Ministro de transporte no habló de renuncia con Santos

Miguel Peñaloza asegura que no ha hablado con funcionarios públicos para privilegiar la empresa de su esposa.

Miguel Peñaloza / Ministro de Transporte

Archivo Portafolio.co

Miguel Peñaloza / Ministro de Transporte

POR:
agosto 04 de 2012 - 02:03 a.m.
2012-08-04

Tras pedir la actuación de la Procuraduría General de la Nación, organismo que ayer abrió una investigación formal por el caso de los contratos que la empresa PYG tiene con el Estado, el ministro de Transporte, Miguel Peñaloza, aseguró que será este organismo de control el que le marque el camino que debe seguir.

“Estoy esperando un pronunciamiento de los organismos de control, y la Procuraduría será la que me trace la ruta.

Necesito salir de este proceso sin una mácula”, aseguró el funcionario.

La afirmación se da luego del artículo del periodista Daniel Coronell en la revista Semana, en el que salieron a la luz pública los contratos de dicha firma con entidades oficiales y de que surgiera una polémica por el conflicto de intereses en el que podría incurrir Peñaloza.

De acuerdo con el Ministro, en esta situación no hay nada ilegal, ya que permanentemente ha estado vigilante de su condición, toda vez que consultó inicialmente con la oficina jurídica de la Casa de Nariño y, posteriormente, esta dependencia lo hizo con el Departamento Administrativo de la Función Pública.

Agrega que cuando se expidió el estatuto anticorrupción, volvió a consultar con la Función Pública.

“Ahora, en el caso del Ministerio de Transporte, vigilé y observé que la empresa de mi esposa y mis hijos tenía un contrato con la entidad, por lo que se renunció a este contrato, de manera oficial”, señaló.

Peñaloza se comprometió a declarar su patrimonio en el momento en el que salga de la entidad, como lo hizo cuando se posesionó como titular de esta cartera.

Según el funcionario, la conversación con el presidente Santos fue informal y en ella no se habló de renuncia, sino que le expresó que estaba intranquilo y preocupado por lo que esta situación pueda afectar al Gobierno.

Luego de escucharlo, el Primer Mandatario le pidió que diera las explicaciones del caso. Peñaloza dijo que la única inhabilidad de la firma PYM sería para contratar con el Mintransporte o con entidades adscritas a esta cartera.

NO ESTOY PROPICIANDO EL PRIVILEGIO

¿Son ciertas las versiones de su renuncia?

Ahí hay una equivocación. No es renuncia y obviamente lo que tenía que hacer era hablar con el Presidente y le dije que estaba intranquilo por la situación y, sobre todo, por lo que pueda afectar al Gobierno.

¿Cómo manejar el problema ético?

Lo voy a explicar con un ejemplo: Cecilia María Vélez, mi amiga, fue ocho años jefe de mi mujer y se enteró de que mi mujer había trabajado allá porque me oyó en Caracol explicando.

Nunca hice una gestión, jamás le pedí una cita. Lo mismo sucede con César González (superintendente de Servicios Públicos), quien oyó que mi señora tenía eso y es mi amigo desde hace 15 años. Nunca le he dicho: César, mi señora trabaja con usted.

¿Cómo controlará su injerencia en la gestión de la empresa PYM?

Si yo me abstengo de hacer cualquier tipo de diálogo con los funcionarios públicos, estoy garantizando que no estoy propiciando el privilegio.

¿Por qué la empresa no renuncia a los contratos?

Mi conversación con el presidente fue informal, donde yo le expliqué la situación y él me pidió que explicara.

Yo particularmente siento dos universos. El ético, que para mí es la gente; y el universo legal, que son los órganos de control.

El problema radica en que hay posiciones tomadas y ya no pareciera haber absolutamente nada que hacer desde el punto de vista de explicación.

Siga bajando para encontrar más contenido