Pintuco cerró la compra del Grupo Kativo

La colombiana adquirió la compañía centroamericana por un valor de 120 millones de dólares.

POR:
agosto 07 de 2012 - 12:54 a.m.
2012-08-07

La Compañía Global de Pinturas (Pintuco) concretó la adquisición del Grupo Kativo, en Centroamérica, por 120 millones de dólares.

Tras esta movida, Pintuco también se ubica como la quinta empresa más grande de su sector a nivel de Latinoamérica y a solo 140 millones de dólares en ingresos de la primera, que es Akzo Nobel. Actualmente, Pintuco comercializa unos 560 millones de dólares anuales.

Como parte de la financiación del negocio en Centroamérica, la colombiana suscribió un préstamo con Davivienda por 25,3 millones de dólares, a un plazo de un año, y otro de 55,8 millones a siete años.

Paralelamente, le compró a HB Fuller Finance deudas a cargo de las sociedades del Grupo Kativo por 25,3 millones de dólares, y participó en la constitución de dos filiales en Panamá (Kativo Holding y Pinturas Mundial de Panamá), donde tiene el 60 por ciento de participación.

A través de estas filiales, Pintuco adquirió de HB Fuller Company y su filial panameña Chemical Supply Corporation el control sobre las participaciones accionarias de ocho firmas en ese país.

El presidente de Inversiones Mundial, Ernesto Fajardo Pinto, afirmó respecto a la negociación de Kativo que les permite ampliar el negocio de pinturas a casi toda Centroamérica.

“Con este negocio, Pintuco se fortalece en una región de alto interés estratégico, y alcanza un cubrimiento en 11 países latinoamericanos” afirmó.

En 2011, la firma había dado un primer paso para entrar al mercado centroamericano con la compra de la firma Vastalux y la creación de una red de distribución comercial en Costa Rica y Panamá.

El directivo agregó que entrar de cero a cada uno de los mercados centroamericanos era difícil porque tienen sus particularidades y marcas preferidas, factores que cuentan mucho en el negocio de pinturas.

Aunque llegaron a pensar en entrar a construir plantas país por país, estaban abiertos a opciones como una compra en ‘racimo’, que fue la que finalmente hicieron.

“No es que Fuller (el vendedor) estuviera saliendo del negocio de pinturas porque no es rentable, sino que vimos que podíamos alcanzar posiciones estratégicas con plantas en varios países y sistemas de distribución en seis mercados a la vez”, agregó Fajardo.

Siga bajando para encontrar más contenido