Unilever tiene en el radar a Colombia para montar su nueva planta

La firma anuncia proyecto para usar energía renovable en el país y dice que, en cinco meses, la nación producirá tomate para su salsa Fruco.

Ignacio Hojas, presidente de Unilever Middle Americas.

Ignacio Hojas, presidente de Unilever Middle Americas.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
junio 20 de 2016 - 08:54 p.m.
2016-06-20

La firma de productos de consumo masivo Unilever tiene a Colombia entre tres países para montar una planta de producción desde la cual se planea exportar. Así lo reveló - sin ofrecer mayores detalles - Ignacio Hojas, presidente de Unilever Middle Americas (Colombia, Ecuador, Venezuela y Centroamérica), quien explica que después de cinco años la compañía ha demostrado que los planes de sostenibilidad arrojan resultados económicos.

En esa estrategia, dice que, en cinco meses, Colombia va a empezar a producir tomate para su salsa de tomate Fruco.

¿Cómo va Unilever?


Estamos contentos por dos razones. Una es que hace cinco años, cuando fijamos el Plan de Vida Sostenible en el centro de la estrategia de negocio, hubo mucho cuestionamiento a si iba a arrojar resultados económicos. Hoy, demostramos que sí.

¿Cómo mide esos resultados?


En tres dimensiones. Una, es que estamos creciendo más de lo que lo hace nuestra industria y lo estamos haciendo competitivamente. Además, las marcas que han desarrollado este propósito sostenible en Unilever están creciendo 30 % más rápido que el promedio de la compañía. El segundo resultado es que generamos ahorros de 600 millones de euros entre el 2010 y el 2015. Esto está representado en las eficiencias por mejor uso de energía, por ahorro de agua y menor CO2 en nuestros procesos productivos y logísticos. El tercer componente es que Unilever es la firma más atractiva para el talento humano. Unilever es la compañía número 3 por quinto año consecutivos en el ranking de LinkedIn y la número uno entre las de consumo masivo.

¿Cómo se refleja eso en Colombia?


Por política interna no podemos suministrar cifras. De la operación global, puedo decir que Unilever aumentó 4, 9 % en el 2015, por encima de la industria de consumo masivo.

Este crecimiento lleva 7 años, lo que indica que es consistente. En Colombia, a pesar de un contexto adverso porque hemos tenido una de las devaluaciones más grandes, en el 2015 pudimos crecer a doble dígito. Y continuamos en la primera mitad del año 2016 en el mismo tenor. Esto gracias, a las marcas que están en el Plan de Vida Sostenible y también por la fuerza de la innovación. El año pasado lanzamos en el país el producto Tresemmé, para el cabello. La nueva marca da resultados de salón de belleza en la casa y la vamos a seguir apoyando en la región.

¿Qué otras marcas destacaría?

Los colombianos aman a Fruco. Hace tres años lanzamos un proyecto para que el tomate sea de fuente sostenible. Hoy lo es pero lo que nos queda ahora es garantizar que todo sea colombiano, dando oportunidad de trabajo a pequeños agricultores. Logramos con Syngenta, y la ayuda de ProColombia, llegar a un tomate que se da en los suelos colombianos. Más o menos en cinco meses tendremos los primeros tomates. Esto se trabaja en Barranquilla. En esta primera etapa no va a abarcar todo pero la idea es que sí vayamos al 100%. En el 2016 partiremos del 20 % de lo que necesitamos.

¿Qué pasa luego de la venta de Ades a Coca-Cola?

La decisión de salir de Ades tiene que ver con que Unilever desarrolló este producto como un alimento nutritivo, aprovechando el auge de la soya. Ades significa Alimentos de Soya. Unilever la desarrolló, pero cree que llegó al máximo nivel de desarrollo que le puede dar y pensamos que una empresa de bebidas como Coca-Cola sí. El impacto es mayor en el sur de Latinoamérica, como Argentina, Chile y Brasil. En Colombia no es una marca con participación de mercado de los jugos, pero el impacto es pequeño. Con los planes que tenemos y con lo que estamos creciendo, no nos hace un agujero en tamaño del negocio.

¿Y cuáles son los planes que tienen?


En Colombia hay oportunidades de crecer, por ejemplo, en productos personales porque el país a todavía tiene potencial de aumentar la penetración de hogares en algunas categorías. Tenemos planes de que esta categoría crezca en el país de forma más acelerada porque los consumos en Colombia son pequeñas. Por ejemplo, en cuidado capilar hay potencial en cremas de tratamiento, ampolletas para el pelo. Y hay otras categorías como desodorantes y cremas faciales donde somos líderes con Pond’s, pero tenemos una oportunidad de crecimiento muy grande porque la penetración es solo del 10 % en Colombia.

¿Algún plan de inversiones?

Estamos con proyectos que no están ciento por ciento confirmados. El primero es que alineados con metas globales, estamos buscando invertir para que todos los productos que fabricamos antes del 2030 sean cero emisiones de CO2. En Colombia, en los últimos cinco años hemos reducido 75 % la huella de carbono y queremos llevarla a cero. Para hacerlo tenemos un proyecto de inversión para que todas las fuentes de energía que utilizamos sean ciento por ciento renovables. Estamos buscando los desarrolladores para hacer una inversión en energía solar para todas nuestras plantas. El proyecto está en diseño.

¿Y el otro?

Las compañías multinacionales cuando hacemos proyecto buscamos los países dónde más nos conviene invertir, por razones competitivas. Tenemos la posibilidad de tener una nueva planta en Colombia, pero estamos compitiendo con otros dos países. Para ello necesitamos el apoyo de las autoridades para poder buscar acogernos a incentivos fiscales o incentivos de bienes de capital que nos permitan contar con este proyecto. No puedo decir de qué es la planta, pero sí nos permitiría no solo producir para el mercado colombiano, sino exportar.

¿Con qué países compite el país por la inversión?

Con México y con otro país que no puedo decir. Tenemos en julio una reunión con ProColombia para presentar el proyecto y mostrar lo que podemos hacer para que esta inversión salga mejor que en otros países.

¿Adónde llega el proyecto?


Tenemos tres plantas en Palmira: de alimentos, jabones y detergentes. Esta última corresponde a las inversiones de US$100 millones que hicimos hace dos años.