‘El pleno aprovechamiento se logra en un quinquenio’

El TLC es apenas una herramienta para los empresarios, y un año después de su entrada en vigencia, la clave es crear las condiciones para sacarle provecho, en lo cual las entidades públicas y el sector privado vienen ejecutando varias estrategias.

Hernando José Gómez, director de la Oficina de Aprovechamiento del TLC.

Archivo Portafolio.co

Hernando José Gómez, director de la Oficina de Aprovechamiento del TLC.

POR:
mayo 09 de 2013 - 10:21 p.m.
2013-05-09

Puesto en marcha el TLC, la principal labor de los sectores público y privado ha sido lograr el aprovechamiento de las oportunidades que se abren con el acuerdo.

Y aunque el balance del primer año es positivo, pues se han logrado avances en muchos frentes, los verdaderos resultados se verán en el mediano plazo.

Sobre el tema, Hernando José Gómez, director de la Oficina de Aprovechamiento del TLC con EE. UU., habló con Portafolio.

¿En términos generales, cuál es su balance?

Es muy positivo en medio de un año difícil. Nuestras exportaciones no tradicionales crecieron 3,7 por ciento, cuando el comercio mundial decreció 0,5 por ciento en el 2012.

En este periodo de vigencia se han exportado 926 nuevos productos, de los cuales hay 94 que exportaron más de 100.000 dólares.

¿Qué tanto se ha aprovechado el acuerdo?

El pleno aprovechamiento es algo que se logra por lo menos en un quinquenio, pero para ser el primer año, en medio de un difícil entorno internacional, estamos satisfechos.

En particular, productos como confitería, tilapia, ventanería de aluminio, confecciones para el hogar, vestidos de baño, bolsos de cuero y frutas en conserva han mostrado incrementos importantes.

¿Cuáles son los temas en los que más se ha avanzado?

En cuanto a la agenda pública se presentan importantes avances en admisibilidad sanitaria de carne de bovino y en la admisibilidad fitosanitaria de productos como el aguacate hass.

Adicionalmente, se evidencia un fortalecimiento de la institucionalidad del subsistema nacional de calidad, en particular en el Instituto Nacional de Metrología y de la Organización Nacional de Acreditación de Colombia. Así mismo, se ha participado en el proceso de elaboración del nuevo Estatuto Aduanero, que debe reducir los tiempos y costos de uso de las aduanas y los puertos.

¿Qué tanto ha hecho la tarea el sector privado?

La entrada en vigor del TLC tomó a muchos empresarios un tanto desprevenidos, y por eso el esfuerzo mayor de todas las entidades involucradas del Gobierno, gremios, cámaras de comercio y oficinas especializadas se enfocó en ofrecer programas de divulgación, orientación y asesoría al empresariado para el efectivo aprovechamiento de las inmensas oportunidades que abre el TLC.

Si bien hay mucho interés de los empresarios, buena parte de la tarea está en proceso, debido a que la generación de oferta exportable requiere el desarrollo de planes de negocio que no se elaboran ni se ejecutan, en su mayoría, en un año.

¿Cuáles son los obstáculos para hacer un mejor aprovechamiento del TLC?

En la medida que la economía colombiana se internacionaliza, su aparato productivo también debe hacerlo. Por ello, en facilitación de comercio estamos trabajando en los temas sanitarios y fitosanitarios, normas técnicas y temas aduaneros.

En cuanto a competitividad, los aspectos más enfatizados por los empresarios son el de infraestructura y fletes terrestres, costos de energía y gas, escasez de personal bilingüe, e insuficiente oferta de técnicos y tecnólogos en las competencias requeridas.

¿Qué papel están jugando las regiones?

El trabajo con las regiones es indispensable, pues, como dice el ministro Sergio Díaz-Granados, toda exportación es producida localmente.

La participación de los gremios y cámaras de comercio ha sido fundamental para definir apuestas exportadoras de ‘clusters’ regionales e identificar trabas de carácter regulatorio, institucional, de infraestructura o de competencias laborales, lo que permite armar una agenda de trabajo con cada región.

¿Qué ejemplos hay?

En Bucaramanga, en el sector metalmecánico, se ha identificado la escasez de torneros; en Pereira, en el sector de confecciones, la calificación técnica de la mano de obra y capital para la adopción de nuevas tecnologías, y en Barranquilla, en el sector de alimentos, el desarrollo de mecanismos de asociación y promoción de pymes exportadoras. Cada sector y región tiene su matriz de necesidades.

¿Cuáles han sido las regiones más activas en el aprovechamiento?

Indudablemente, con el TLC y la motivación de sus comunidades empresariales, el Caribe colombiano, en particular Barranquilla y Cartagena, está muy activo atrayendo inversiones y gestando proyectos de exportación.

También se observa muy buen ánimo en ciudades como Medellín, Cali, Pereira y Bucaramanga para desarrollar ‘clusters ganadores’. Otras ciudades como Popayán y Valledupar están buscando alternativas en productos agropecuarios y agroindustriales.

Siga bajando para encontrar más contenido