La Nueva EPS volvería a
generar utilidades en el 2017

Espera culminar el 2016 con más de 4 millones de afiliados y $ 4,4 billones
de ingresos, pero su balance sería rojo por Niif y normas de habilitación.

Al finalizar el año, el nuevo plan complementario de la Nueva EPS se ofrecerá en 14 ciudades del país.

Al finalizar el año, el nuevo plan complementario de la Nueva EPS se ofrecerá en 14 ciudades del país.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 11 de 2016 - 12:32 a.m.
2016-03-11

En medio de los descalabros de Caprecom y Saludcoop, la Nueva EPS, la segunda entidad promotora de salud en el país en cuanto a número de afiliados, busca tener más ingresos captando usuarios y ampliando su portafolio de servicios. Sin embargo, su presidente, José Fernando Cardona, adelanta que por el momento los accionistas no están interesados en entrar en la puja que se abrirá por Cafesalud.

La Nueva EPS, que recibió los pacientes del Seguro Social en el 2008, tuvo ganancias entre el 2011 y el 2013, pero volvió a los saldos rojos en el 2014, debido a los ajustes y provisiones hechos para estar acorde con las Normas Internacionales de Información Financiera (Niif) y las normas de habilitación financiera. Cardona asegura que volverán a tener utilidades en el 2017 y advierte que su sostenibilidad depende de cómo se definan las responsabilidades al reglamentar la Ley Estatutaria de Salud.

¿Cuál es la situación de la empresa hoy?

La Nueva EPS cumplirá 8 años de operación en agosto. Iniciamos con 2,2 millones de afiliados y hoy son 2 millones 780 mil del régimen contributivo. Si sumamos 861.000 del subsidiado y 180.000 de movilidad (que perdieron el empleo y tienen derecho a aseguramiento subsidiado) pasamos a tener 3,8 millones de afiliados. Somos la segunda EPS en afiliados y la primera por ingresos.

¿Por qué la primera por ingresos?

El 53% de nuestros afiliados tiene más de 45 años y unos 800.000, más de 60 años. Adicionalmente, contamos con una concentración de riesgo en personas con condiciones críticas importante (por enfermedades crónicas) y por esto el sistema reconoce un mayor valor que al resto de las EPS por Unidad de Pago por Capitación (UPC).

¿Qué ingresos tuvieron en el 2015?

Alrededor de 3,6 billones de pesos. La proyección del 2016 son 4,4 billones.

¿Y cuánto les queda?

Tanto por las Niif como por la norma de habilitación financiera para EPS hubo que hacer ajustes contables y provisiones. Sin eso hubieran sido unos 36.000 millones de pesos de utilidades, pero finalmente fueron unos 85.400 millones en pérdidas para el 2015. Ya se hizo una capitalización por 74.400 millones de pesos y el plan es que sean en total 297.000 millones al 2018, aparte de lo que genere la organización, para terminar en el 2020 con un patrimonio cercano a 515.000 millones.

¿Están preparados para la habilitación financiera?


Sí. Tenemos una fortuna, y son los accionistas. El 50% de las acciones de la Nueva EPS, menos una, es de Positiva, que es estatal; y 50% más una acción es de las cajas de compensación.

¿Son sostenibles?

La sostenibilidad de cualquier empresa de salud en el país va a depender de la forma como se desarrolle la Ley Estatutaria: debe quedar claro por qué vamos a responder y la UPC debe ser suficiente para financiarlo, si no, nadie sería viable.

¿Cuándo darán utilidades?

En el 2015 y el 2016 se cierran los ajustes y en el 2017 ya estaremos dando excedentes. Estimamos que serían unos 32.000 millones de pesos. Cualquier inversionista diría que es muy poco, pero en el sector es importante.

¿Cuáles han sido las claves para seguir a flote?


La primera es el compromiso de los accionistas. Segundo, que estos han permitido una gestión sin interferencias. Lo tercero son los ajustes que se han hecho y que aún no se han terminado y han posibilitado que a la entidad se le reconozca la concentración del riesgo, si bien hay pendientes algunos temas como la hemofilia y las enfermedades huérfanas, pero esperamos que se corrijan.

¿Ha sido fundamental que la participación estatal sea inferior?


Sí, ha sido positivo, porque facilita la toma de decisiones. Hace que el vaivén de la política no genere incertidumbre, porque uno responde es por resultados.

Ustedes están entre los diez principales deudores del sistema de salud, ¿cuándo lo van a resolver?

Nosotros no tenemos integración vertical, mientras que las otras EPS sí, en distintos grados. No somos dueños de clínicas; nos gastamos 300.000 millones de pesos al mes en compra de servicios, y cuando dicen que se deben 480 mil millones, evidentemente que así es, pero corresponden a 45 días de operación. Además, somos los que más recobramos por mes al Fosyga: son alrededor de 60 mil millones de pesos y esta es una cartera que se recupera en 6 meses.

¿Cómo proyectan crecer?


Para diciembre debemos tener más de 4 millones de afiliados.

LA ENTIDAD ENTRA A COMPETIR POR PLANES COMPLEMENTARIOS

En septiembre pasado la Nueva EPS comenzó a ofrecer planes complemetarios de salud en Bogotá, Cali y Bucaramanga. En este momento cuenta con 400 abonados a estos y su meta es ampliar la oferta a once ciudades más para concluir el 2016 con 3.500 afiliados. Según Cardona, el plan en ese negocio es poco ambicioso porque tocó ajustarlo a las difíciles condiciones financieras del país.

El funcionario indicó que los mayores retos para este año son tres. El primero es sacar adelante su proyecto de integración de aplicaciones y datos, que posibilitará que cada vez más a los usuarios se les agilicen los trámites. El segundo, la automatización que facilite la gestión del riesgo por cada usuario, dependiendo de su historia particular, en consonancia con el nuevo modelo de atención propuesto por el Ministerio de Salud. El tercero es cerrar las brechas financieras para consolidarse y garantizar su crecimiento futuro.