‘México era una pieza que faltaba en la operación’: Corona

Santiago Cárdenas, gerente general de la compañía, explica el alcance de la última compra del 2014.

Corona

Archivo particular

Corona

Empresas
POR:
enero 04 de 2015 - 10:59 p.m.
2015-01-04

La compañía Corona espera a finales del primer trimestre del año asumir el control de las plantas que acaba de adquirir en México, una vez la autoridad de competencia de ese país dé el visto bueno a la operación.

Así lo señala Santiago Cárdenas, gerente general de Corona-Colcerámica, al comentar las expectativas para el año que comienza y hacer un balance de los negocios, que al final del 2014, fue marcado por la adquisición de dos plantas al Grupo Lamosa del país azteca.

Destaca que esa operación le permite a la compañía colombiana tener producción para un mercado fundamental al que no había llegado.

Hoy, Corona comercializa allá productos con el nombre Masfield que tiene en Estados Unidos. Pero ahora contará con la marca Lamosa, la cual tendrá que dejar para elegir una nueva marca.

El objetivo es claro: incrementar las ventas a México que hasta el momento se han centrado en exportaciones y fortalecer desde ahí los negocios a Estados Unidos. La compañía cree que la manufactura en la zona de Monterrey tiene las cualidades para hacerlo, según explicó el ejecutivo.

La transacción que logró Corona es con Sanitarios Lamosa, fundada en 1963, parte del Grupo Lamosa. Está en el Estado de Nuevo León y cuenta con dos centros productivos, uno en Monterrey y otro en el Municipio de Benito Juárez. La capacidad de producción es de 3 millones de piezas al año.

Sanitarios Lamosa se considera uno de los líderes en el mercado mexicano, cuenta con una sólida red de distribución en este país y exporta el 50 por ciento de su producción a Estados Unidos y Canadá.

Desde su óptica, “México es una pieza clave en nuestra estrategia.

México era una pieza que faltaba y por eso estamos muy contentos de haber podido hacer esta transacción”.

Señaló la potencialidad de México como economía y como país, a tono con los estudios sobre las perspectivas internacionales al 2050, lo que permite diagnosticar que la demanda estará al alza en los próximos 20 a 30 años.

El mismo optimismo rodea el desempeño futuro de Estados Unidos, pese a que en el 2014 se registró un crecimiento menor al estimado inicialmente.

“Por ahora no tenemos otros planes de adquisición. Nos concentraremos en incorporar esta operación en todo lo que tiene Corona en las Américas. Hay que implementar las mejoras, sacar sinergias y con base en eso, crecer”, aseguró a Portafolio.

Según Cárdenas, las plantas ‘son buenas y están bien ubicadas’ y la compañía está dispuesta a hacer la inversión necesaria en tecnología con el fin de que sean más productivas, aunque hasta el momento no hay una definición sobre esas inversiones.

“Corona cree en la inversión de la manufactura, en el beneficio de la tecnología. Estamos dispuestos a invertir en tecnología para que las plantas sean cada vez más productivas. Para el monto de la inversión no hay una cifra exacta, pero es importante y es de varios millones de dólares”, comentó.

BALANCE Y PERSPECTIVAS

El mercado colombiano fue para Corona-Colcerámica el 2014 fue favorable, pero para el año que comienza hay una dosis de incertidumbre.

“El 2015 lo vemos positivo, pero reconocemos que hay unas incertidumbres que no se han resuelto. En Colombia las proyecciones del PIB son positivas, pero todavía no va a ser claro cuál va a ser el efecto de la caída del petróleo sobre la economía. Estamos siendo un poco cautos de lo que puede pasar en Colombia. Sin pensar que puede haber un desastre, hay que reconocer que hay incertidumbre”.

El año pasado, dijo Cárdenas, la empresa aumentó las ventas, mejoró la rentabilidad de la compañía y la presencia en el mercado.

En Centroamérica, por su parte, después de ajustes en la operación, la compañía espera crecer competir hacia adelante y ser más rentable. Para el año que comienza, las perspectivas son positivas.

“Creemos que en Centroamérica el año va a ser mejor. Por el contrario, a esa región la caída de los precios le ayuda porque los países son grandes importadores y eso va a ser un alivio”, opinó Santiago Cárdenas.

Respecto a la marcha de los negocios en Brasil, Corona reconoce que sus negocios se desenvuelven en medio de una economía ‘enredada’,

“Nosotros seguimos aumentando participación de mercado, todavía somos muy pequeños y tenemos mucho qué pensar para crecer”. En ese país, el año pasado fue de arranque con la planta y algún grado de producto exportado desde Colombia.

“Arrancar cualquier planta es duro, pero estamos confiados de que pronto llegará a su nivel esperado”, puntualizó.

MAPA ACTUAL DE LA PRODUCCIÓN

Actualmente, Colcerámica- Corona tiene en Colombia dos plantas de porcelana sanitarios.
Igualmente, cuenta con otra dedicada a pisos, paredes y grifería.
Además de la operación que acaba de hacer en México, la firma colombiana, opera tres plantas en Costa Rica, Guatemala y Nicaragua para cubrir Centroamérica.

Por su parte, en Estados Unidos opera dos puntos de producción en Ohio y Texas, con una importante presencia en el mercado de profesionales de la construcción.

Adicionalmente, la empresa tiene en marcha el Joint Venture con Eternit en Brasil que le permite atender ese mercado. A estas operaciones internacionales se suman las exportaciones que hace a Ecuador, a Perú, Chile, Bolivia y El Caribe.