Odinsa pasará de constructora a especialista en concesiones

Así lo anuncia José Alberto Vélez, presidente del Grupo
Argos hasta el 31 de marzo. Entrevista de despedida.

José Alberto Vélez preside Argos desde el 2003. Estará hasta el 31 de marzo.

José Alberto Vélez preside Argos desde el 2003. Estará hasta el 31 de marzo.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 09 de 2016 - 06:00 a.m.
2016-03-09

El 30 de marzo, en la asamblea anual de Argos, José Alberto Vélez, su presidente, se despedirá tras 12 años al frente de una transformación que los ha puesto como líderes en su negocio original, pero que además les ha dado presencia en los de energía y concesiones. A 23 días de su jubilación, el directivo muestra la hoja de ruta que seguirá el conglomerado que deja en manos de Jorge Mario Velásquez, su discípulo.

¿Qué destacaría de su gestión?


En estos 12 años se transformó una organización netamente cementera en una con tres negocios importantes: cemento, energía, y concesiones portuarias y aeroportuarias. Y al interior de cada una de ellas ha habido importantísimas transformaciones, sobre todo en las dos primeras.

¿Qué fue lo más difícil en este tiempo?


Lo más fácil y rico es el aspecto humano; a mí me gusta y me sabe es el buen relacionamiento con la gente y tratar de estructurar una cultura organizacional basada en el respeto, la calidad, el equilibrio entre familia y vida personal y trabajo. Lo más duro es lo que podría tener alguna repercusión en los temas reputacionales, como cuando la Superintendencia de Industria y Comercio apareció hablando de que somos un cartel, sin serlo; o en el 2006, cuando el Ministerio de Comercio pensó en poner control de precios a la industria cementera, o cuando nos tacharon de que bajamos los precios para comprarle a un competidor, o cuando vinieron todas las investigaciones de las losas de TransMilenio, o el problema de los Montes de María y la Ley de Restitución de Tierras.

Fueron muy difíciles porque cuando uno las cosas las hace bien y honestamente esos temas lo tocan mucho.

¿Qué temas le preocupan del país actual?

Son los cambios que se pueden dar en las industrias. Por ejemplo, en el negocio de energía, estamos pasando por una crisis, a punto de que se den racionamientos y apagones. El negocio en general de la energía no sé si a futuro sea el que hoy tenemos. Lo que a uno le tiene que preocupar como dirigente empresarial es tratar de visualizar más ese futuro.

¿Cómo se están preparando para esto?

Hemos hecho visitas a sitios del mundo y compañías que están a la vanguardia en eso. Hemos estado ya dos veces en Suecia y dos o tres veces en Silicon Valley (EE. UU.) mirando las nuevas tecnologías. En muchas ciudades del mundo ya por ejemplo hay generación de energía a partir de la basura y cuando tú con tu propia basura seas capaz de convertirla en energía, es un salto enorme.

$12,6
billones
facturó el Grupo en 2015.


¿Para Argos eso significará desinvertir en energías tradicionales?


No necesariamente, lo importante es que paralelamente se empiece a darles mucho peso a las energías alternativas. Por ejemplo, a finales del año pasado Celsia adquirió en Panamá y Costa Rica un parque eólico que genera 50 megavatios y lo vamos a ampliar a otros 50 megavatios. Se empieza a pensar en que la expansión no necesariamente se tiene que dar a través de las térmicas a gas o a líquidos, o a través de las hídricas, sino que puede ser por el lado eólico o solar. Lo otro es que estamos explorando mucho las granjas solares, que son fincas o grandes extensiones para poner paneles solares.

¿Estratégicamente, cómo ve el Grupo a futuro?


Hoy la mitad del portafolio es cementos, un 20 a 25% es energía y un poco menos es concesiones. Y diría que a futuro debemos equilibrar más las tres inversiones, pero no porque desaceleremos en cementos, sino porque hay que crecer mucho más las otras dos. En concesiones hay unas oportunidades buenísimas, porque Odinsa –de la que adquirimos la mayoría accionaria (54%)–, venía de ser estructurada por constructores y ninguno tenía una mayoría, por lo que la toma de decisiones era muy difícil. Ahora, la nueva realidad le va a dar a la compañía nuevas oportunidades de crecimiento muy grande.

¿Qué va a pasar en Odinsa?

En concesiones viales y aeroportuarias, que es el corazón de Odinsa, vamos a tratar este año de darle elementos que no tenía en términos de gobierno corporativo, para volverla mucho más una corporación. En segundo lugar, nos llegó el aeropuerto de Quito, donde tenemos el 50% en sociedad con un grupo brasilero, y estamos muy contentos con Pacífico 2, una obra de unos 60 a 70 kilómetros entre Bolombolo y La Pintada (Antioquia) y hay una serie de proyectos muy interesantes como la malla vial del Meta. Esa es una compañía muy buena si uno la enfoca como una concesionaria, no como una constructora.

¿Qué expectativas hay para el 2016?

No quisiera dar una guía porque eso es grave en compañías enlistadas en bolsa. Pero todo lo resumiría así: me siento absolutamente tranquilo y contento con el porvenir de estas compañías, porque las tres son muy vitales en negocios muy importantes y con grandes posibilidades, y mi sucesor es inmejorable. Superó con creces al maestro.

‘HAY QUE REPENSAR EL SECTOR ENERGÉTICO’

El daño en la turbina que tiene produciendo menos a la térmica Termoflores estaría reparado antes de que termine marzo, según el Presidente del Grupo Argos, José Alberto Vélez.

El directivo afirmó que este tipo de montajes no está diseñado para trabajar a toda capacidad.

Añadió que ahora el Gobierno está haciendo lo correcto para superar la crisis energética, aunque sea un poco tarde. “Hay que buscar que la gente gaste mucha menos energía”, dijo, pero insistió en que se debe revisar a fondo el funcionamiento del sector de energía en el país. “No soy un experto en esto, pero hay que revisar muy bien la CREG (Comisión Reguladora de Eenegía y Gas), y toda la estructura del sector, y me parece que por la importancia de los temas, el Ministerio de Minas y Energía debería partirse en dos, porque los dos son sectores totalmente distintos y muy importantes. No es un tema de burocracia, sino de especialización”, puntualizó.