Pistas de un camino por andar hacia la innovación

Es esencial mejorar la relación empresa-Universidad, incentivos especiales y concentrarse en sectores clave. Directora de Clarke, Modet & Co, dice que hay que profundizar en el ambiente para los negocios.

La gestión de las regalías no es la más óptima, necesita nuevas formas de impactar el desarrollo del país.

Archivo particular

La gestión de las regalías no es la más óptima, necesita nuevas formas de impactar el desarrollo del país.

Empresas
POR:
enero 10 de 2015 - 12:29 a.m.
2015-01-10

Las compañías grandes sí están invirtiendo en innovación, pero el reto es que también lo hagan las pequeñas y medianas, que constituyen el mayor tejido empresarial de Colombia –con el 90 por ciento–.

La afirmación es de Ana Morato, directora de Clarke Modet & Co, una de las principales consultoras internacionales con presencia en el país.

Adicionalmente, añade que la ciencia y el conocimiento que se producen en las universidades y centros de investigación tienen que dar el salto hasta convertirse en productos que facturen y así contribuyan a aumentar el Producto Interno Bruto y a mejorar la calidad de vida de los habitantes.

“Ahí hay que hacer mucho acercamiento con las empresas, para que entiendan que a veces innovar no es hacer grandes invenciones, sino hacer lo mismo de una manera más productiva y competitiva”, anota. Lo cierto es que eso se da en muchas compañías, pero estas no lo valora ni son conscientes de que pueden explotar el desarrollo propio de un proceso.

Lo que sigue es mirar hacia el exterior e integrarse a redes internacionales de negocios que generen valor, pues, según ella, las empresas que se quedan en lo local terminan sucumbiendo ante otras que llegan de afuera a quitarles mercado.

De acuerdo con Morato, el Gobierno debe crear un ambiente amigable para los negocios, atraer talentos y facilitar que haya créditos rápidos y fáciles para las empresas que tengan una idea atractiva. Los beneficios fiscales a la innovación también ayudan, en vez de subvencionar sectores que no sean competitivos. Casi todo esto ya se viene haciendo, pero habría que profundizarlo.

“La manera como se ha gestionado el sistema de regalías no es la más óptima y habría que buscar nuevos mecanismos para que impacte más en el desarrollo del país”, advierte. Agrega que los campos de innovación más atractivos serían el textil –aunque se está perdiendo capacidad industrial porque la producción se está trasladando hacia afuera–, los cosméticos, la industria farmacéutica, autopartes y un sector donde debería haber una apuesta especial sería el de seguridad y defensa.

“En la medida en que Colombia sea un mercado atractivo y sus empresas avancen a una economía del conocimiento va a aumentar el mercado, y nosotros queremos estar ahí para apoyar esto”, dice.