Misión Cafetera recibe duros reparos de la Federación

La inconformidad fue evidente desde cuando se ordenó realizar el estudio que se convertiría en la ‘Constituyente’ del sector. El gremio califica el informe como ‘falto de seriedad y de contexto’.

Luis Genaro Muñoz, gerente del gremio.

Archivo Portafolio

Luis Genaro Muñoz, gerente del gremio.

Empresas
POR:
octubre 20 de 2014 - 01:11 p.m.
2014-10-20

Un informe fuera de contexto, de enfoque limitado, con recomendaciones cuestionables y con imprecisiones, fueron los cuatro cuestionamientos que hizo la Federación Nacional de Cafeteros al borrador preliminar de la llamada Misión para la Competitividad de la Caficultura colombiana.

Esta, creada mediante el documento Conpes 3763 del 2013, tenía como fin convertirse en una ‘constituyente cafetera’ tal como la calificó el presidente Santos en el anuncio de su formación.

Del reporte entregado por la Federación, no se escapa ninguno de los aspectos tratados por la Misión, que va en contravía a las realidades expuestas (con razón suficiente)por parte del gremio; es decir, todos los argumentos fueron rebatidos.

Acerca de la primera apreciación (informe fuera de contexto), la Federación lo califica como falto de seriedad y de contexto.

“Denotan un tratamiento parcializado e incompleto de los temas abordados; que cae en la ligereza de hacer afirmaciones carentes de sustento, y que realiza recomendaciones en favorecimiento de los eslabones más fuertes de la cadena de comercialización del café, sin haber tenido en cuenta los efectos que las reformas propuestas puedan tener sobre el ingreso y bienestar de las más de 560.000 familias cafeteras del país”, se lee en el reporte del gremio.

También, dice que ofrece las soluciones a problemas que no existen, por lo que las estrategias planteadas no son viables.

Sobre el segundo punto, la Federación dice que el borrador tiene un enfoque limitado, pues no abarca todos los temas de candente actualidad y que, precisamente, motivaron las protestas de los productores durante el 2013.

Entre estos están la reducción de los costos de producción, los precios de los fertilizantes, el acceso al crédito y la inversión productiva.

“No da importancia a los resultados de los programas de reconversión productiva e ignora el carácter familiar de la caficultura”, dice el gremio.

En tercer lugar, se habla de recomendaciones ‘cuestionables’, pues ignora los avances en temas de garantía de compra

La Federación destacó que, por ejemplo, en 2013 se compraron ‘puchitos’ de menos de 25 kilos de café e incluso, cuando fue necesario, por estos pequeños montos se pagaron los subsidios asignados por el Gobierno (PIC).

Especial atención le mereció a la Federación las ideas del borrador la Misión de obviar la política de calidades del grano, “desechando totalmente la reputación lograda.

“Desconoce así las denominaciones de origen logradas, precisamente, por la calidad del café colombiano, mientras que ignora y tergiversa el servicio de extensión, acompañamiento técnico, que hace la Federación.

También, dice, hace juicios de valor a la sostenibilidad financiera del Fondo Nacional del Café (FNC).

El último cuestionamiento al borrador de la Misión para la Competitividad de la Caficultura está relacionado con las imprecisiones en que incurrió.

Por ejemplo, la Misión plantea manejar el café como una materia prima (similar al maíz), donde no hay diferenciales de calidad, por lo que echa al traste los cafés especiales, mientras que el gremio aboga por las diferentes calidades.

Por último, la Federación dice que sobre temas candentes como el cambio climático no dice nada, “desconociendo las estrategias de mitigación que ha hecho el gremio cafetero”.

Otro de los reclamos está en la transferencia del precio internacional de compra a los cultivadores.

El borrador de la Misión dice que es del 73 por ciento, mientras que la Federacafé asevera que es del 90 por ciento.

El trabajo de la Misión tuvo un costo de 2.000 millones de pesos, mientras que uno de los miembros del Comité Nacional de Cafeteros la asesoró.

Portafolio se comunicó con el director de la Misión, Juan José Echavarría, pero el economista no atendió.

NO TODOS ESTÁN EN DESACUERDO

Al ser consultado por el borrador de la Misión, un exportador de café –quien pidió la reserva se su nombre–, indicó que el estudio partió del supuesto de que no éramos competitivos en el ámbito internacional, porque la caficultura colombiana llegó a tener producciones, promedio, de menos de nueve sacos por hectárea.

“Eso parte del hecho de que hay unas 900.000 hectáreas sembradas; los problemas que se presentaron con la entrega del PIC, sugiere que hay un área importante que ya no está sembrada en café. “Si son 600,000 hectáreas, el problema no es de productividad. Ahora, con la recuperación de la producción a 12 millones de sacos y 600.000 hectáreas sembradas, daría una productividad de 20 sacos por hectárea”, dijo el exportador a Portafolio.

“ Por otro lado, uno de los estudios que hicieron hablan que 380.000 productores reclamaron el PIC. Dudo que más de 20.000 no lo hubieran pedido porque, en el momento más grave, el PIC representó el 40 por ciento del precio interno.

“Entonces no hablamos de 500.000 cafeteros sino 400.000, que sigue siendo alto, pero 20 por ciento inferior a los cálculos”, dijo.

Juan C. Domínguez
Economía y Negocios