‘Antes que crecer en volumen, hay que fidelizar clientes'

Fabio Sánchez, presidente de Mazda Colombia, confía en su oferta de producto y servicio para aumentar la participación de mercado.

Fabio Sánchez dice que no era necesaria la nueva tabla de avalúos de precios, aunque valora el anuncio de que no superará el 6,77 %.

Fabio Sánchez dice que no era necesaria la nueva tabla de avalúos de precios, aunque valora el anuncio de que no superará el 6,77 %.

Archivo particular

Empresas
POR:
jAIME VIANA
febrero 15 de 2016 - 01:02 p.m.
2016-02-15

La razón por la que Mazda creció 38 por ciento el año pasado en el país, a diferencia de sus principales competidores y del sector en general, responde a los resultados de una seria campaña de fidelización de sus clientes que dio resultados.

En esta entrevista, Fabio Sánchez, presidente en Colombia de esta firma de origen japonés, cuenta cuáles son las expectativas frente al desempeño del 2016; qué tanto afectará la desaceleración económica sus ventas y otros temas coyunturales.

¿Cómo analiza las buenas ventas del 2015?

Debo decir que estamos muy contentos con la cifra de 38 por ciento de crecimiento en 2015. Eso demuestra el cariño del consumidor por esta marca, con una historia de 33 años en el país y un consumidor cada vez más educado en conocimiento de carros, en el sector, y que reconoce cuando un producto llena sus expectativas.

¿Cómo mantener ese buen ritmo en momentos de desaceleración?

Hay que cuidar ese cariño del consumidor colombiano hacia la marca, respondiendo con un producto diferenciado, que conlleva un salto tecnológico que no se ve mucho en la industria.

Un buen producto, acompañado del mejor servicio, genera confianza.

Este año, el registro de matrículas cae, ¿cómo arrancó Mazda?

Divinamente. Los pronósticos y tendencias muestran un mercado a la baja de hasta un 20 por ciento, pero nuestros registros de enero y febrero nos colocan en una excelente situación.

Pero es claro que será un año complejo...

Sí, se ve un año difícil en términos generales, como consecuencia del entorno macroceconómico mundial, y en el país bajan los niveles de confianza. A pesar de todo, Colombia es un caso aislado al poder crecer a niveles cercanos al 3 por ciento, lo que muestra una economía robusta y lista para resistir los embates. Ante ese entorno nuestra marca mantendrá la tendencia de ventas sobresaliendo en el mercado por producto, servicio y red.

Entonces, ¿qué crecimiento prevé de su marca?

Mazda no es una marca de grandes volúmenes, no es masiva, pero si es distinta. En los segmentos donde hacemos presencia somos líderes. Por ejemplo, en el segmento C, donde compite Mazda 3, se da un crecimiento sorprendente, con 33 por ciento de participación del mercado. ¿Por qué? Es un producto demasiado ganador y vanguardista en términos de diseño.

¿El Salón del Automóvil ayudará a sostener las ventas?

Es un espacio que las marcas aprovechamos para mostrar los últimos productos y se ha convertido en un espacio de ventas. El año en que hay Salón los crecimientos son del 20 por ciento. Además de exhibición de nuevos diseños es un activador fuerte.

¿Cómo cambia los planes el hecho de que caiga la confianza del consumidor?

Este año mantendremos la fortaleza en ventas. Sabemos que el índice está golpeado, pero la marca se mantiene, gracias al consumidor colombiano que entendió nuestro salto tecnológico, en diseño y respaldo.

¿Qué tan grave será este año para la industria?

El año pasado fue malo porque la devaluación impactó los precios. Los pronósticos de los especialistas muestran distorsión este año, ligada a los precios del petróleo. En ese sentido, un petróleo debajo de 30 dólares o estabilizándose en el segundo semestre será clave para el rumbo que tome el dólar y el impacto en el sector.

Caen los créditos de consumo. ¿Eso es malo para la industria automotriz?

No creo. El sistema financiero sigue siendo muy fuerte y cada vez entran más jugadores, y el sector automotor es muy atractivo para el sistema financiero. Hay gran oferta de planes gracias a grandes jugadores.

¿Qué lanzamientos alistan para este año?

Son secretos y en el Salón del Automóvil se verán las sorpresas, con la evolución de los modelos actuales.

¿Es de los pesimistas o de los optimistas con respecto a este año?

Soy muy optimista. La economía se verá impactada por el entorno externo. Será difícil, pero me llena de tranquilidad oír voces como la del Fondo Monetario Internacional que resaltan el crecimiento del país, a diferencia de los vecinos. Eso es alentador para los empresarios.

¿Cuál es su opinión frente a la polémica con la nueva tabla de avalúos de Mintransporte?

Generó gran confusión porque le faltó socialización entre los propietarios. Sin embargo, el anuncio de la Ministra de que no crecerán más de la inflación, es decir, 6,77 %, es consecuente con lo que espera el sector.

¿Era necesaria la nueva tabla de avalúos?

No lo veo de esa forma, porque hay dificultad en identificar el valor comercial de los vehículos, cuando eso tiene su dinamismo propio. Si se respeta el crecimiento inflacionario será una buena noticia.

¿Qué expectativas tiene frente a la reforma tributaria?

Oímos voces relacionadas con que el problema fiscal se debe arreglar vía tributación. La verdad, la veo con preocupación porque la industria es muy gravada. La tasa efectiva de tributación casi supera el 70 %. Eso es muy alto y no es relativo a ningún otro país. Espero que se amplíe la base, que se mejore el recaudo y que a la industria no se le grave más porque se desestimula la inversión.