Negocio bancario viene expandiéndose a buen ritmo

La lista de 23 entidades que desarrollan este negocio en el país se ampliará con más nombres, en especial extranjeros.

Archivo Portafolio.co

Cajeros

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 11 de 2011 - 02:11 p.m.
2011-12-11

Por estos días, la banca colombiana está siendo escenario de una gran cantidad de movimientos que no se veía en mucho tiempo.  

La llegada de nuevos jugadores, el cambio de manos y la búsqueda de oportunidades afuera por parte de los locales, son algunos de los cambios que ya se están produciendo y que continuarán en los próximos meses.

Esta situación era de esperarse en la medida en que el negocio bancario viene expandiéndose a buen ritmo, visto tanto en el crecimiento de la cartera de créditos como en los resultados financieros de las entidades. Además, atrae que todavía hay mucho por hacer en materia de bancarización.

Si bien el 62 por ciento de los colombianos tienen al menos un producto financiero, la realidad es que aún falta que se haga mayor uso de los servicios que ofrece el sector.

LOS MOVIMIENTOS

La gran diferencia esta vez es que los protagonistas son bancos latinos y no los tradicionales ‘pesos pesados’ estadounidenses y europeos. Al contrario, estos últimos están buscando capital para evitar una nueva crisis financiera. 

Justamente, el negocio más reciente fue del Grupo Santander de España, que le vendió sus operaciones en Colombia a la chilena CorpBanca, por más de 1.200 millones de dólares.

Con esto, no sólo CorpBanca ingresa al mercado colombiano, sino que además significa el regreso del Grupo Santo Domingo a la banca, ya que este último recientemente adquirió una participación en la entidad chilena.

Pero seguramente esta no sería la única vía por la cual Santo Domingo tendría acceso nuevamente al sector financiero. Como se recuerda, desde hace algunos meses el grupo tiene el 18,5 por ciento del banco BTG Pactual de Brasil. Y como si se tratara de un rompecabezas, la brasileña está en proceso de fusión con la chilena Celfin, que ya tiene operaciones en Colombia por medio de una casa de bolsa.

Siguiendo con los brasileños, está pendiente la llegada del Itaú, la entidad más grande de la región, por medio de una corporación financiera en la cual invertirá 350.000 millones de pesos. 

Otro que ha manifestado interés por llegar a Colombia es el Banco do Brasil, aunque aún no hay nada oficial. Y más hacia el norte está el Grupo Salinas, propiedad del empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego, que acaba de desembarcar en Colombia al ganar una licitación de fibra óptica, pero que tiene planes de traer otras de sus líneas de negocio, entre ellas el Banco Azteca.

En los últimos meses, dos extranjeras fueron noticia por sus negocios en Colombia. Por un lado, el canadiense Scotiabank tomó el control de Colpatria y el Banco de Crédito del Perú se convirtió en el socio mayoritario de la comisionista Correval.

No se descarta que por esa vía la entidad inca podría continuar su expansión en el sector financiero colombiano.

LOS LOCALES ESTÁN PLANEANDO JUGADAS 

Más que crecer en el país, varias entidades colombianas están en busca de oportunidades en el exterior. 

Y así como los bancos extranjeros tienen a Colombia en el radar, los nacionales están en la búsqueda de opciones en el exterior que les permitan continuar su expansión. En años anteriores, Bancolombia y el Grupo Aval se fueron de compras por Centroamérica, con lo cual se hicieron al Banagrícola y al BAC Credomatic, respectivamente.

No obstante, quieren seguir con la tarea, aunque todavía no han oficializado nada. En el caso de Bancolombia, han adelantado algunas gestiones para ampliar sus negocios en el Perú, de todas formas conocedores del tema han señalado que al banco más grande del país le interesan entidades en el exterior que tengan buena cuota de mercado y en las que puedan tener control mayoritario.

Otra que ha manifestado que está evaluando alternativas en otros países de la región es Davivienda, que ya tiene la ‘billetera llena’ luego de dos emisiones accionarias. Esto, sin contar con que varias entidades locales han solicitado conversión a banco, entre ellas Finandina, Falabella, Finamérica y Macrofinanciera, propiedad de la panameña Multibank.

Siga bajando para encontrar más contenido