Paros en el agro han costado más de $ 1 billón

Hace 15 días, el Ministerio de Agricultura puso en marcha un paquete de medidas para los paperos, este año, por $6.500 millones.

Bloqueo de la carretera cerca de Duitama, realizado por los paperos que continuaban su protesta.

Rodolfo González / EL TIEMPO

Bloqueo de la carretera cerca de Duitama, realizado por los paperos que continuaban su protesta.

POR:
mayo 09 de 2013 - 04:18 a.m.
2013-05-09

Emulando a los cafeteros, cacaoteros y maiceros, que organizaron paros en las regiones, buscando ayudas de parte del Gobierno, los productores de papa del país no se quedaron atrás.

Iniciaron una protesta y, pese a las ayudas anunciadas en los últimos días, los paperos la mantienen.

Casi que preparándose para lo inevitable, el Ministerio de Agricultura, hace dos semanas, puso en marcha un paquete de cinco medidas de alivio para los productores de papa, aquejados por los altos costos de producción, las deudas con las entidades financieras y las pérdidas que les dejaron las condiciones climáticas extremas.

Vale la pena recordar que a comienzos de abril los paperos ya se habían hecho sentir en el municipio de Ventaquemada (Boyacá), cuando amenazaron con una jornada de protesta, similar a las realizadas por varios sectores del agro.

Algunos analistas consultados en su momento coincidieron en afirmar que con las medidas se morigerarían las protestas, algo que no sucedió, pues desde ayer se han enfrentado con escuadrones antimotines.

Al cierre de esta edición, las protestas de los cultivadores eran pacíficas en varios puntos de Cundinamarca y Boyacá, aunque seguían bloqueos de vías, mientras los promotores del paro dialogaban a puerta cerrada con el Ministro de Agricultura.

Año de paros

En las cuentas del Gobierno, y al cierre del primer trimestre de año, por los paros ya había comprometido los siguientes recursos: 1,01 billones de pesos para los cafeteros, mientras que los cacaoteros recibirán ayudas durante este año por 10.000 millones de pesos.

Para los arroceros no se desembolsará un peso; más bien, fue la intermediación del Gobierno entre los productores y los molinos, con compromisos de pagos mínimos por tonelada vendida, según las zonas de producción.

Hasta el momento, un común denominador en el petitorio de cada una de las protestas ha sido un precio de sustentación para los productos, ante lo cual la negativa del Gobierno ha sido total. Arroceros y cafeteros lo pidieron y, ahora, los paperos también lo buscan.

Al cierre de esta edición se mantenían caldeadas las negociaciones en la sede del Ministerio de Agricultura, que comenzaron a las dos de la tarde, a puerta cerrada y sin la posibilidad de que el Ministro o los altos funcionarios de la entidad atendieran a los medios de comunicación.

Sin embargo, el Gobierno condiciona cualquier arreglo al desbloqueo de las vías, tal como lo dijo el Ministro de Agricultura el pasado martes; con respecto al precio de sustentación que han pedido, de entre 75.000 y 85.000 pesos por carga, “esto no se negociará”, dijo una fuente del alto Gobierno, consultada por EL TIEMPO.

Por su parte, Alejandro Estévez, presidente de la junta directiva de Fedepapa, considera prioritario que se incremente el consumo del alimento en el país, pues en los últimos diez años ha perdido su participación.

“De 78 kilos per cápita a comienzos de siglo, pasó a 60 el año pasado”, dijo.

Para estimular el consumo, un plan de largo aliento comprende inversiones por 15.000 millones de pesos, de los cuales el Gobierno desembolsará 2.500 millones este año.

Otro de los temas cruciales para el sector está en la investigación, que deberá coordinarse entre Corpoíca y el gremio de los productores. Estévez considera que debe invertirse en lo que quiere cultivar el papero y, también, en la oferta para el mercado local, donde el consumidor es el que busca lo que quiere consumir, no lo que le toca.

Ayudas que dio el Gobierno

Los apoyos fueron acordados entre el gremio y el Gobierno en una reunión del Consejo Nacional de la Papa.

Estas tienen que ver con un programa para promover el consumo de la papa, alivios financieros para los cultivadores; apoyos al mejoramiento de la competitividad; investigación y desarrollo tecnológico e inscripción de lotes de productores.

A través del Banco Agrario se refinanciarán los créditos. Para estimular el consumo, se cofinanciará, con $ 2.500 millones, un programa de promoción.

Para mejorar la productividad, el plan de ayuda entregará semillas. En otro aspecto, con un aporte de $1.450 millones se financiará el llamado Plan quinquenal de investigación, que liderará Corpoíca.

Por último se acordó adelantar un proceso de concertación entre el Consejo Nacional de la Papa y el ICA, para censar los lotes, como etapa inicial de un programa de planificación del cultivo.

‘Tienen razones de sobra’: Fedepapa

Alejandro Estévez, presidente de la junta directiva de Fedepapa.

¿Considera justo el paro?

Por la situación que padece el sector, tienen razones de sobra para hacerlo; sin embargo, Fedepapa ha venido adelantando diálogos con el Gobierno y el 14 de marzo concretamos una agenda.

¿Cuál fue la respuesta del Gobierno?

Las ayudas anunciadas hace 15 días, que fueron concertadas.

¿Lo que lograron no fue suficiente?

Lo que ellos piden es un precio de sustentación de entre 75.000 a 85.000 pesos por carga.

¿Lo daría el Gobierno?

No lo sé. Quienes lo piden son un sector ajeno a Fedepapa. Nosotros logramos que las inversiones del Gobierno en el sector papero pasaran de 1.000 millones a 6.500 millones de pesos.

¿Fedepapa tiene el apoyo del Gobierno?

Sí, claro. Es más, ya presentó un proyecto de Ley para que el gremio administre los recursos de un fondo parafiscal, hoy en manos de Asohofrucol. Ese proyecto ya pasó su primer debate en el Congreso.

¿Qué beneficios traería administrar esa parafiscalidad?

Podríamos pasar de recaudar 1.000 millones de pesos anuales a unos 14.000 millones.

Las cuentas que no les cuadran

Manuel Mesa, un agricultor de Ventaquemada, que cultiva papa desde que tiene uso de razón en la vereda Bojirque, dice que está trabajando a pérdida.

Según él, la carga de 100 kilos se la pagan a 35.000 pesos cuando los costos de producción son cerca de 60.000 pesos.

En una hectárea caben 15 cargas de semilla. Para la preparación de la tierra se requieren unas 5 horas de tractor, que cuestan 45.000 pesos la hora (total: 225.000); 8 obreros a los que se les paga 35 mil pesos el jornal (total 280.000), fuera de alimentación (120.000); 15 bultos de cal a 7.000 cada bulto (105.000) y 45 bultos de abono, cada uno a 75.000 (3’375.000).

La semilla se la tienen que comprar a 80.000 pesos la carga (1’200.000) pero no es registrada, porque la que vende Fedepapa es a 120.000 pesos y, según él, no se la vende a los pequeños productores.

A los 20 días se hace la primera fumigada, en la que se va una caneca que cuesta (70.000) y dos obreros para hacer el trabajo (100.000 con alimentación).

Al mes y medio hay que hacer una desyerba con 3 obreros (150.000 pesos). Cada 8 días se fumiga, hasta la sacanza, en donde se gastan 2’720.000 pesos.

Luego viene el aporque –volver a marcar los surcos arrimándole tierra al tallo de la mata– en el que se van dos obreros más (100.000 pesos).

Un obrero para el corte de la rama (50.000). Y para la sacanza otros cinco obreros (250.000 con alimentación). De esos 30 bultos de semilla se cosechan unos de 400 bultos de papa.

A todo lo anterior hay que sumarle el transporte a Bogotá, que cuesta 5.000 por carga (1’000.000) y a Tunja, a 4.000 por carga (800.000). Total en gastos por hectárea 9’745.000 pesos. En total, por las 200 cargas de papa recibe 7 millones de pesos y en la mayoría de casos el intermediario solo les da una parte, y el saldo en dos o tres pagos.

Juan Carlos Domínguez

Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido