‘Gobierno tiene decisiones pendientes para operación en gas’

Para Orlando Cabrales Segovia, presidente de Naturgas, la actividad del sector ya tiene dinámica propia, frente a la del petróleo.

Orlando Cabrales Segovia, presidente, Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas).

Orlando Cabrales Segovia, presidente, Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas).

Orlando Cabrales Segovia, presidente, Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas).

Empresas
POR:
Alfonso López Suárez
abril 04 de 2017 - 10:33 p.m.
2017-04-04

A pesar de la variación en los precios del petróleo, la operación del sector se mantiene, afirma Orlando Cabrales Segovia, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas), gremio que inicia en el día de hoy en Cartagena la versión número veinte de su congreso anual.

Para el vocero de la industria gasífera del país, la producción de este energético ya tiene dinámica propia frente al crudo, sin embargo precisa que hay decisiones pendientes por parte del Gobierno que no han permitido un desarrollo más acelerado del sector.
Con respecto al tema de las consultas previas, insiste que la confusión jurídica la generó la Corte Constitucional, y que para un inversionista es fundamental que un país sea previsible; pero que Colombia se está convirtiendo en uno, en el que no se sabe qué va a pasar.

¿Cómo queda la actividad del sector con la caída en el precio del barril?

A pesar de la caída drástica, la operación se ha mantenido más en la producción de gas. Si bien, la cotización afecta toda a la actividad, hay una dinámica que cada vez es más propia del sector en los últimos meses offshore y onshore.

¿Cuáles son las zonas del país que tienen en el corto y mediano plazo producción de gas?

Las zonas con mayor prospectividad se ubicaron en el Valle Inferior del Magdalena y en la cuenca Sinú - San Jacinto. Estos pozos, y otros, que tienen plena actividad fueron planeados en el 2016.

¿Cómo está la coyuntura del mercado internacional de gas?

Lo que se analiza es que cada vez tiene más autonomía y mayor liquidez. Posee dinámica propia frente a la producción de crudo. Y en la medida que la participación del gas aumente en la canasta energética, será relevante su papel como el del petróleo.

¿Cuál es el panorama de la actividad para el 2017?

Las compañías que se han comprometido a realizar la inversión, la mantienen. Se percibe un aumento significativo de la inversión en exploración. Son cerca de US$700 millones solo para exploración con vocación de gas.

La operación seguirá con un crecimiento sostenido, incluso para el 2018.


Sí. Las señales para la exploración y para el transporte se están dando. Pero falta. En materia de transporte existe una metodología que aún no ha madurado, y es la relacionada con la remuneración. Ese tema debe quedar listo este año. Ahí se espera que las señales de inversión sean claras.

¿En la actividad costa fuera y costa dentro?

En onshore, la inversión sigue. Lo que se hizo en la reforma tributaria, como el certificado tributario, se puede hacer. En el offshore hay que hacerle seguimiento, ya que es el punto de inicio. Los recientes descubrimientos son el primer paso. Como sector, seguiremos monitoreando el desarrollo de esas inversiones, y qué es lo que se necesita para que la operación en exploración se ejecute sin obstáculos.

Hay actividades pendientes...

Hay una serie de decisiones por parte del Gobierno Nacional que están pendientes y que deben permitir el desarrollo de la actividad, como el nuevo contrato de offshore en exploración y producción que está a punto de salir, así como las zonas francas que se aprobaron después de mucho tiempo. Empezamos el año bien.

¿Las consultas populares pueden afectar la operación en el sector de gas?

La decisión sobre el desarrollo de los proyectos no puede tomarse de esta manera. Se está abusando de los mecanismos de participación popular. Las decisiones deben ser técnicas, justificadas, fundamentadas, no políticas.

Pero hay que tener en cuenta a las comunidades...

Esto no quiere decir que las compañías, el sector y el Gobierno no trabajen activamente con los municipios para socializar los proyectos; se les debe consultar y tomar en cuenta sus intereses, y que el beneficio de los proyectos implique calidad de vida para las comunidades.

El debate de las comunidades es sobre el uso del agua...

Hay una desinformación acerca de que los sectores de petróleo y gas consumen grandes cantidades de agua y están secando las fuentes. Según las estadísticas del Dane, al rededor del 1% del agua que se utiliza en Colombia es por parte de la operación de hidrocarburos. Hay sectores de la economía que consumen mucho más agua.

¿Es equivocada la percepción?

Es equivocada y técnicamente errónea. Es preocupante y no da señales buenas a la inversión. Los inversionistas no son especulativos y ponen los capitales a 20 años. Y si se les cambia, las reglas del juego radicalmente, se van.

¿Ante esta situación que es lo que más demandan los inversionistas?

Para un inversionista que un país sea previsible es fundamental. Pero nos estamos convirtiendo en uno en el que no se sabe qué va a pasar. Con varios gremios firmamos una declaración en el que expresamos la falta de articulación entre el Gobierno Nacional y los entes territoriales sobre el uso del suelo y del subsuelo.

¿En dónde radica la confusión o la falta de reglas claras?

En el tema de las consultas previas la confusión se ha generado por parte de la Corte Constitucional. Debe haber un diálogo de alto nivel dentro del Estado, liderado por el Ejecutivo que incluya al Legislativo y a las altas cortes para darle un norte normativo a la operación minero energética.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio