Las multilatinas desembarcan en Europa, pero solo un poco

Las multilatinas desembarcan en Europa, pero solo un poco

Archivo Portafolio.co

Las multilatinas desembarcan en Europa, pero solo un poco

POR:
octubre 16 de 2013 - 12:21 a.m.
2013-10-16

Comprar barato y vender caro: las grandes fortunas se han hecho con esta fórmula. Así lo mencioné en un artículo publicado en este medio hace unos meses, en el que comentaba las excelentes oportunidades que ofrecía el contexto económico para que las grandes empresas latinoamericanas, y también los particulares, invirtieran y compraran en Europa y particularmente en España.

“Activos a mitad de precio, desde empresas hasta inmuebles, pasando por las acciones en la Bolsa de Madrid, junto con monedas latinoamericanas potentes y un acceso al crédito en la región que no existe en la Europa de hoy hacían –comentábamos– que se viviera una ‘situación perfecta’ para que los inversores y, sobre todo, las empresas multilatinas, desembarcaran haciéndose un hueco en ese mercado que, a pesar de la crisis, reúne a 500 millones de consumidores con una renta per cápita promedio de 20.000 euros”.

Pocos meses después, vemos que los primeros movimientos corporativos en este sentido se están concretando, y miles de millones de dólares en inversión están fluyendo de América a España y Europa, al contrario de lo que ocurrió en la década anterior.

Según el Icex, el Instituto de Comercio Exterior, en el 2013 España registró un récord de inversión extranjera proveniente de América. Más de 1.700 millones de euros pusieron los compradores del continente en el país ibérico. Año, que, parece, superará todos las marcas, según las recientes operaciones conocidas.

Una de las últimas ha sido la inversión de 275 millones de euros (310 millones de dólares) del mexicano David Martínez Guzmán a través de un fondo neoyorkino en el Banco Sabadell, el cuarto de España. El millonario colombiano Jaime Gillinski también lo hizo, donde controlará más del 5 por ciento del banco español.

Los precios de este sector, y de otros, en España están ‘de remate’. Los fondos buitre norteamericanos están comprando importantes carteras de inmuebles a los bancos españoles, e incluso filiales, como EVO Bank, que ha sido adquirido por el fondo norteamericano Apollo. Carlos Slim también adquirió activos de su socia La Caixa.

Hay más ejemplos. El grupo mexicano ADO ha pagado, según la prensa española, 800 millones para comprar el grupo de autobuses Avanza, uno de los más amplios de España, mientras que el banco brasileño BTG explora con socios españoles la adquisición de una autopista y otras concesiones.

A nivel directivo, algunas de las mejores propiedades de Madrid y las costas están quedando en manos de grandes propietarios del ‘otro lado del charco’, como se dice en España. Un edificio de la plaza de la lealtad, entre el Ritz y la Bolsa, ha sido adquirido por chilenos por unos 20 millones de euros, y en la elegante calle de Recoletos otro ha terminado en manos venezolanas, por 17 millones de euros. Y esto son solo algunos ejemplos.

El desembarco del capital criollo en la península es un hecho y está siendo recibido con alfombra roja, y puede ser una puerta de entrada para que las compañías nacionales y regionales se hagan con parte del mercado español y europeo. Un salto definitivo a la mutinacionalidad. Aquel que lleva la delantera en todo esto es Carlos Slim, quien ya es accionista vital de las antiguas telefónicas nacionales de Austria y Holanda.

Pero, para comprar barato, y si acaso vender caro en un futuro, obteniendo lucros, quizás sea necesario que las empresas, multilatinas y pymes, o los inversores particulares, den el paso en los próximos trimestres. España y Europa siguen en una situación muy débil, y continúan ofreciendo activos a mitad de precio.

Pero algunos signos comienzan a dejar ver que la situación puede haber tocado fondo y que, quizás, ya no haya que esperar más. Los precios de los apartamentos en Madrid subieron por primera vez en cinco años en el último trimestre, solo un 0,9 por ciento, pero es un cambio de tendencia. La bolsa de Madrid logró su máximo anual el mes pasado, ofreciendo una rentabilidad del 15 por ciento para quienes invirtieron en junio de este año, y la prima de riesgo está en su mínimo de dos años. De hecho, si un brasileño invirtió en la bolsa española en junio, sus ganancias en reales, combinando la subida del euro frente al real y el alza propia del mercado brasileño, habrá sido del 30 por ciento en tres meses. Esto aplica, en menor medida, para un colombiano.

Por otro lado, las monedas latinoamericanas locales han cambiado su rumbo para perder valor frente al euro, dificultando la salida al exterior y la eventual conversión en multinacionales de las empresas latinoamericanas. Y parece que el crédito internacional no fluirá tanto a América Latina por la nueva política de la FED, y que las tasas de interés locales pueden subir en un futuro. Si las multilatinas y las fortunas regionales quieren globalizarse, este ha sido, y sin duda aún es, el momento de salir al exterior en busca de mercados y activos ‘chollos’ como el español, el portugués u otros. Esperar, quizá no ofrezca más beneficios.

Igor Galo

IE business school, Madrid, España

Siga bajando para encontrar más contenido