‘No es el momento de ahorrar, sino de invertir’

“Vemos a Colombia como una de las oportunidades más grandes que tenemos en la región, y con-servamos el compromiso en muchos temas, como el plan Nescafé, porque es un país clave cuando se habla de calidad del grano”, afirmó Laurent Freixe, vicepresidente Ejecutivo de Nestlé.

Laurent Freixe, vicepresidente Ejecutivo de Nestlé.

Archivo particular

Laurent Freixe, vicepresidente Ejecutivo de Nestlé.

Empresas
POR:
octubre 02 de 2015 - 04:59 a.m.
2015-10-02

Laurent Freixe, vicepresidente Ejecutivo de Nestlé, director de la Zona Américas (EE. UU., Canadá, América Latina y el Caribe), es optimista sobre el comportamiento del consumo en América Latina, a pesar de la desaceleración de la economía regional. Freixe habló con Portafolio sobre diferentes temas.

¿Cómo están viendo las economías de América Latina, y qué les dice la evolución de este año?

Es cierto que, por una parte, somos un termómetro, y a la vez nuestra industria y negocio están un poco influenciados con el ciclo económico. Es una industria poco cíclica, en el sentido de que se puede aplazar la compra de un coche, un televisor, pero no se puede dejar de comer y beber. Nos vemos afectados en la medida en que el consumidor tiene el bolsillo más apretado.

Tiene mucha repercusión en las economías de América Latina, no en todas, pero sí en las mayores, porque hay un elemento de dependencia a la exportación de energías, materias primas, y cobre, en el caso de Chile. Notamos que en Brasil hay un consumidor poco animado, en un sentido más pesimista; el optimismo se mantiene en un nivel mayor que el de Europa. Eso tiene efectos, quiere decir que somos el entorno de menor crecimiento, y evidentemente hay que ser más competitivos.

Ustedes conocen los ciclos de la región, ¿cómo responden en estas circunstancias?

Siento que tenemos muchas experiencias en la región. Sabemos que los momentos más difíciles son también épocas de oportunidades; nosotros queremos seguir invirtiendo en la región, y vemos el largo plazo, que sigue siendo muy positivo. Estamos invirtiendo por el largo plazo, apostamos por la innovación de la renovación. En momentos de crisis, el consumidor se pone más exigente, y hay que hacer todo el esfuerzo para ilusionarlo. No es el momento de ahorrar, sino de invertir, por eso mantenemos el rumbo y nuestros planes.

Creemos en la potencia de nuestras marcas y en el papel clave de la innovación para agregar valor, y también tenemos esta apuesta de bastantes años, que el crecimiento hay que buscarlo en dos ejes.

¿Cómo va el consumo?

El consumo se ha polarizado, y eso es una tendencia mundial. Se polariza por productos más premium y más asequibles. Las marcas que están bajo más presión son las que están en el medio, y también por productos más asequibles, a formatos más accesibles para los consumidores. Estamos apostando por los dos, y también empujamos mucho nuestra estrategia por la salud, nutrición y bienestar, porque son elementos de motivación para el consumidor.

Entonces, no hay un cambio profundo en la estrategia, seguimos mirando el potencial a largo plazo, quizá nos ponemos un poco más exigentes a la hora de gestionar nuestra estructura de costos para sacar la máxima eficiencia.

Intentamos mantener un círculo virtuoso estratégico de crecimiento. Cuando el negocio crece, permite aprovechar más y mejor la estructura de costos.

¿Qué los motiva a fomentar el empleo juvenil?

La motivación es muy sencilla. Por un lado, esta es una empresa que siempre ha puesto el tema humano en el centro. No es una variable de ajuste, creemos que las personas forman parte del proyecto de empresa, es el activo más clave, más diferencial, que nos permite cada vez hacer la diferencia.

Por otro lado, tenemos una visión de largo plazo de la relación con nuestros empleados, y las formas de contratar han sido siempre emplear a jóvenes, porque entendemos que el impacto de la crisis ha golpeado el empleo y que los más afectados son los jóvenes.

Si nos enfocamos en la sostenibilidad, hay que pensar en el tema medioambiental, en el desarrollo rural, en el agua, y en el empleo, porque es un tema central.

¿En qué hay que enfocarse hacia el futuro?

Pensar y enfocarse en el futuro es algo clave a medio y largo plazo, y ayuda a los jóvenes a prepararse mejor para entrar en el mundo laboral. Lo vemos como un tema esencial, en el cual Nestlé puede marcar la diferencia, por ello, y los puntos que destaqué al inicio. Siempre hemos tenido una apuesta por contratar a jóvenes que tengan una carrera a medio y largo plazo con nuestra compañía.

¿Cómo va Colombia y su evolución?

Yo veo a Colombia como un gran país, es la tercera economía más grande de América Latina, una nación con gente bien preparada y capaz. Tenemos varios colombianos en posición de liderazgo en la empresa. Vemos a Colombia como una de las oportunidades más grandes que tenemos en la región, y tenemos muchos compromisos en diversos temas, como el plan Nescafé, porque es un país clave cuando se habla de calidad de café. Un elemento esencial de la relación que tenemos con Colombia, más allá de lo industrial, es que lo vemos como una pieza muy importante en nuestra apuesta para aportar al consumidor mundial los mejores cafés del mundo, y evidentemente Colombia es central en este aspecto.

¿Qué opinan del debate a las bebidas azucaradas?

Nosotros queremos mejorar cada vez el perfil nutricional, vemos las necesidades de la gente, tomamos en cuenta las recomendaciones de la OMC y de las agencias de salud. Sabemos que el gusto en América Latina es alto por productos azucarados, pero si la mejora y la caída se hace poco a poco, el consumidor se habitúa. Estamos en una apuesta por bajar paso a paso, los niveles de azúcar.

¿Sienten que la discusión del problema nutricional se ha centrado mucho en torno al azúcar?

Creemos que hay que hacer todo. Pero si la discusión se enfoca solo en esto sería una sobresimplificación, y no será la solución a este problema de sobrepeso y obesidad: 1,5 billones de personas en sobrepeso y 1 billón sufriendo de malnutrición. Creemos que hay que dar una respuesta global a un problema que es multidimensional. Tenemos nuestras posiciones y jugamos un papel en la vida de cada uno. Hay que pensar en los niños, apostamos mucho por la educación, que entiendan lo que es una bebida y comida saludables. Variedad de frutas, vegetales y moderación, son principios que deben aprender. Queremos también que, a través de los niños, se eduque a los padres, que a veces saben poco de los principios de buena nutrición. Buscamos, además, fomentar actividad física. Miramos la problemática en su entorno global, trabajamos también en nuestras falencias, mejorando cada vez los productos.

Ricardo Ávila Pinto

Director de Portafolio