‘Plata de AIS, sí la invertimos y sí la devolvimos’

La familia Dávila Abondano lleva más de dos años en el ojo del huracán por varios casos que los involucra en escándalos públicos.

Archivo Portafolio.co

Manuel Julián Dávila Abondano / presidente ejecutivo del Grupo Daabón

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 15 de 2011 - 01:20 a.m.
2011-12-15

 

Uno de los pocos jugadores colombianos reconocidos en el comercio internacional de productos ecológicos, el Grupo Daabón, ha tenido que dedicar parte de su tiempo, en los últimos dos años, a defenderse de las acusaciones en al menos tres escándalos de trascendencia nacional.

Portafolio habló con su presidente ejecutivo, Manuel Julián Dávila Abondano, sobre estos temas.

¿Qué es el Grupo Daabón?

Es un grupo familiar dedicado a la agroindustria en la región Caribe colombiana. Proviene de una familia de hace 100 años, productora de banano, y que desde 1992 incursionó en la agricultura orgánica.

En los últimos 20 años también nos hemos dedicado a invertir en infraestructura para la cadena logística: puertos y zonas francas.

Producimos aceites comestibles de palma, banano, cacao, café y ganadería. Exportamos a Estados Unidos, Canadá, Europa, Japón y otras naciones. Colocamos nuestros productos en 40 países.

¿Cómo han logrado ese posicionamiento en el mercado externo?

Tenemos una estructura totalmente integrada “del suelo al mercado”. Trabajamos en cultivos, cosechas, procesamiento, exportación, importación y distribución hasta el consumidor final. Usamos la teoría de las tres ‘erres’, es decir, reutilizar, reciclar y reinventar.

Ustedes son investigados en el escándalo de Agro Ingreso Seguro. ¿Cuál es su explicación?

Nosotros pedimos un crédito en Finagro para un proyecto de riego foliar en un cultivo de palma, con una inversión de 6.000 millones de pesos. Acudimos a los recursos del programa Agro Ingreso Seguro (AIS), puesto que buscamos mejorar nuestra competitividad frente al TLC con EE. UU.

Pero ¿recibieron subsidios?

Sí los recibimos, los invertimos y los devolvimos. Obtuvimos 2.200 millones de pesos, que devolvimos.

Si no hubo irregularidades ¿Por qué los devolvieron?

Porque tenemos una imagen positiva construida durante muchos años por toda la familia. Queremos que se nos devuelvan el buen nombre.

¿Ustedes fraccionaron el área del proyecto para recibir más subsidios?

No es cierto. Nosotros tenemos tres empresas distintas creadas desde hace muchos años y el distrito de riego incluía los terrenos de las tres empresas. El predio es uno sólo.

¿De qué los acusan?

Se dice que somos parte de las familias ricas que se apoderaron de los subsidios sin necesitarlos.

¿Qué participación tuvo la ex reina, Valerie Domínguez?

Con nosotros ninguna. Eso es lo que hemos explicado. No somos de la familia Dávila Jimeno o Armenta que tiene una investigación más amplia por AIS.

¿Qué relación tienen con la hacienda Las Pavas y los presuntos falsos desplazamientos?

A través de la empresa CI Tequendama, el Grupo Daabón tenía el 50 por ciento. Esa participación la adquirimos en el 2007, y la vendimos en marzo pasado al consorcio San Isidro.

Cuando recibimos la tierra no había ninguna reclamación. Sin embargo, en el 2010 hubo una ocupación de los terrenos por personas que dijeron ser desplazadas.

¿Ustedes no desplazaron a nadie?

Nosotros compramos el 50 por ciento de ese predio en el 2007 y lo vendimos a comienzos de este año.

Y ¿cuándo fue el desplaza- miento del que se habla?

Los campesinos dijeron que el año pasado. Pero luego la Fiscal nos dio la razón y dijo que ahí no hubo desplazamiento.

¿Pero sacaron a esos campesinos de la finca en el 2010?

Se hizo un desalojo por parte de la policía, luego de un proceso judicial que nos dio la razón. Por eso las autoridades procedieron al lanzamiento.

¿Cómo los han afectado estos escándalos?

Mucho. La reputación de nuestra familia está por el piso debido a que nos han confundido con otros Dávila, en el caso de AIS, y en lo que tiene que ver con el caso de Las Pavas, la empresa inglesa The Body Shop, la mayor distribuidora del mundo de productos orgánicos, suspendió las compras al Grupo Daabón.

¿Qué es lo que pasa con el Hotel Tairona?

Esa es otra tormenta en un vaso de agua. Debido al deterioro ambiental en el parque Tairona, donde a diario llegan miles de visitantes que están acabando con la naturaleza. Nosotros propusimos construir un hotel para el desarrollo del ecoturismo.

La idea es hacerlo bajo parámetros internacionales de conservación del medioambiente.

Para ello, tenemos una alianza con la firma Six Senses, número uno en el mundo en este tipo de proyectos. Pero algunas personas salieron a decir que íbamos a construir un edificio en medio del parque, cuando en realidad de trata de un proyecto ecológico.

Siga bajando para encontrar más contenido