El pavo, rival de la lechona en la Navidad

Su precio atractivo, bajo nivel de grasa y una amplia oferta para todo el país, le han ayudado a inc

POR:
diciembre 19 de 2010 - 04:54 p.m.
2010-12-19

“El pavo que distribuimos a los restaurantes del Gun Club o el Jokey es el mismo que se vende en Paloquemao, Patio Bonito o Sogamoso”.


El comentario lo hizo uno de los mayores importadores y distribuidores de esta ave del país, quien pidió no citar a su negocio.


El empresario considera que debido a que los precios son competitivos, a que representa un ‘lujo’ y por ser una comida sana (baja en grasa), los pavos le está quitando consumidores a la popular y masiva lechona.


Por precio, por ejemplo, el pavo crudo y la lechona preparada cuestan casi lo mismo. El primero, 6.200 pesos por kilo, en cualquier almacén Carrefour y 6.100 en Almacenes Éxito, mientras que la Lechonería Don Lucho, de Bogotá, vende por 4.000 pesos un plato de 300 gramos del alimento.


Al sumarle el costo de preparar un pavo, resultarían casi iguales. Ahora, en cuanto al consumo, éste no se limita a la capital del país ni a las principales ciudades.


“Para esta Navidad importé 10 contenedores, cada uno de 25.000 kilos, y no doy abasto: he despachado a sitios que ni se imagina: Eje Cafetero, la Costa Atlántica, Boyacá, Valle del Cauca, etcétera; a dónde no se ha enviado es a Amazonas, pues la red de frío es ineficiente y no puede garantizarse la calidad”, concluyó el importador consultado.


Este y el vocero de Almacenes Éxito coincidieron en que el pavo ha venido ganando consumidores.


“Tenemos clientes que prefieren la alimentación saludable por la poca cantidad de grasa que tiene la carne de pavo”, dijo el vocero del Éxito.


En esta cadena de almacenes las ventas anuales son, aproximadamente, 400 toneladas, equivalentes a 60.000 unidades y se distribuye en todos sus puntos de venta, es decir, lo consumen todos los estratos sociales.


Para las grandes superficies y los importadores y distribuidores, la temporada navideña es la de mayor venta; sin embargo, la distribución se hace durante todo el año, aunque con volúmenes bajos. “Siempre va a encontrarlo en los estantes”, dijo el Éxito.


En general, el producto que se comercializa en Colombia se importa de Perú, país de donde viene listo para ser entregado al consumidor, empacado al vacío y frío. Así, ni los distribuidores ni los almacenes manipulan el alimento.
 

En este país vecino, para esta temporada, se estima un consumo de 1,5 millones de unidades, 10 por ciento más que en la Navidad del 2009.


Allí, se exporta el 20 por ciento de lo que se produce y el restante es de consumo local; los mismos porcentajes, pero inversos, suceden en el mercado colombiano, es decir, se importa el 80 por ciento y se produce el 20.

Comer pavo en Navidad es una costumbre muy extendida en la costa Caribe y en el Valle.

 

Juan Carlos Domínguez
Redactor de EL TIEMPO

Siga bajando para encontrar más contenido