El plan de inversiones de Solla suma US$ 45 millones

El crecimiento de la población y su poder adquisitivo le dan nuevos impulsos a la industria de alimentos concentrados para animales en Colombia.

Mauricio Campillo, Presidente De Solla.

Archivo particular

Mauricio Campillo, Presidente De Solla.

POR:
agosto 13 de 2012 - 02:53 a.m.
2012-08-13

El presidente de la empresa nacional Solla, Mauricio Campillo, afirma que aunque los costos de materias primas como maíz y soya se han disparado por la mayor demanda mundial y la sequía en Estados Unidos, prevén colocar mínimo el mismo volumen de producto terminado que en el 2011. El directivo también ve una industria avícola fortalecida y preparada para enfrentar la mayor competencia que van a tener desde el extranjero por las firmas de los TLC de Colombia.

¿Cómo ha estado el negocio de la producción de concentrados para animales este año?
Bueno en las ventas, pero con escasez de materias primas porque no solo en Colombia, sino que a nivel mundial, hay más población demandando proteínas como carne de pollo, cerdo o res; y los productores para la cría de animales demandan más maíz o soya. Al mismo tiempo, la industria de etanol, por ejemplo, necesita materias agrícolas para hacer más combustibles amigables con el medio ambiente, y eso eleva los costos de materias primas de la industria.

En medio de esa alta volatilidad de precios de materias primas, Estados Unidos, que es un gran productor de granos, ha sufrido una sequía y, por primera vez, creo que en toda su historia, importó materias primas agrícolas de Brasil. Hace mes y medio se esperaba la mejor cosecha de la historia, y 20 días después entró la sequía a una zona que se llama cinturón del maíz y los afectó. Los precios de la materia se han incrementado hasta un 25 por ciento, según estimamos. En el primer semestre, los precios de materias primas estuvieron estables, pero luego se elevaron.

¿Tras la ejecución del TLC, no se impulsaron las compras de Colombia a EE. UU. de materias primas como maíz y soya?

No todavía en granos, como el maíz, salvo algunos ingredientes especiales que se llaman DGS. Hay un contingente de maíz de 2’100.000 toneladas para este año, que no se va a usar, porque es más barato el flete y la base desde Argentina que de Estados Unidos. Y desde el punto de vista de nuestros clientes en Colombia, están produciendo más pollo, por ejemplo, y comprándonos más concentrados, pues la invasión de cuartos traseros no ha llegado. Eso se debe al bajo crecimiento de la economía y los cambios de hábitos de consumo allá.

Por el bajo precio, el consumo de cuartos traseros se ha disparado, lo que no hace atractivo traerlos a Colombia importados.

A corto plazo, no vemos una amenaza de los trozos de pollo y si llegan luego, la industria avícola colombiana está preparada.

¿Y ustedes como productores, cómo se preparan para atender la mayor demanda de concentrados para animales?

En nuestra industria, en particular, hemos invertido en renovación tecnológica, cierre de plantas arrendadas, optimización y unidades de investigación tecnológica y renovación fabril. En dos años hemos invertido 45 millones de dólares en sistemas, actualización, reconversión, robotización, empaque, etc.

Eso permite que tengamos más eficiencia y dupliquemos la capacidad de plantas propias. El año pasado los problemas del invierno en las vías acumuló granos en los buques y todo el sector pagó unos 16 millones de dólares en multas porque no desembarcó a tiempo. Este año ampliamos la capacidad de almacenamiento de granos en las plantas y en los puertos y en ese frente vamos mejor.

¿Cómo fueron las ventas en volumen en el primer semestre del año en Solla?

Estuvimos en el mismo nivel que igual periodo de 2011, pero por la reconversión sacamos plantas como las que producían pequeñas presentaciones de productos y nos enfocamos en la rentabilidad, la cual mejoró 12 por ciento. Aún así cumplimos el presupuesto de ventas.

Usted dijo en una intervención que invertirían 100 millones de dólares. ¿Cómo lo harán?

De esa cifra, ya invertimos los 55 millones de dólares que le menciono y los otros 45 millones están contemplados para ejecutarse en los próximos dos años. No es tanto para abrir plantas en Colombia o el exterior, la plata es para innovación, dinámica de mercados y nuevos productos en el portafolio de concentrados y otros. Ampliamos la marca Nutrecan en lo que tiene que ver con ‘snacks’ (pasabocas).

Siga bajando para encontrar más contenido