En el mundo no hay garantías para las emprendedoras

En el 75 por ciento de los países, tienen falencias en el acceso a crédito y tecnologías, saturación de nichos y limitantes culturales.

Una variable del emprendimiento femenino es la aceptación que les dé la sociedad en puestos de liderazgo.

Archivo Portafolio.co

Una variable del emprendimiento femenino es la aceptación que les dé la sociedad en puestos de liderazgo.

Empresas
POR:
junio 27 de 2014 - 11:36 p.m.
2014-06-27

Los Gobiernos deberían hacer un mayor esfuerzo para facilitar que las mujeres emprendan proyectos empresariales.

Así lo recomienda un reciente estudio de la firma de tecnología Dell, que analizó información del Banco Mundial, el Foro Económico Mundial y la ONU, en relación a 30 países.

El informe final del estudio de género Gedi, en el que está representado el 66 por ciento de la población femenina y el 75 por ciento del PIB del planeta, destaca que en tres cuartas partes de los países no hay las condiciones para que ellas prosperen con proyectos propios.

Helga Knoderer, directora de comunicación corporativa de Dell para México y América Latina, destaca que el asunto es de especial relevancia, sobre todo en países en desarrollo, pues está demostrado que las mujeres reinvierten el 90 por ciento de las ganancias en la propia empresa, en su familia y en la comunidad.

Y explica que hay varias circunstancias que juegan: el que aún no hay la suficiente aceptación hacia ellas en puestos de liderazgo que sirvan como modelos al resto, diferencias en el acceso a financiamiento; la saturación, porque con frecuencia ellas se concentran en campos específicos, con lo cual la mayor competencia genera ingresos menores, y el acceso a plataformas digitales, ya que, aunque ellas acceden a las redes en su vida cotidiana, no lo hacen tanto en el mundo empresarial.

“Las mujeres aprendemos con el ejemplo, y si vemos mujeres en industrias de alimentos, es común que otras sigan su ejemplo.

En cambio, en tecnología no hay muchas, ni en ingeniería o ciencias”, explica Knodere. También es común verlas en comunicaciones y labores de cuidado como la enfermería.

Destaca además una variable cultural, ya que en algunas partes existe un ‘castigo’ social para las mujeres que salen de casa y la consecuencia es que haya menos ejecutivas.

En 14 de los 30 países estudiados, más del 50 por ciento de las mujeres no tienen ningún tipo de bancarización.

Sin embargo, el Gedi destaca que están acudiendo al crowfunding.