‘El mercado inmobiliario en Miami casi deja de existir’

Carlos Rosso, presidente de la constructora de apartamentos The Related Group, habló de cómo la oferta de nuevos servicios y la reestructuración bancaria ayudaron al resurgimiento de esta ciudad ubicada en el estado de la Florida, después de la crisis que se presentó en el 2008.

Carlos Rossso, Presidente de The Related Group.

Claudia Rubio / Portafolio

Carlos Rossso, Presidente de The Related Group.

Empresas
POR:
agosto 31 de 2014 - 09:10 p.m.
2014-08-31

Tras la crisis inmobiliaria del 2008, la inversión pública y la gran oferta cultural han servido para que los inversionistas de todo el mundo empiecen a ver a Miami con otros ojos.

Así lo explica Carlos Rosso, presidente de la constructora The Related Group, que impulsa varios proyectos de apartamentos en esta ciudad de Estados Unidos.

El directivo habló del resurgimiento del sector constructor en la Capital del Sol y destacó el buen momento que atraviesa Colombia, principalmente Bogotá, donde, incluso, los precios de la vivienda son más altos que en algunos lugares de EE. UU.

¿Cómo ha sido la expansión de la compañía hacia Latinoamérica?

México fue el primer país, con tres proyectos. Después empezamos a trabajar en Argentina, Uruguay y Brasil; incluso, en Cartagena (Colombia) estuvimos a punto de hacer un proyecto en donde estaba la sede del colegio George Washington, pero la crisis económica de EE. UU. hizo que reenfocáramos nuestro trabajo en Miami.

Actualmente, tenemos proyectos activos en Brasil –Parque Global y V House– con una compañía de casi 150 empleados.

¿La vivienda es el único foco de la empresa o también hay proyectos en otros usos?

Tenemos tres divisiones dentro de la compañía: la de condominios de lujo o para la venta, la de proyectos para alquilar y otra de vivienda popular.

Somos un poco diferentes a los desarrolladores habituales debido a que hacemos de todo, con una visión más global del mercado de Miami que, junto con Los Ángeles y Nueva York, son en las que la mayoría de la gente quiere invertir cuando se trata de finca raíz.

Y Miami sigue siendo la más barata, ya que con menos dinero uno puede comprarse un apartamento e invertir y hacer un buen negocio.
A propósito, ¿cómo era el mercado antes de la crisis en Estados Unidos?

La economía antes del 2008 era totalmente apalancada por los bancos. Estaban interesados en emitir préstamos y deudas, y así se generó lo que llamamos la crisis del subprime, cuando se les prestó a personas que no tenían suficientes ingresos.

¿Por qué le dieron crédito a gente que evidentemente representaba un riesgo?

Porque lo único que les interesaba a los bancos era generar papel de deuda que después vendían en los mercados terciarios. Así, lo que pasó fue que hubo una sobreconstrucción dirigida a un mercado especulativo, donde la gente ponía nada más el 20 por ciento de depósito.

Eso llevó a que el mercado de las inversiones en Miami se cayera completamente porque los bancos decidieron no otorgar más créditos.

Si estas entidades hubieran seguido prestando a una tasa de cero, el sector inmobiliario en la ciudad hubiera dejado de existir.

¿Cómo superaron esa crisis del 2008?

Pensamos que como empresa íbamos a dejar de existir porque teníamos casi dos millones de dólares de deudas.

Después de negociaciones limpiamos la balanza del pasivo de Related, vendimos todos los apartamentos que nos habían quedado y empezamos a comprar terrenos y edificios porque veíamos precios muy baratos.

Pero, ¿en qué momento volvieron a ver las posibilidades de recuperación?

En el 2010 llegó un punto de inflexión donde volvimos a empezar de la forma más lógica y sana de comprar apartamentos de inversión: con la plata de la gente.

El comprador tenía que pagar todo y nosotros se lo financiábamos a dos años. Los precios eran tan bajos que los potenciales clientes empezaron a comprar y los precios subieron a tal punto que ese año tenía sentido volver a construir.

A partir de la crisis, ¿qué cambios ha tenido la empresa?

Estamos haciendo menos volumen en la parte de condominios y nos diversificamos pensando en que si se volviera a presentar una crisis, el negocio estaría mejor dividido.

Incluso, hemos copiado la forma como se maneja el negocio en Bogotá o en Buenos Aires, es decir, si verdaderamente las personas quieren un condominio en Miami, tienen que financiar la construcción.

Y lo cierto es que la gente ha vuelto a invertir porque han aparecido piezas de una urbe importante, como museos y otros sitios para la cultura que dan cuenta del crecimiento.

COLOMBIA, BIEN PARA LA INVERSIÓN

Aunque The Related Group planteó hace unos años incursionar en Colombia, la idea quedó aplazada. Sin embargo, Carlos Rosso anunció que están mirando de nuevo posibilidades en el país. “Allí, el mercado inmobiliario está muy bien, los precios son llamativos (incluso, más caros que en Miami) y se están haciendo obras muy interesantes, obviamente para un mercado muy bogotano, es decir, aún muy chico”, explica el directivo. Incluso, al comparar al país con otros como Brasil, Argentina y Uruguay, Rosso considera que está muy bien. “Sin duda, mucho mejor que Brasil, donde la economía está sufriendo, en parte, por la incertidumbre de qué va a pasar con las elecciones; por su parte, Argentina es un desastre y México está recuperándose, pero aún no hay una demanda inmobiliaria fuerte”.

María F. Sanabria
Economía y Negocios