Pan tajado como ‘snack’, nueva apuesta de Ramo

La compañía aspira a que la nueva presentación permita aumentar su participación en un negocio atomizado y con bajo consumo en el país. 

Germán Martínez Rojas, director general de Ramo.

Germán Martínez Rojas, director general de Ramo.

Abel Cárdenas

Empresas
POR:
Portafolio
junio 14 de 2016 - 08:22 p.m.
2016-06-14

Ramo empieza una estrategia para ganar terreno en el competido negocio del pan. Pondrá en sus tiendas presentaciones personales para que el producto sea un ‘snack’ y se pueda consumir en varios momentos del día.

Germán Martínez Rojas, director general de la compañía colombiana, explica el plan de negocio en este segmento y dice que pese a estos meses complejos para los negocios, se registran mayores ventas.

¿Ahora en qué incursiona Ramo?

Ramo, dentro de su estrategia de innovación y de propuesta de valor a los clientes, distribuirá una presentación de pan bien interesante. Leyendo lo que la gente necesita y buscando que el pan tenga unas ocasiones de consumo diferentes a las actuales.

¿Cómo es la nueva presentación?


Es ofrecer cuatro tajadas en un empaque para las onces, para el sánduche del día. La idea es que el pan, como producto fresco, se vuelva un ‘snack’. El pan puede ser una solución para el antojo de un momento dado.

Ramo ha estado en el negocio del pan desde 1981 y no es un negocio nuevo. Hemos presentado una nueva fórmula.

¿Cómo cambió la fórmula?

Hicimos un acercamiento con el consumidor y queremos cumplirle con un producto fresco. Además, en su momento perdimos un poco de terreno en pan porque se desboronaba cuando se le ponía mantequilla. Esta nueva fórmula evita esto.

¿Dónde se venderá?

Seguimos complementando el portafolio de los tenderos como ya lo hemos hecho con las donas. Tradicionalmente los panes se venden en supermercados y minimercados. Eso facilitará el acceso al producto.

Pan tajado Ramo

La nueva presentación de pan tajado que estará en las tiendas.

Archivo particular


¿Cómo es el consumo?


El consumo per cápita en el país es cercano a 25 kilos al año. En Chile es de 98 kilos al año y en Argentina, 60 kilos. Entonces tenemos oportunidades para mejorar la presencia del pan en la mesa de los consumidores.

¿Qué representa el pan para los negocios de Ramo?


Nuestra fortaleza es el ponqué y tenemos ‘snacks’ y galletas. El negocio del pan es muy grande y bastante atomizado, tanto que el líder tiene menos del 25 por ciento.

Esperamos tener un uno por ciento, y confiamos que nos pase como con las donas, que superó las expectativas. Hoy vendemos 20 toneladas de pan al mes y la meta es llegar, en una estimación tremendamente conservadora, a unas 100 toneladas al mes. Eso es multiplicar por cinco nuestra participación en el primer año. La idea que ha tenido Ramo, como con las donas, no es competir directamente con la industria, sino darle alternativa de que se oxigene y todo el sector gane.

¿Cuánto invierte en este producto?


Estamos metidos en el negocio del pan hace años. Por lo tanto una inversión industrial en el nuevo producto no es requerida. Las inversiones asociadas son de investigación y desarrollo. Nos tomamos un buen tiempo trabajando la nueva fórmula, entendiendo al cliente. Estas son inversiones que no solo estamos haciendo en pan.

¿Cómo les ha ido en esta primera parte del año?


El semestre -que está por terminar- ha sido un poco complejo porque comenzó con unas turbulencias que en los presupuestos de ninguna compañía estaban. La tasa de cambio nos impactó porque tenemos una afectación al comprar commodities en dólares.
También nos afecta el incremento importante en el precio del azúcar. Creció casi un 40 a 50 por ciento de un año a otro.

Seguimos con la meta fijada inicialmente. Creo que vamos a cerrar un semestre con un comportamiento de ventas, inclusive, por encima de lo presupuestado. Respecto al primer semestre del año, vamos a crecer 20 a 22 por ciento. En el 2015 tuvimos ventas de 357.000 millones de pesos, 15 por ciento frente al 2014.

¿Cómo aumentan las ventas si cae el consumo?


En parte, el incremento de las ventas se debe a que tuvimos que aumentar precios por el mayor costo en las materias primas. Lo que nos llama la atención es que los volúmenes no se resintieron. Lo que está sucediendo es que los volúmenes están creciendo de manera positiva, casi 3 a 4 por ciento.

Les hemos cumplido a los clientes nuestra promesa y ellos han respondido con la lealtad a los productos. Con los lanzamientos las expectativas han sido superadas. La dinámica comercial también ha funcionado. Retomamos la operación en Pasto, por ejemplo.

¿Y el segundo semestre cómo pinta?


Es arriesgado señalarlo. Apostamos a que las condiciones de la tasa de cambio se sostengan por el orden de los 3.000 a 3.100 pesos por mucho. Ojalá no estemos equivocados. Vemos alguna estabilidad en los precios de las materias primas.

congom@portafolio.co