Pacific aplazará pago de intereses sobre su deuda

La prórroga recae sobre más de 25 millones de dólares que debía cancelar el 28 de marzo. 

Pacific Rubiales

Archivo Portafolio.co

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 21 de 2016 - 11:52 a.m.
2016-03-21

Pacific Exploration & Production Corp. anunció su decisión de no realizar el pago de intereses adeudados el 28 de marzo de 2016 en relación con sus deudas que vencen en el 2023.

Estas acreencias fueron pactadas a una tasa de 5,125 por ciento. El pago que debía hacer la compañía dentro de una semana implicaba disponer de recursos por 25,6 millones de dólares.

De acuerdo con un comunicado de la empresa, el hecho de no cancelar ese valor en la fecha determinada no implica un “impago”, ya que dentro de las condiciones estaba establecido un periodo de 30 días a partir de la fecha como colchón.

“La compañía continúa trabajando con los titulares de su deuda para formular un plan integral que aborde el entorno actual de precios del petróleo y garantice la viabilidad a largo plazo de sus negocios”, dice la comunicación, en la que además da un parte de tranquilidad con relación al cumplimiento de sus obligaciones.

“La compañía prosigue y tiene intenciones de proseguir al corriente con sus proveedores, socios comerciales y contratistas. Las operaciones continuarán con normalidad en Colombia y en las otras jurisdicciones en las que la compañía opera”, añade el documento.

Esta firma de origen canadiense posee una cartera diversificada de activos con participaciones en más de 70 bloques de exploración y producción en varios países de América Latina, incluidos Colombia, Perú, Guatemala, Brasil, Guyana y Belice. Su especialidad es la exploración y producción de gas natural y petróleo crudo.

Las acciones de Pacific se cotizan en la Bolsa de Valores de Toronto y en la Bolsa de Valores de Colombia.

No obstante haber sido una de las firmas más cotizadas en Colombia, sus acciones también se han devaluado, como las de todas las firmas relacionadas con el negocio de hidrocarburos, tras la crisis mundial de los precios de los combustibles.

Todo esto la ha llevado a una difícil situación financiera. Algunas publicaciones indican que la deuda podría superar los 1.400 millones de dólares.

De hecho, ha buscado salir de activos que considera no estratégicos y renegociar deudas con sus acreedores. En enero también tuvo dos pagos en los cuales utilizó la misma cláusula que le otorgaba una gracia para los intereses.

Fitch Ratings anunció en febrero la posibilidad de rebajarle la calificación, de CCC a C, al advertir que estos aplazamientos podrían interpretarse como una medida para evitar la quiebra.