La mujer arriesga menos cuando decide emprender

Ellas se concentran en sectores tradicionales en su género, mientras que ellos sueñan con negocios multimillonarios e internacionales.

La mujer arriesga menos cuando decide emprender

Archivo Portafolio.co

La mujer arriesga menos cuando decide emprender

POR:
marzo 17 de 2014 - 01:43 a.m.
2014-03-17

Las emprendedoras latinoamericanas muestran mayor miedo al fracaso, tienen menos confianza en sí mismas y rara vez venden fuera de su país. Así lo demuestra un estudio realizado por el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), miembro del Grupo BID en nueve países de América Latina y el Caribe.

El informe analiza los perfiles, retos y necesidades de las emprendedoras de alto crecimiento. Estas representan ya el 41,6 por ciento de la población económicamente activa.

A diferencia del emprendedor, las mujeres se concentran más en sectores tradicionales, como alimentación y bebidas, y servicios, mientras que los hombres que deciden emprender tienden a apostar por áreas de innovación como internet, software y otros rubros vinculados a la computación.

Por otra parte, el estudio resalta que las mujeres se asocian con personas cercanas para crear sus negocios y no reciben asesoría especializada para hacer crecer sus empresas, mientras que el hombre busca a colegas u otros emprendedores y siente menos aversión a solicitar y tomar préstamos.

Susana García Robles, especialista del grupo de financiamiento en etapas tempranas del Fomin, asegura que “en Colombia hay mucha participación de la mujer en sociedad, pero no como emprendedora. Es ahora cuando el asunto del emprendimiento está empezando a arraigarse”.

Se trata de mujeres de entre 30 y 39 años que tienen pareja y dos hijos en promedio, provienen de familias con historial emprendedor, pertenecen actualmente a un nivel socioeconómico alto o medio-alto, cuentan con un título universitario y son dueñas mayoritarias de sus empresas. Así, la mayoría inicia sus negocios impulsadas por la oportunidad (71 por ciento) y no por necesidad (29 por ciento).

“La mujer, cuando emprende, piensa que va a ser bueno conciliar su vida laboral y familiar, pero cuando la empresa crece, la preocupa esa estabilidad. En cambio, en el hombre surge el efecto contrario”, afirma García Robles.

Otra de las grandes diferencias entre géneros es que en Latinoamérica y el Caribe la confianza de las mujeres en sí mismas para emprender (56 por ciento) es menor que la de los hombres (68 por ciento). “Ser emprendedor es un estilo de vida. Hay que dar a conocer más esto en Colombia y crear fondos de inversión que apoyen el arranque de un negocio”, agrega la especialista.

RETOS QUE ENFRENTAN

“La mujer tiene aún que superar el prurito de que no lo va a hacer bien, y acceder a las fuentes de financiación correctas, el desafío más complicado que tiene un emprendedor dinámico”, asegura García Robles.

Por lo general, las emprendedoras comienzan con menos capital que los hombres, parecen tener aversión a solicitar préstamos y cuentan con mayores dificultades para desarrollar redes de contactos. Además, están más condicionadas por la vida familiar y tienen más miedo al fracaso, lo que determina que sean más susceptibles a operar sus proyectos sin empleados.

Entre los consejos para aquellas que deseen convertirse en mujeres exitosas, el estudio concluye con los siguientes: tener más confianza para apostar por su idea, buscar capacitación y apoyo, y seguir adelante con la apuesta para impulsar la empresa.

DIFERENCIAS ENTRE HOMBRES Y MUJERES

Mientras el hombre emprendedor de alto crecimiento es en un 35 por ciento accionista mayoritario del negocio, la mujer emprendedora lo es en un 73 por ciento.

Adicionalmente, el alcance internacional de las empresas creadas por el hombre es del 71 por ciento, y el del género femenino es de solo un 40 por ciento.

Para el 66 por ciento de las emprendedoras, la actual es su primera empresa, mientras la primera es para el 40 por ciento de los emprendedores.

Asimismo, a la mujer le gusta arriesgar menos, por lo que el 26 por ciento de ellas considerarían cerrar su empresa ante la adversidad, mientras que el 24 por ciento de ellos lo haría.

Inmaculada Iglesias

Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido