‘No soy opositor del Gobierno, sino de algunas políticas'

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, dice que espera que el Gobierno no le ‘esté cobrando’ su afinidad política e insiste que desde su papel gremial debe opinar de asuntos inconvenientes como la futura Reforma Tributaria.

Guillermo Botero Nieto, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

Archivo particular

Guillermo Botero Nieto, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

Empresas
POR:
septiembre 18 de 2014 - 01:38 a.m.
2014-09-18

La historia del distanciamiento que se advirtió desde la semana pasada entre el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, y el actual Gobierno, con la no asistencia del presidente Santos al Congreso del gremio en Ibagué, tiene un nuevo capítulo por estos días.

Botero fue removido de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Bogotá, donde tenía asiento en representación del presidente Santos. Hace unas semanas ocurrió lo mismo en la junta de la Nueva EPS.

Botero dice que respeta las decisiones del Jefe de Estado y que espera sean una retaliación por su posición política que es personal y no institucional.

¿Le sorprendió que fuera removido de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Bogotá, en representación del Presidente?

No me declaro sorprendido porque primero pasó lo de la Nueva EPS. Hace como 15 días convocaron a una reunión extraordinaria y fui removido. Me reemplazó la doctora Mónica de Greiff. Está dentro de las facultades del Presidente removerlo a uno en cualquier momento.

¿Pero fue avisado?

No. Me enteré por los medios. Vi que en la Cámara de Comercio fui reemplazado por el doctor Martín Carrizoza, una persona respetable y gran abogado. Respeto el fuero del señor Presidente.

¿Qué lectura le da a esa decisión?

Quiero ser claro en que no le voy a faltar nunca el respeto a ningún Presidente. Con muchos he estado en desacuerdo, pero siempre las cosas las digo de una manera respetuosa, sin ofensas y debidamente sustentadas y razonadas. La observación que me hacen es que es difícil concebir una Cámara de Comercio sin el comercio.

¿Pero cree es contra Fenalco o contra Guillermo Botero?

Fenalco es apolítico y así se lo expresé a Óscar Iván Zuluaga cuando vino a entregar su programa. El candidato me llama y lo recibo para ser depositario de sus programas, con la intención de que, de ser elegido, si no los cumplía se podían hacer los reclamos correspondientes. Eso fue lo que sucedió.

En ese momento, me preguntaron por la tendencia política, pero no me escudé en que el voto es secreto. Yo no tengo por qué esconderlo y yo he militado en el Partido Conservador y eso es claro. Y tengo un profundo sentimiento de aprecio por Zuluaga. Yo conversé con él y le ofrecí el apoyo personal, no institucional.

¿Lo que ha visto hasta el momento de este Gobierno le da la razón?

Yo creo que sí. Estoy convencido que mi manera de pensar es correcta.

¿Cree que esa afinidad se la están cobrando?

Esa es una pregunta que es más para la Casa de Nariño. Algunas personas dicen que sí, yo quisiera pensar que no. Creo que esta es una democracia y uno no tiene por qué estar con el mandatario de turno, apoyando todas sus ideas y todos sus proyectos. Yo no puedo creer que entre primera y segunda vuelta se hayan hecho promesas como revivir el recargo nocturno, por ejemplo.

Todos sabemos que ese es un perfecto despropósito. Eso no aguanta análisis de ningún economista de este país. Siempre he criticado el gravamen a los movimientos financieros.

En Colombia hay que ser serios con el Estatuto Tributario. No es un tema de este Gobierno, pero no gusta que lo diga de cara a una reforma tributaria próxima. Esas críticas no han sido de buen recibo, pero tengo que hacerlas porque está de por medio, no los comerciantes, sino el país.

¿En esta segunda administración se plantea una nueva relación entre el Gobierno y el sector privado?

Hablo de mi caso. El Presidente designó a la doctora Lorena Gutiérrez para ser el enlace con los gremios, yo solo hablé con ella para confirmar la asistencia del Presidente a Ibagué, ella me dijo que lo iba a mirar y luego recibí una carta de la Secretaría Privada. Las preocupaciones del gremio quedaron planteadas a los ministros. Creo que el relacionamiento ahora es diferente frente al cuatrienio anterior. Y hay que reconocer que es muy complejo.

¿Se puede considerar que en algún momento usted deje Fenalco para no obstruir las relaciones del gremio con el Gobierno?

Yo diría que no por el momento, porque lo único que he recibido en esta semana es apoyo de todos los integrantes de mi junta y de un sinnúmero de afiliados no solo de Fenalco, sino de industriales que me brindan todo el apoyo como dirigente gremial. En esas condiciones Guillermo Botero debe continuar un poco más en Fenalco. Si el día de mañana yo me retirara no sería como consecuencia de esta circunstancia adversa.

¿Pese a que en algunos sectores lo señalen como opositor del Gobierno?

Es que yo no soy un opositor del Gobierno, yo soy opositor de algunas políticas del Gobierno. Apoyo las que me parecen buenas y crítico las que me parecen malas.

EN LA PAZ AL PAÍS LE FALTA INFORMACIÓN

¿Qué otros temas le preocupan?

Otro asunto que he criticado, y lo hice con respeto el año pasado por esta época en la Casa de Nariño, es que a mi me parecía que a los colombianos había que informarles sobre el proceso de paz.

Y al respecto el Presidente me dijo que eso era reservado. Lo otro que hemos preguntado es cómo será la refrendación de esos acuerdos que se negocian en La Habana.

Constanza Gómez G.
Economía y Negocios