La nueva meca de la industria antioqueña para exportar

Desde el oriente se exportan 100 productos. La creación de empresas aumentó en 46 %.

La zona franca tiene un moderno terminal de cargue y descargue que es una fortaleza para el oriente.

Diana Sánchez/Portafolio

La zona franca tiene un moderno terminal de cargue y descargue que es una fortaleza para el oriente.

POR:
septiembre 15 de 2013 - 11:03 p.m.
2013-09-15

No solo el valle de Aburrá seduce a inversionistas internacionales y nacionales. El oriente antioqueño se ha convertido de cinco años para acá en una región próspera y sede de grandes compañías.

Allí ya operan Procter & Gamble, la planta de desarrollos científicos de Corpaúl y una moderna sede del Hospital San Vicente Fundación, desde la que atienden servicios quirúrgicos, principalmente para extranjeros.

Como otro indicador de crecimiento, en el oriente tienen asiento 11.727 empresas y su Cámara de Comercio es hoy la segunda más importante de Antioquia, después de la de Medellín.

Precisamente, la entidad reportó el año pasado un aumento histórico de 46 por ciento en la inscripción de nuevas empresas y renovación de matrículas. Su densidad es de 17 empresas por cada 1.000 habitantes.

La conexión con la capital de la República por la autopista Medellín-Bogotá, el apoyo de autoridades y la cercanía con el aeropuerto José María Córdova, han propiciado un crecimiento que se refleja en la exportación de más de 100 productos.

Ese terminal aéreo y su zona franca, con un moderno espacio de cargue y descargue, es el motor para que 159 empresas lleguen a países como Estados Unidos, Holanda, Alemania y Costa Rica.

Según Juan Camilo Botero, director de promoción y desarrollo de la Cámara de Comercio del Oriente Antioqueño (CCOA), el José María Córdova es un factor de desarrollo por la cercanía con la región y por su alta movilización de pasajeros (2,3 millones al año).

“Nuestra exportación es costosa en puertos, y una oportunidad grande es la vía aérea para productos livianos y perecederos como frutas, hortalizas y textiles”, explica.

Esa ventaja la han sabido aprovechar.

Para el año anterior, las 159 firmas de esta región, ubicada a menos de 80 kilómetros de Medellín, vendieron 1,2 billones de pesos y generaron 10.208 empleos directos. Una de las empresas que ha repuntado en producción es Picado San Juan.

Para Laura Patiño, su gerente y fundadora, la cercanía con el aeropuerto y el apoyo institucional han sido fundamentales para producir más de 30 toneladas y para que actualmente estén ampliando su planta, con el fin de triplicar las ventas.

“Ya estamos ultimando detalles para comenzar a exportar. Tenemos contactos y nos certificamos”, comenta Patiño, en tanto asegura que la fertilidad de la tierra de la zona para cultivos es una facilidad extra para el envío de sus productos al exterior.

Para aprovechar más ese recurso, en el oriente dirigentes y empresarios le han propuesto al Gobierno herramientas, como una política de Cielos Abiertos, que estimulen la creación de empresas de base tecnológica, la consolidación de un clúster aeronáutico y el refuerzo de la Zona Franca.

Rodrigo Antonio Zuluaga, presidente ejecutivo de la CCOA, asegura que esto desarrollaría la industria de catering (suministro de comidas y bebidas a aviones), diversificaría la oferta exportadora de la región y reforzaría el sector agroalimentario.

 Víctor Álvarez

Corresponsal de Portafolio

Medellín

Siga bajando para encontrar más contenido