Oferta de oficinas continúa con el pie en el acelerador

El aumento de metros cuadrados disponibles, muy marcado en Bogotá y Barranquilla, hará que los inquilinos revalúen sus necesidades. Dueños de edificios deberán ser más creativos para retenerlos.

Oferta de oficinas continúa con el pie en el acelerador

Archivo Portafolio

Oferta de oficinas continúa con el pie en el acelerador

Empresas
POR:
abril 16 de 2015 - 12:31 a.m.
2015-04-16

El año pasado se inició la construcción de 1,2 millones de metros cuadrados de oficinas en el país que, según el Dane, representaron un aumento de 83,4 por ciento frente al 2013.

Igualmente, este miércoles la empresa de servicios inmobiliarios corporativos, Colliers International, dio a conocer un informe en el que reveló un alza de 8 por ciento en la tasa de vacancia (inventario construido vacío y disponible) en Bogotá, Medellín, Barranquilla y Cali.

En la capital del país, el aumento fue de 8,7 por ciento, es decir, se triplicó respecto al 2014, especialmente por el auge en sectores como Chicó, Santa Bárbara y Salitre.

Por su parte, en Barranquilla –donde la demanda es baja y la oferta es muy alta– el alza fue de 9,8 por ciento, mientras que en las otras dos ciudades el ritmo ha sido más moderado.

Según Roberto Cáceres, director de Colliers, el escenario no debe alarmar, pero “sí debe motivar a los propietarios a asumir el cambio con creatividad para conservar a los inquilinos y, de esta forma, mantener un negocio que aún es sano y que se ha caracterizado, además, por el aumento de más edificios de clase A, o de altos estándares”.

TRAS LOS INQUILINOS 

Así, con más alternativas para elegir, los actuales inquilinos y los nuevos clientes tendrán la sartén por el mango y, por lo tanto, los propietarios deberán ser más flexibles con los precios y la renegociación de los contratos para retenerlos y atraerlos.

Para Andrés Arango, presidente de Ospinas & Cía., sumar tantos metros en proyectos construidos y en obra que estarán disponibles en los próximos tres años, sin duda obligará a los constructores a ser cautelosos.

“Pero eso no es malo”, anota. “Solo se trata de un cambio que ha resultado de la dinámica del país”, explica el directivo, quien considera que ahora “se deberán hacer estudios más detallados, evaluar bien cuáles son los corredores o sectores de las ciudades con oportunidades de crecer pero, ojo, con oferta diferenciadora”.

Arango está de acuerdo en que hay un portafolio grande de proyectos clase A y el nuevo entorno podría abrirles espacio a los edificios de clase B, con rentas más bajas. Sin embargo, insiste en que se deberán ofrecer valores agregados y, en lo posible, estar en complejos de usos mixtos.

CAMPO DE ACCIÓN 

Luis Eduardo Jiménez, gerente de la inmobiliaria Jiménez Nassar & Asociados, considera que la situación todavía no es tan marcada, pero reconoce que el próximo año sí podría presentarse lo que prevé Colliers.

“Nosotros manejamos muchos contratos de arriendo corporativos y, por ahora, son muy estables; sin embargo, el hecho de que las licencias de construcción para oficinas se hayan incrementado más de 50 por ciento es una alerta para adelantarnos a la situación”.
Jorge Iván Márquez, gerente de la Constructora NIO coincide en que tanta oferta generará más competencia.

“En nuestro caso, una de las estrategias será descentralizar la construcción de oficinas y de vivienda. De hecho, le estamos apostando a inversiones en ciudades intermedias como Neiva, Ibagué y Montería, con muchas oportunidades y una creciente demanda de oficinas”.

BOGOTÁ MARCA LAS TENDENCIAS 

El reporte de Colliers International explica que Bogotá inició el año con un inventario de 2,2 millones de metros cuadrados rentables de oficinas, 14 por ciento más respecto al mismo periodo del 2013.

- Factores como la revaluación del dólar, la difícil situación de las empresas petroleras en el mundo y en Colombia, y algunos temas de reglamentación en la construcción han motivado a los arrendatarios a entregar en el primer trimestre las oficinas que tenían en alquiler.

- La finalización de contratos de alquiler, que históricamente terminan en este periodo generando desocupaciones importantes, contribuyó al aumento de oficinas disponibles en Bogotá.

Gabriel E. Flórez G.
Economía y Negocios