‘La minería debe tener un componente social’

El presidente de la firma peruana Minera IRL, Diego Benavides, dio a conocer sus iniciativas.

Archivo Portafolio.co

Diego Benavides, presidente de la compañía peruana Minera IRL

Archivo Portafolio.co

POR:
mayo 17 de 2011 - 12:10 a.m.
2011-05-17

 

A propósito de la alianza entre las bolsas de Perú, Chile y Colombia, el presidente de la compañía peruana Minera IRL, Diego Benavides, habló con Portafolio sobre la importancia que la responsabilidad social debe tener en las firmas dedicadas a un sector tan sensible para cualquier país.

¿Por qué el sector minero es tan sensible?

Todo nace de un problema histórico que viene propiciado por la riqueza de nuestros recursos.

Desde la efervescencia de encontrar oro que permite que España salga de la recesión, y se da la obligatoriedad de trabajar en las minas. Es una situación dura y genera el desarrollo de minas de gran volumen. Todas estas minas, por lo general, se dan en zonas donde viven comuneros, o sea, personas que no han recibido lo necesario para sus necesidades básicas, pero que increíblemente viven sobre una gran riqueza. Muchas promesas se han hecho y casi todas se incumplieron durante cientos de años.

El mineral se sustrajo y la mejora para estos pueblos nunca llegó. De hecho, este fue el caldo de cultivo para el nacimiento del terrorismo en Perú. Y en mi país las nuevas generaciones no se preocuparon, ni tampoco generaron economías de crecimiento que beneficiaran a esta gente.

¿Cómo perciben la responsabilidad social?

Hoy sucede que no hay confianza en los planes de exploración, debido a que un error de varios años quedó generalizado entre la comunidad. Cada pueblo andino tiene su propia huella o identidad. Por eso, la llave es generar confianza, reivindicar y honrar los compromisos.

Esa fórmula es como percibimos la responsabilidad social, que de entrada es una palabra superficial, porque debería hablarse mejor de solidaridad nacional. Eso lo que significa es respeto por la propiedad y por las comunidades. Esa es la base de toda nuestra compañía. No hay proyecto minero, sino una asociación que tenga el derecho superficial sobre los derechos de los recursos minerales.

¿Qué iniciativas puntuales adelantan en ese sentido?

No estamos hablando de un objetivo, sino de muchos. Priorizamos la vida, que es la relación madre, hijo, nutrición, salud y como consecuencia la educación. Son los niveles humanos porque estamos hablando de extrema pobreza. 

¿Cómo está la confianza en el sector minero en Perú?

En un proyecto de oro había un conflicto con la comunidad. Nos entregaron ese proyecto y nosotros logramos hacer un pacto con los mineros antiguos desde lo social.

El medio  ambiente debe ser la  prioridad para todas las mineras. 

 

Ese pacto significa buenas prácticas, entrenamiento para uso razonable de explosivos y no contaminación del medio ambiente.

No dejamos la seguridad sólo en manos de la Policía, sino que tenemos un programa con civiles de los mismos grupos de mineros que contribuyen con ese factor y evitan el contrabando de mercurio y explosivos, y las invasiones en los terrenos.

En ese mismo sentido, la modernización del sector y las buenas prácticas garantizar un menor impacto sobre el medio ambiente.

Ese propósito debe ser un requisito para Colombia.

¿Cómo ve a Colombia?

Aquí hay problemas que tienen despedazadas a las comunidades. Es un escenario diferente al de Perú en el sentido de que allá la minería ha sido una estructura del país. Por eso, en el caso colombiano el Estado debe comenzar con talleres de acercamientos, generar infraestructura y establecer relaciones de confianza. Una vez esté el ingrediente, llegan los empresarios.

 

 Juan Manuel Ramírez

 Redacción Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido