¿Por qué Europa le cobra una multa tan cara a Google?

Para la UE la empresa violó las leyes antimonopolio, favoreciendo uno de sus servicios de búsqueda y excluyendo a otros competidores.

Europa multa a Google

Google niega haber cometido un acto ilícito y está considerando una apelación.

Reuters

Empresas
POR:
Portafolio
junio 28 de 2017 - 03:52 p.m.
2017-06-28

El martes Europa le puso una multa de 2.700 millones de dólares a Google y afirmó que la empresa violó las leyes antimonopolio favoreciendo a uno de sus servicios de búsqueda en detrimento de sitios web rivales.

(Lea: Europa impone a Google la multa más alta a una empresa por monopolio

El caso gira en torno a los anuncios de Google Shopping, que vienen con fotos en color, precios y links a los productos que los consumidores escribieron en su motor de búsqueda. La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, dijo que los algoritmos de búsqueda de la compañía deberían tratar a su Shopping igual que a los demás sitios de comparación de precios.

(Lea: Así respondió Google a la sanción que le impuso la Comisión Europea

Aquí esta una muestra de por qué la UE está tan molesta. Esto es para búsquedas en computadoras de escritorio. En los teléfonos, hay aún menos espacio para los competidores.

Antes de empezar, es importante tener en cuenta que Google afirma que los clientes no están interesados en hacer clic en otros sitios de comparación de precios y quieren ir directamente a los sitios de minoristas de la tecnológica.

Adicional a esto, niega haber cometido un acto ilícito y está considerando una apelación.

Al ingresar a una página, un usuario podrá encontrar cerca de cinco anuncios de Google Shopping, los cuales ocupan la parte superior, es decir, la más valiosa; y ningún otro sitio web de compras comparativas aparece entre los primeros links.

Si se desplaza hacia abajo, se ve el primer resultado de un servicio de comparación de precios de la competencia. Sin embargo, ese enlace aparece como un anuncio, lo que significa que las otras compañías pagaron por esa ubicación, aunque está cerca de la parte inferior de la página.

Para la UE esto está mal porque los consumidores hacen clic mucho más a menudo en los resultados que aparecen más arriba en los resultados de búsqueda de Google.

LA PROPUESTA DE 2014

El predecesor de Vestager llegó a un acuerdo provisional con Google en 2014 para formar un modelo hibrido que les reservase espacio a otras páginas web de comparación de precios en las cajas de búsqueda superiores que usa Shopping.

Pero el acuerdo se cayó cuando los competidores se dieron cuenta de que debían pagar para que los ubiquen allí.

Adicional a esto, desde ese año la Unión Europea lleva investigando a la compañía por esta situación.

Ahora la pregunta es ¿qué podría hacer Google para satisfacer las exigencias de Europa esta vez? Vestager dijo que la compañía tiene 90 días para proponer una solución, siempre y cuando trate de igual a igual a los sitios competidores de comparación de precios.

Si no lo hace, la UE la multará con hasta el 5 por ciento de los ingresos globales diarios de toda la empresa. Esto podría implicar un regreso a los viejos tiempos de mostrar solamente anuncios de texto y 10 links azules en la página o la creación de una nueva función parecida a la propuesta en 2014, que permitiría que aparezcan otras páginas de comparación de precios en la parte superior de una búsqueda de Google sin que paguen por ese privilegio.

Para que esta última idea funcione, Google tendría que sacrificar espacio que actualmente ocupan sus propios anuncios de Shopping, lo que reduciría un flujo de ingresos muy rentable y cada vez mayor.