Mattos puede reclamar, pero no parar un mercado ni prohibirle a nuestra marca que venda: Neocorp

Gustavo Lenis, presidente de Neocorp, representante de Hyundai en Colombia, califica de absurdas las medidas de un juez contra la compañía que dirige.

Gustavo Alberto Lenis, presidente de Neocorp.

Gustavo Alberto Lenis, presidente de Neocorp.

Mauricio Moreno/Portafolio

Empresas
POR:
Portafolio
junio 26 de 2016 - 09:22 p.m.
2016-06-26

Gustavo Alberto Lenis, quien hace apenas dos meses dejó la Aerocivil, entró a presidir Neocorp, la nueva firma representante de Hyundai en Colombia. Pero su primer pronunciamiento no es del negocio propiamente dicho sino de la pelea que mantienen Carlos Mattos, dueño de Hyundai Colombia Automotriz S.A. y la multinacional coreana Hyundai Motor Company, a la cual un juez vinculó a Neocorp.

Lenis habló con Portafolio sobre lo exótico del proceso, en el que un juez civil asume un asunto de negocios entre particulares que debía ser zanjado por un tribunal de arbitramento, según los contratos firmados.

¿Por qué ustedes entran en la pelea Mattos vs. Hyundai?

Pues me enteré por los medios de comunicación de que el juez Sexto Civil de Circuito vinculó a Neocorp al proceso y le prohibió vender los vehículos de la marca, ni tampoco a través de agentes ni concesionarios suyos.

¿Qué viene?

Desde el punto de vista empresarial uno se pregunta ¿cómo es posible que un juez limite la actividad privada? Y que además dicte medidas cautelares que benefician a un particular en detrimento del interés común.

Creo que esto no tiene antecedentes en la historia de Colombia, que un juez le da a una compañía (Hyundai Colombia Automotriz S.A.) un contrato de exclusividad que no tenía con la casa matriz. Y encima, pese a que el contrato incluye que las diferencias deberán ser llevadas a un tribunal de arbitramento, se salte todo el proceso y un juez civil resulta dirimiendo el tema.

¿El asunto no era más competencia de un tribunal o de la Superindustria?

La empresa de Carlos Mattos ya había radicado ante la Superintendencia de Industria y Comercio unos escritos en los que pedían medidas cautelares y fueron rechazadas por inconsistencias.

Ahora ustedes entraron al lío…

Nos metieron en el pleito que era entre Hyundai Colombia y la casa matriz de la marca.
No nos han notificado, seremos respetuosos del proceso y una vez nos notifiquen interpondremos los recursos que la ley nos permite.

Sin embargo, resulta curioso que para Mattos el proceso se mueve a la velocidad de la luz. Si así fuera la justicia no se requiere reforma, pero mire cómo se maneja: el proceso lo asignaron al juez el 15 de marzo, el 18 de marzo admitieron la demanda y de una vez fijaron caución para la medida cautelar, y en cinco días hábiles se decretaron las disposiciones.

El 11 de abril ya estaban todos los oficios para informar sobre las medidas.

Pero Hyundai Motor Corp. presentó un recurso el 26 de mayo y a ellos no les han respondido. Esto va en contra de la libre empresa. El juez ha atropellado y vulnerado todos los derechos.

Ahora quién va a pagar los daños a la marca, a los concesionarios, a los dueños de vehículos de Hyundai y a Neocorp.

Carlos Mattos está en todo su derecho de reclamar algo que el considera que se merece. Lo que no creo es que uno pueda parar un mercado y mucho menos prohibirle a una marca que venda sus máquinas y use su marca.

¿Cómo los afecta?

Nosotros tenemos inversiones cuantiosas, habíamos comprado más de 9.000 unidades antes de que este proceso tuviera lugar. Carros que ya están aquí mucho antes que se decretaran las medidas cautelares, y uno se pregunta cómo un juez nos va a prohibir vender nuestros vehículos, por una pelea entre otros dos que son Hyundai Motor Corp. y Carlos Mattos.

Le suena absurdo…

Mire, eso es como si usted arrienda un apartamento y vive en él 20 años y el dueño le dice que ya no se lo va a volver a arrendar, y usted responde que no lo devuelve porque ha vivido mucho tiempo allí.

Pero el contrato de exclusividad…

Mire, Hyundai Motor Corp. no ha realizado ningún contrato de exclusividad para distribuir sus vehículos en Colombia, es más no lo hace en ninguna parte del mundo, es el juez el que le da esa exclusividad en Colombia a un empresario.

No soy abogado, pero un juez sí debiera tener sentido común, es una pelea entre dos, por qué va a involucrar terceros?

Neocorp consultó a varios penalistas sobre el pleito entre esas dos empresas y los impedimentos que pudiera tener para Neocorp, todos coincidieron en que no los tenía.Pero Mattos se encargó de poner a sus abogados a amenazarnos a nosotros y a los concesionarios con demandas penales.

Y el juez ya le había respondido a un concesionario que no tenía nada que ver en el negocio jurídico, pero ahora nos metieron a todos.

¿Qué va a hacer?

Nosotros buscamos proteger la empresa, la marca y los usuarios. Por esas razones lo llevaremos hasta las últimas consecuencias, porque no puede ser que ahora exista el monopolio judicial en el que un juez decide quién puede vender y quien no.

¿Y los clientes?

Hemos honrado todas las garantías de los vehículos, incluidas las que vendió el anterior representante de la marca, y tenemos un inventario suficiente de repuestos para atender la demanda del mercado. Incluso tenemos una línea especial para repuestos urgentes, que en caso de ser necesario se importan por avión.

¿Por qué decidieron hablar?

Hasta la semana pasada éramos un tercero viendo cómo pasaban los tiros, solo de un lado, pero ahora nos metieron.