‘La mejor noticia para mi negocio es que haya paz’

“Mi sucesión en la empresa ya está preparada. Tengo muy buenos presidentes y vicepresidentes. Mi hijo Samy ya atiende la mayoría de las cosas. A mí ya me tienen solo para ir a cocteles”, afirma Jean Claude Bessudo de Aviatur.

‘La mejor noticia para mi negocio es que haya paz’

Juan Manuel Vargas/Portafolio.co

‘La mejor noticia para mi negocio es que haya paz’

POR:
enero 30 de 2014 - 01:29 a.m.
2014-01-30

Aviatur no solo es el principal grupo turístico que opera en el país, con alrededor de 300 agencias en varias ciudades, sino que ha diversificado su negocio hacia áreas diferentes, entre las que se cuentan transporte de carga, logística, comercio internacional, seguros, hotelería, consultoría, servicios corporativos, educación no formal y hasta medicina.

Además de eso, ha innovado en la prestación de sus servicios, mudando un buen porcentaje de su operación a la web.

El 2013, aunque el conglomerado no tuvo un crecimiento más allá de lo esperado por su presidente, Jean Claude Bessudo –quien lleva 47 años en la firma–, logró rebasar la barrera sicológica del billón de pesos en venta de sus servicios. Bessudo habló con Portafolio y enfatizó en que una buena noticia para sus negocios sería la firma de un acuerdo de paz en el país.

El 2013 fue un buen año para el turismo mundial y nacional. ¿Cómo terminó Aviatur?

Aprobamos año, nuestra facturación superó el billón de pesos.

¿A qué deben esos buenos resultados y en qué campos crecieron más?

Crecimos en temas de ventas de pasajes, excursiones, carga y, en general, en varias áreas de la empresa.

¿De qué porcentaje fue el crecimiento?

En general, fue del orden del 4 por ciento.

Esta cifra se acerca a la de la economía general del país, ¿quedaron satisfechos?

Era lo que esperábamos, sostener lo que teníamos en ventas. En el 2012 fue entre el 4 y 5 por ciento.

¿Y qué esperan para el 2014?

Yo soy muy malo para la futurología, pero, por elecciones, hay un retroceso, o sea que apuntamos a un 3 por ciento y así hicimos nuestros presupuestos.

Aviatur ha diversificado mucho su negocio, ¿en el 2014 en qué áreas se va a concentrar?

Nos dedicaremos mucho al tema del hotel en Barú, a conseguir los permisos relacionados con este, y estamos muy ansiosos de que se firme la paz para tener una actividad mucho más fuerte en los mercados del turismo hacia Colombia.

¿Todavía el tema de seguridad sigue afectando mucho?

Es más la percepción de la seguridad, así como las advertencias de los gobiernos hacia sus nacionales, no recomendando viajes a Colombia.

¿Cuántos países tienen esas advertencias?

Los principales emisores de turismo en el mundo: Europa, Estados Unidos, Rusia, Canadá, varios países de Asia y Australia.

¿Qué llamado se les haría a los empresarios para que también se sintonicen con la paz?

La paz es un esfuerzo de todos.

En una conferencia, hace poco, usted decía que era importante preparar con tiempo la sucesión de una empresa...

La mía ya está preparada. Tengo muy buenos presidentes y vicepresidentes en las empresas, mi hijo Samy trabaja con nosotros y ya atiende la mayoría de las cosas. A mí ya me tienen solo para ir a cocteles.

Se está poniendo de moda que las empresas se presenten en las bolsas de valores más grandes del mundo, ¿lo harían ustedes?

No lo hemos pensado.

Con los TLC, también el turismo está más competido, ¿cómo se ponen a tono con esto?

Es una gran oportunidad en el tema de carga y para lo que hacemos en comercio exterior. En pasajes tal vez hay más intercambios de gente que quiere hacer prospección, tanto misiones comerciales de Colombia al exterior como al contrario. Además, el interés de Colombia de pertenecer a la Ocde, de vincularse a normas internacionales, hace que todas las empresas se estén preparando también para esos temas.

¿Cómo se están preparando ustedes?

En lo que toca: en la parte tecnológica y contable.

¿El repunte del dólar los está afectando?

Ojalá suba mucho más y me vuelvo un buen partido. El 60 por ciento de nuestra actividad en carga se da en dólares, igual que el 70 por ciento del movimiento de nuestra agencia de viajes.

Para nosotros, que somos exportadores de servicios, es muy bueno que el dólar suba.

¿Cuál ha sido la clave para su éxito en estos 47 años dentro de Aviatur?

El haber tenido una niñera alemana en Francia en mis primeros años, por la disciplina, exigencia y, a veces, impaciencia (que le enseñó).

Usted ha planteado algo que suena a herejía: que el ‘outsourcing’ hay que limitarlo al máximo.

Por principio, si usted le va a pagar 2.000 dólares a un bufete de abogados por una consulta mensual, con eso le paga mejor a un buen abogado principiante para que se especialice en los temas de su empresa. Así, además, incentiva el empleo.

Pero, ¿cuáles cosas son y cuáles no son susceptibles de contratación por ‘outsourcing’?

El tema no es qué sector, sino qué tanto necesita usted de manera permanente un servicio. Si todos los días necesita un intérprete de japonés-coreano, mejor contratarlo. Si usted tiene 2.000 o 3.000 empleados, de repente se justifique tener un departamento de sicología completo.

¿Qué porcentaje de las tareas en su empresa están por ‘outsourcing’?

Temas muy especializados que a veces lo requieren. Por ejemplo, un traductor al japonés obviamente es un outsourcing; en cambio para inglés y alemán tengo gente de tiempo completo. Y a veces ofrecemos outsourcing para otras empresas, como servicios médicos, de carga y de seguros.

Por definición, nosotros somos una empresa de servicios, pero hay muchas compañías que definen tener su propio departamento de viajes y se apoyan muchas veces en nuestra tecnología; esa es una simbiosis entre lo uno y lo otro.

Néstor Alonso López

Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido