industria cuenta con atractivos y representa apuestas interesantes para inversionistas y marcas internacionales, por citar algunos, tenemos los negocios realizados por la cadena española NH y la compra de la cadena colombiana Royal, con lo que la firma ibérica consolidó su presencia en la región como una de las más grandes en América Latina.

La apuesta del Grupo Poma de El Salvador para traer la marca Marriott y JW Marriott a Colombia es un indicador del potencial de nuestro mercado para atender el segmento corporativo. O el caso de la chilena Atton, que con una inversión directa llegó al país para consolidar su operación en Sur América  y avanzar en su objetivo de convertirse en una cadena latinoamericana.

Otro factor determinante para el crecimiento del sector es el apoyo del Gobierno Nacional que incentivó la apertura de nuevos hoteles con la exención de tributos. Lo anterior, sumado a la rentabilidad que ha demostrado la economía colombiana en la última década está formando los senderos en los que el país avanza para abrirse al turismo mundial.

Tenemos aún varios desafíos para una mayor internacionalización de nuestros destinos, pero estos avanzan y se han visto fortalecidos por mayor inversión, políticas públicas y crecimiento de turismo local, factores determinantes para preparar nuestras ciudades, mejorar la oferta y atraer turismo extranjero.

En cualquiera de los casos, la llegada de una marca hotelera extranjera representa un sello de calidad del destino y de su capacidad de recepción de turistas y huéspedes con motivos de ocio o negocio. Es resultado de estudios de factibilidad que muestran las ventajas de invertir, así como factores de conectividad y rentabilidad, generando una decisión acertada que estimula la economía y desarrollo de nuestras regiones.

Las marcas hoteleras internacionales vienen llegando en aumento, expandiendo su presencia en el país, creciendo con Colombia.

María Claudia Lacouture

Presidenta de ProColombia

@mclacouture