Nuevo esquema de contratación de Emcali está pisando callos

Gerente y Alcalde se defienden de críticas hechas por políticos, contratistas y sindicalistas.

Cuando fue intervenida, Emcali acumulaba deudas que bordeaban el billón de pesos.

Archivo Portafolio.

Cuando fue intervenida, Emcali acumulaba deudas que bordeaban el billón de pesos.

Empresas
POR:
agosto 24 de 2014 - 09:13 p.m.
2014-08-24

Después de pasar 13 años intervenida por el Estado, Empresas Municipales de Cali (Emcali) volvió a ser administrada por la ciudad desde hace poco más de un año.

Cuando fue intervenida, Emcali acumulaba deudas que bordeaban el billón de pesos por la mala administración que la llevaron a incumplir compromisos con bancos, con la nómina y hasta con el sistema eléctrico nacional, tema por el que estuvo al borde de sufrir racionamientos.

Sin embargo, el largo periodo de intervención, según el actual alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, la llevó a padecer de errores parecidos a los que ocasionaron la toma de posesión del Estado hace más de una década.
Cuando Emcali volvió a manos de la administración municipal, Guerrero designó en la gerencia a Óscar Pardo, quien se desempeñaba en ese momento como director de Planeación municipal.

Según Pardo, lo primero que hicieron cuando asumió el cargo fue contratar una empresa bogotana llamada Baliza para hacer un análisis de cómo funcionaban las 24 áreas en las que se dividía la empresa.

Baliza, que ha hecho este mismo trabajo en empresas como Ecopetrol e Isagen, llegó incluso a tener agentes encubiertos en las diferentes dependencias de Emcali y el resultado sorprendió a muchos, pues destapó algunas ollas podridas.

Según Guerrero, este hallazgo que llevó a cambiar el esquema de contratación es lo que ha provocado una serie de ataques por parte de contratistas, políticos, sindicatos y hasta periodistas.

“Con la investigación encontramos que antes se evitaban las licitaciones firmando proyectos por 600 millones de pesos, pero a punta de la figura del otrosí (adición presupuestal) los llevaban hasta los 10.000 millones de pesos”, sostiene Guerrero.

GUARDIAS FANTASMAS

Una de las irregularidades que llamó la atención de la nueva administración fue el sistema de vigilancia, el cual, según los contratos prestaba su servicio en 800 puestos, pero la realidad es que apenas llegaban a 500. Los 300 puestos de vigilancia adicionales le generaban un sobrecosto de 2.255 millones de pesos anuales a Emcali.

Pero no fue lo único, también había ineficiencias en el esquema de compra de gasolina, que tenía un solo proveedor para la empresa, las primas de seguro estaban por encima del costo normal, casos por los que la Alcaldía entabló denuncias.

El cambio en el esquema de contratación, que ha hecho posible la participación de más proponentes en los proyectos que desarrolla Emcali, no le ha gustado a algunos.

“Anteriormente, de 57 procesos abiertos había 151 oferentes y en este momento, con los mismos 57 proyectos, estamos en 591 participantes”, asegura el gerente de Emcali.

El aumento en la oferta de participantes se ha basado en el cambio de la modalidad, agrega Pardo. “Antes, la modalidad de tres cotizaciones se llevaba el 80 por ciento de los contratos y solo el 20 por ciento era oferta pública, pero ahora, cuando se cambiaron las reglas de contratación, la proporción se niveló: el 53 por ciento de la contratación es oferta pública y el 47 es en la modalidad de tres cotizaciones. Eso lo que significa es que hay mayor concurrencia y mayor participación”, sostuvo.

 

Álvaro Lesmes
alvles@eltiempo.com