¿Por qué en Nariño es donde más crece la demanda de cemento?

Hay quienes consideran que buena parte de este insumo de la construcción se estaría yendo para Ecuador. Sin embargo, los cementeros colombianos dicen que esto no es posible.

El año pasado entró mucho cemento de Ecuador, que al estar dolarizado  y con beneficios, se ofrecía más barato. Hoy, con el dóla

Archivo particular

El año pasado entró mucho cemento de Ecuador, que al estar dolarizado y con beneficios, se ofrecía más barato. Hoy, con el dóla

Empresas
POR:
octubre 04 de 2015 - 07:39 p.m.
2015-10-04

Al departamento de Nariño está llegando mucho cemento y la pregunta recurrente es: “¿En dónde se está utilizando?”. Incluso, los más suspicaces cuestionan: “¿Se estará yendo para Ecuador?”.

Y es que según el Dane, los despachos a esta región se incrementaron 62,7 por ciento durante los doce meses a agosto pasado, frente al periodo precedente. Incluso, al mirar el año corrido a agosto, el aumento también fue significativo: 51,7 por ciento respecto al mismo lapso del 2014.

La cifra es relevante si se compara con ciudades que históricamente han demandado más cemento.

Por ejemplo, en los primeros ocho meses los envíos a Bogotá aumentaron 7,1 por ciento, cifra modesta si se tiene en cuenta que para efectos del informe el Dane incluye los envíos a los municipios de Funza, Mosquera, Soacha y Chía. Incluso, está por encima de Antioquia (10,4 por ciento) y Valle del Cauca (6,5 por ciento).

Hay diferentes lecturas al fenómeno, entre ellas la de Jaime Hill, presidente de la cementera Holcim Colombia: “Las viviendas de los programas del Gobierno mueven mucho y aunque nosotros no tenemos presencia en la región, sabemos de esa dinámica”.

De hecho, según el Ministerio de Vivienda, en el departamento se están construyendo 4.130 unidades de la primera fase del programa de las 100 mil gratis. Y es solo una parte, pues hay más obras.

Alejandra Lozano Díaz del Castillo, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), regional Nariño, considera que la situación es resultado de lo afirma Hill, pero también de “las obras civiles en marcha (alcantarillado y vías, entre otras)”.

MÁS BARATO EN ECUADOR

Sobre la hipótesis de que ecuatorianos estarían adquiriendo el material, aparentemente a un precio más bajo, la directiva agregó: “La gente compra donde es más barato, pero el caso ahora no aplica para el cemento”.

Sin embargo, reconoció que “muchos llegan a Ipiales, especialmente los fines de semana, pero con el fin de adquirir electrodomésticos y otros artículos de consumo debido a la devaluación del peso, pero es fenómeno que ha disminuido en los últimos meses”.

Para César Llano, presidente de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), el contrabando del insumo al país vecino solo se evidenciaría si allá el precio estuviera más alto.

Al respecto, el área de ventas de la Cooperativa de la Cámara de la Construcción de Guayaquil confirmó que el bulto de cemento cuesta actualmente 7,30 dólares contra el promedio de 9,5 dólares de Colombia.

“Con este entorno, no hay riesgo de que se vaya a Ecuador”, anotó Llano.

Entonces, ¿cuál será el destino del producto? Tras encontrar picos tan altos para Nariño, un representante del Dane coincidió con la directiva de Camacol: “La demanda de cemento se incrementó por las obras civiles en marcha, entre ellas las avenidas Idema y Colombia, y varios proyectos de espacio público”.

Incluso, para confirmar lo que falta por construir, destacó que las cifras recolectadas para la capital de Nariño, Pasto, a través del Censo de Edificaciones, registraron para el segundo trimestre del 2015 un crecimiento de 46 por ciento en el área en proceso de construcción, comparado con el mismo periodo del 2014.

“Además, el canal que ha impulsado el crecimiento es el de comercialización –almacenes especializados del sector de la construcción, mayoristas y ferreterías– que en cierta medida puede desvirtuar la idea del contrabando”, enfatizó.

BANREPÚBLICA DESTACÓ LA DINÁMICA REGIONAL

En el reciente Boletín Económico Regional, el Banco de la República resaltó el buen momento de la zona suroccidente durante el segundo trimestre del año (Valle del Cauca, Nariño, Cauca y Putumayo). Incluso, excluyendo las obras civiles la construcción de edificaciones presentó una recuperación frente a los resultados observados un año atrás. “Según los metros cuadrados en construcción reportados por el Dane para la región –que incluye las áreas urbanas de Cali, Pasto y Popayán–, las obras en proceso en el segundo trimestre tuvieron un alza de 8,7 por ciento, luego de cuatro trimestres consecutivos de caída. Y la recuperación regional en los metros en obra fue impulsada por el incremento en Popayán (55,6 por ciento) y Pasto (16,2 por ciento), mientras que Cali registró una variación de -0,9, frente al -8,8 del mismo trimestre del 2014”.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios