Niif, reto para las empresas; oportunidad de Consensus

Gerente de la firma de ‘software’ alerta sobre el artículo 22 de la tributaria, que adelanta para el 2018 la entrada en vigencia de las Niif.

Nuevo software para impresoras ofrece mayor productividad
Empresas
POR:
Portafolio
febrero 15 de 2017 - 07:40 p.m.
2017-02-15

En el país existen alrededor de 42.000 compañías que facturan más de 2.000 millones de pesos y de estas entre 3.000 y 4.000 corresponden a las más grandes. Las demás (entre 38.000 y 40.000) son las catalogadas como mipymes (pequeñas y medianas).
De ahí para abajo se habla de que existen unas 250.000 más pequeñas que se clasifican entre micropymes y soho (familiares).

La firma colombiana Consensus se dedica a ofrecerles software y tecnología para facilitar la administración empresarial, pero sobre todo se enfoca en las pymes. Su gerente general, Benjamín Archila, habla de los retos de estas debido a que la reforma tributaria prácticamente adelantó la entrada en vigencia de las Normas Internacionales de Información Financiera (Niif).

¿Qué significa esto para las empresas?

En Colombia, personas naturales y las pequeñas, medianas y grandes compañías tenemos un impacto grande. Parte de lo que encontramos y por lo cual tenemos bastante trabajo es que dentro de los 376 artículos de la reforma tributaria (Ley 1819 de 2016), y de los 76 que tienen directamente que ver con impuestos, hay uno que la gente no ha entendido ni ha leído con el suficiente cuidado y es el 22.

¿Qué dice?

Hace tres años estamos hablando de las Niif y lo que se proponía era que hasta el 2019 las empresas teníamos que llevar dos modelos de contabilidad. Pero la reforma dejó explícito que ya la información base para pagar impuestos a partir del 2017, es decir la renta que vamos a pagar en el 2018, se va a basar en el libro Niif. Esto tiene una implicación muy grande porque muchas empresas llevaban hasta cuatro contabilidades, incluida la contabilidad fiscal y la Colgaap, y ya hay que llevar una sola.

¿Y eso en qué las afecta?

Muchas seguían llevando su contabilidad tributaria y hacían en excel o externamente la información de las Niif. Pero ahora sí tienen que plasmarlo en un sistema de información y revisar muy bien. Y donde definan mal sus políticas de información contable y financiera van a pagar más o menos impuestos, y podrían tener problemas cuando la Dian les pregunte luego por qué. Eso puede tener un impacto muy grande en los modelos de negocios. Las empresas tienen que revisar que la política esté bien escrita y sustentada, porque las Niif son como una interpretación y va a dejar muchas áreas que deja descubiertas.

¿Por ejemplo cuáles?

Seguramente en las próximas semanas la Dian sacará los artículos reglamentarios, porque aun hay zonas grises, por no decir negras, donde no es claro cómo se tienen que pagar algunos impuestos o si hay exenciones.

¿Las pymes qué tanto han incorporado las Niif?

Desde el punto de vista legal, todas las deberíamos haber incorporado, porque fue una ley. Algunos que somos controlados por la Superintendencia de Sociedades, como 27.000, estamos ya reportando bajo Niif, pero la pregunta es cuántas lo están haciendo sistemáticamente. Lo que encontramos es que es apenas el 20 o 30%; el resto lo sigue haciendo externamente en una hoja de excel.

Además, en abril, cuando la Dian dé la luz verde final a que todas las empresas empecemos a hacer factura electrónica, va a ser otro agravante que obliga a tener todo sistematizado.

Para las empresas eso es malo y bueno para ustedes.

Exactamente, para nosotros hay una oportunidad de negocio.

¿Cuánto crecerán en 2017?


Esperamos crecer en personal cerca de 12% y en ingresos cerca de 20%.

¿Hoy cuántos empleados tienen y cuánto facturan?

Somos 91 empleados en Colombia y en el 2016 facturamos cerca de $12.000 millones. Aparte, en Estados Unidos tenemos 22 personas.

¿Hay expansión en la mira?

En EE. UU. comenzamos la operación hace 10 años y estamos concentrando nuestro crecimiento allá. Ya teníamos oficinas en Miami y Austin (Texas) y el año pasado abrimos en Boston. Este año, hacia la primera semana de abril, estaríamos inaugurando otra sede en Atlanta. Lo que hacemos es prestar servicios de soporte y todo el trabajo que sea de desarrollo y técnico que requiera el trabajo allá desde Colombia.

¿Por qué ir a Atlanta?


EE. UU. es un país muy grande, con cerca de 32 millones de pymes, y cualquier ciudad que revises tiene un potencial enorme. Atlanta es una de las urbes manufactureras, un polo donde hay cerca de 15.000 pymes y, obviamente hay un mercado potencial para lo que nosotros hacemos.

¿Cómo lograron entrar al mercado anglosajón?

Nosotros somos distribuidores de la compañía más grande de software en el mundo, SAP; entonces, después de diez años de conocer el mercado norteamericano, empezamos a contratar personas de allí que trabajen también nuestro negocio.